Árboles hablando entre ellos Ciencia


Encontré un consejo sobre la naturaleza en las redes sociales. Así es como funciona: envuelva sus brazos alrededor de un gran pino y presione sus orejas con fuerza contra su corteza. Escuche, y el árbol comienza a susurrarle en secreto. Si lo pellizcas bien, siempre podría contarte la historia de su vida desde la semilla hasta un par de cientos de años de permafrost. ¡Pruébalo si no lo crees!

En los últimos años, ha aparecido en todo el mundo una pila indirecta de libros de no ficción populares sobre las tremendas habilidades de las plantas. Según ellos, las plantas se comunican, se cuidan, identifican a sus familiares e incluso saben contar. Huelen, saborean y se comunican entre sí casi tan diversos como los humanos.

Se hace comprender al lector que la línea divisoria entre plantas y animales se está difuminando. Aunque las plantas no tienen cerebro, pueden aprender cosas de la misma manera que los humanos y otros animales. Los árboles forman familias y sociedades y pueden estar asociados con cientos de otras especies. El bosque es como un organismo vivo, una gran familia.

El contenido continúa después del anuncio

El lenguaje de la no ficción es intenso y colorido. En ellos, la madre abedul amamanta a sus pequeños y el permafrost experimenta dolor y grita de dolor cuando la máquina forestal divide el soporte en soportes.

El contenido continúa debajo del anuncio.

El padre de la literatura fantástica, JR Tolkien, difunde la misma mística en sus libros y en otras películas basadas en ellos. señor de los Anillos en la trilogía, los árboles se asemejan a una entidad, una especie de pastores de los árboles. Hablan, protegen a sus menores y se encuentran.

¿Los árboles realmente hablan? Si. Las plantas secretan hormonas y sustancias químicas de emergencia. Las plantas vecinas reconocen los mensajes y dan forma a sus operaciones en consecuencia. Sin embargo, no todas las conversaciones son amistosas. Las plantas también producen compuestos que son tóxicos para el vecindario.

Hay confusión y cooperación en el bosque, y competimos sangrientamente. Un árbol puede producir millones de semillas, pero quizás solo se seleccionen algunas de ellas para elevar su dosel hacia el sol. El resto de las crías mueren, ayudadas por la madre a abedullas o no.

Humanizar árboles suena emocionante, pero uno puede preguntarse si es necesario. ¿No es la naturaleza realmente un milagro por una vez?

Otoño y otoño coloridos, lector de Science Nature!


Source: Tiede by www.tiede.fi.

*The article has been translated based on the content of Tiede by www.tiede.fi. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!