ANSIEDAD SOCIAL: Causas, síntomas y consejos prácticos a seguir

¿Se siente a menudo incómodo o incómodo en situaciones sociales cotidianas? ¿Tratas todo lo posible de evitar conocer gente nueva? ¿Tienes miedo de que otros te condenen?

Si se siente así, y estos sentimientos le dificultan realizar las actividades diarias, como simplemente hablar con vecinos o colegas en el trabajo, es posible que esté sufriendo un trastorno de ansiedad social.

La ansiedad social, también conocida como fobia social, es un tipo de ansiedad que altera nuestra salud mental.

Las personas afectadas experimentan ansiedad en situaciones sociales (específicas o generales) por temor a ser condenadas o humilladas.

También lea esto: Cómo tomar conciencia de las emociones perturbadoras

Este tipo de trastorno puede afectar el trabajo, la escuela y todas las demás actividades diarias. Incluso puede dificultar la creación y el mantenimiento de amistades.

Aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre la ansiedad social.

El trastorno de ansiedad social es un tipo de ansiedad o miedo que se presenta en determinadas situaciones sociales, como conocer gente nueva, divertirse con alguien, asistir a una cena grupal, presentarse a una entrevista de trabajo, responder una pregunta en clase o hablar con un cajero en una tienda.

También lea esto: Programas familiares que dificultan el desarrollo de la personalidad

Y no solo eso, en quienes padecen este trastorno, incluso las cosas cotidianas frente a las personas, como comer o beber frente a los demás, provocan ansiedad o miedo.

Suelen ser sentimientos tan intensos que quienes padecen esta patología se sienten completamente fuera de control de la situación.

También lea esto: Transferencia yo contratransferencia

Esto sucede porque una persona tiene miedo de ser humillada, condenada y rechazada.

Si no se trata, la ansiedad social tiende a permanecer estable y crónica y, a menudo, puede provocar otros trastornos, como la depresión.

El trastorno de ansiedad social generalmente comienza en la niñez, alrededor de los 13 años. Puede estar relacionado con un historial de abuso, acoso o burlas.

Además, los niños tímidos también tienen más probabilidades de convertirse en adultos socialmente ansiosos, al igual que los niños con padres autoritarios o controladores.

También lea esto: Cómo la gente afecta las emociones reprimidas

Pero eso no significa que sea un problema poco común.

Según algunas investigaciones, el porcentaje de personas que la padecen oscila entre el 3% y el 13%. Además, según estos estudios, parece que la ansiedad social caracteriza más a las mujeres que a los hombres.

La llegada de la pandemia Covid-19 con limitaciones, aislamiento, tristeza y miedo ha contribuido a generar ansiedad o agravar la condición que existe en muchas personas.

También lea esto: Relación tóxica y sus indicadores

Las personas con trastorno de ansiedad social experimentan problemas y síntomas tanto físicos como mentales en diferentes situaciones sociales.

Los síntomas físicos incluyen, por ejemplo, dolor de cabeza, dificultad para respirar, sudoración, taquicardia y náuseas.

En cambio, los síntomas mentales y emocionales incluyen sentimientos de miedo, incertidumbre, nerviosismo, inquietud, irritabilidad, etc.

El primer paso hacia un tratamiento eficaz es el diagnóstico. Sin embargo, no existe una prueba médica específica que pueda verificar si existe un trastorno de ansiedad social en una persona en particular.

Para ello, es necesario hablar con su médico o mejor especialista sobre sus síntomas.

También lea esto: ¿Debería decirle a mi amiga que su marido la está engañando?

El trastorno de ansiedad social generalmente se trata con psicoterapia, medicamentos o ambos.

El tratamiento más adecuado varía de persona a persona; y su médico o profesional sanitario le derivará al mejor tratamiento.

Para combatir esta enfermedad, es necesario seguir los consejos de los expertos.

Sin embargo, hay algunas cosas prácticas que puede hacer para (al menos por ahora) resolver el problema.

También lea esto: ¿Es la adicción la respuesta al trauma? ¡Lo que más nos duele es lo que no pudimos cambiar!

Por ejemplo, dado que las personas con ansiedad social tienen pensamientos y creencias negativas que contribuyen al mantenimiento del trastorno, se podría intentar desafiar los propios procesos mentales; reconociendo, por ejemplo, que está bien ser imperfecto y que cometer errores es normal. Nadie es perfecto.

Lea esto también: Deshágase de los manipuladores emocionales

Otro elemento fundamental para afrontar un trastorno como la fobia social es adquirir una mayor conciencia emocional, por ejemplo, prestando atención al propio miedo y reevaluando las propias emociones y creencias.

Por último, pero no menos importante, intente concentrarse en los demás, no en usted mismo.

También lea esto: ¿Sabes por qué el miedo es bueno?

Cuando nos encontramos en una situación social que nos pone nerviosos, tendemos a quedar atrapados en nuestros pensamientos y emociones, pero este enfoque excesivo en nosotros mismos solo empeora los síntomas, provocando aún más ansiedad.


Source: Sito&Rešeto by www.sitoireseto.com.

*The article has been translated based on the content of Sito&Rešeto by www.sitoireseto.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!