Al igual que la electrónica, las personas tienen una fecha de caducidad que no se puede evitar

Un estudio publicado recientemente muestra que las personas han “escrito” en sus genes una fecha de vencimiento de por vida, que una vez tocada impide que el cuerpo humano se repare.

Según los científicos, el límite “absoluto” de la longevidad humana está entre 120 y 150 años, después de los cuales ningún método de curación o prolongación de la vida puede posponer lo inevitable. El estudio muestra que después de esta edad el cuerpo humano pierde por completo su capacidad de “recuperarse” del estrés de la vida cotidiana. Esto incluye todos los aspectos que ponen en peligro la salud humana, desde heridas leves y contusiones hasta enfermedades comunes causadas por virus y microbios.

Sin embargo, los mismos investigadores dicen que hay espacio para el desarrollo de nuevas formas de terapia que amplíen la resistencia del cuerpo humano. E incluso si esas terapias no conducen directamente a vidas récord, podrían ayudar a una gran parte de la población a vivir vidas más largas y saludables.

Investigadores ellos analizaron grandes conjuntos de datos de EE. UU., Reino Unido y Rusia, que incluían información médica anónima que comprendía más de 500.000 personas. También se analizaron datos de análisis de sangre simples, en gran parte representativos de la salud de las personas.

En particular, los investigadores documentaron dos parámetros de los resultados de los análisis de sangre, dirigidos a tres grupos de edad diferentes. De particular interés son dos tipos diferentes de glóbulos blancos, que combaten enfermedades y son una medida de la variabilidad en el tamaño de los glóbulos rojos. Estos números aumentan a medida que una persona envejece, lo que los científicos llaman el biomarcador del envejecimiento.

Los científicos han utilizado el análisis computarizado para determinar algo conocido como indicador dinámico del estado del cuerpo, válido para cada persona. En esencia, se trata de determinar puntos de referencia para medir la edad biológica de esa persona. La cantidad de cambios observados se utilizó para cuantificar cómo una persona se recuperará del estrés, como una lesión o una enfermedad. Los datos sugieren que el límite absoluto de la resistencia humana está entre 120 y 150 años, variando de persona a persona. Una vez que se alcanza el límite, la resistencia a enfermedades de todo tipo y la capacidad del cuerpo para regenerarse desaparecerían por completo, dejando a la persona incapaz de sobrevivir.


Source: Go4IT by www.go4it.ro.

*The article has been translated based on the content of Go4IT by www.go4it.ro. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!