Abusos en la construcción, no demolición si el nuevo propietario es de buena fe


29/04/2021 – La buena fe puede salvar al nuevo propietario del derribo de obras irregulares realizado muchos años antes, que el Ayuntamiento no había advertido hasta ese momento. Lo explicó en Tar Campania con el sentencia 2123/2021.

Abuso de edificios, el caso

Los jueces se pronunciaron sobre una disputa que surgió entre el Municipio y un ciudadano que en 2019 compró una unidad inmobiliaria con su garaje en el sótano.

En la escritura de compraventa, el vendedor declaró que el edificio había sido construido de acuerdo con un permiso de construcción de 1962. Después de la venta, el comprador no llevó a cabo ninguna otra intervención para la que se requirieran permisos o asentimientos.

El Municipio, sin embargo, había reconocido algunos discrepancia entre el proyecto aprobado y el estado de cosas y, por lo tanto, había ordenado la demolición de la sala del sótano utilizada como garaje. El lugar era único, pero en realidad se había dividido en cajas individuales con la construcción de una serie de tabiques.

El nuevo propietario luego apeló al TAR, pidiendo que se protegiera el fideicomiso de buena fe.

Abusos en la construcción, la buena fe detiene la demolición

El TAR aceptó el recurso, explicando que, cuando se debe adoptar una medida represiva después de tantos años, una motivación mejorada que tiene en cuenta la valoración de los intereses contrapuestos: el del titular del bien en la conservación y uso del bien y el de la Administración en la restauración del territorio, comprometido por el abuso.

Los jueces también manifestaron que la venta debía ser considerada legítima ya que un notario había intervenido en la escritura, en la que se mencionaba el título habilitante.

Dado que, después de la venta, no se habían realizado otros trabajos, los jueces reconocieron la completa buena fe del comprador.

Los jueces también subrayaron que en el lapso de sesenta años, que es el tiempo entre la construcción del edificio y la compra por parte del nuevo propietario, la Municipalidad nunca ha objetado la regularidad de la obra, ha regularmente recaudado impuestos locales (TARSU, TARI, TARES, IMU) y, en 2002, recibió un Dia y un Cila del condominio para renovaciones de todo el edificio. Esta documentación ya mostraba los elementos luego disputados en 2019.

Sobre la base de estas consideraciones, el TAR canceló la orden de demolición.


Source: Le ultime news dal mondo dell'edilizia by www.edilportale.com.

*The article has been translated based on the content of Le ultime news dal mondo dell'edilizia by www.edilportale.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!