Carlota Gurt: “Cuando escribes, capturas fragmentos de vida, de personas y de emociones. Nunca son pura invención”

La traductora y comunicadora Carlota Gurt presentó este viernes en la Biblioteca Martorell su primera novela, titulada Solo (Ediciones Proa). Una obra de teatro en la que la protagonista, Mei, huye de la zona de confort a raíz de una ruptura sentimental con su pareja y comienza una nueva vida en el mundo rural. El escritor Jesús Lana y la periodista Míriam Riera han presentado al autor, acompañados del concejal de Cultura, Andreu González.

Gurt es licenciada en Traducción e Interpretación, Humanidades, Empresariales, Estudios Orientales y Comunicación Audiovisual. Entre 1998 y 2010 trabajó en las artes escénicas con La Fura dels Baus y en el Festival Temporada Alta. Empezó a introducirse en el mundo de la escritura en 2020, cuando publicó la colección de cuentos Cavalcarem toda la nit con la que ganó el premio Mercè Rodoreda.

En una entrevista al programa Martorelletres de Ràdio Martorell, explica los rasgos principales de una obra que ha bebido de distintas fuentes de inspiración y que han pasado por el tamiz personal del autor.

Carlota, a Solo se trata de Mei Sala, quien, por una crisis de pareja, acude al antiguo cortijo de la familia. En cierto modo, se rebela contra una realidad que tenemos frente a nosotros y que no nos gusta, y propone hacer un cambio de vida. En cierto modo, ¿es una crítica a la sociedad que se queda en la zona de confort?

Más que criticar, lo retrato. Siempre tenemos mucho miedo de cambiar nuestras vidas. Estamos muy asentados en la denuncia en ámbitos como nuestro hogar, como el trabajo… No nos gustan las cosas, pero no hacemos nada. El miedo nos paraliza. Así que tienes que hacer un plan. Aquí he intentado retratar el momento en el que te atreves a dar el salto. Siempre es bueno intentarlo.

Y Mei va por cierto camino donde nada es lo que parece…

¡O si! Porque ¿qué son las cosas? ¡No son nada, solo lo que creemos que son! La realidad no existe, solo existen versiones de la realidad, entonces lo que vemos es esta versión de la realidad, la de ella.

La naturaleza juega un papel importante en el libro. Es el que acoge al protagonista.

La naturaleza en general es un espacio un tanto ambiguo, porque por un lado nos reconecta con la animalidad y con algo que tenemos incluso nos amenaza: hay animales y peligros que no conocemos y a los que no estamos acostumbrados. Por eso quise retratar esta doble cara de la naturaleza.

¿Y esta naturaleza revitaliza y regenera?

Sí, se está regenerando. Vivo en el bosque y cuando estoy muy ocupado salgo y camino un poco, y eso te tranquiliza y te calma un poco. El cerebro se calma cuando ve el color verde. Es un tema que va más allá de nuestra razón, es como apretar un botón que nos ayuda a hacer este proceso. De todos modos, el bosque lo relativiza todo. La ciudad es territorio de los hombres, y la naturaleza no lo es, y cuando estás en la naturaleza te das cuenta de que hay algo más grande que tú. Hace que todo sea un poco más relativo.

La evocación de la naturaleza enlaza, de algún modo, con una obra reciente, como es el yo canto y la montaña baila, de Irene Solà?

En mi caso le escribo a la naturaleza porque estoy presente y es parte de mi vida, y estoy muy en contacto con ella porque vivo en el bosque. No digo que sea el caso de Irene, pero es cierto que a veces hay algunos escritores que hablan de la naturaleza desde un mito urbano de Barcelona, ​​evocando la naturaleza salvadora. Creo que la naturaleza es más ambigua. Hay naturaleza presente en la obra porque es parte de mi vida, más que como algo querido o deliberado, simplemente porque es parte de mí.

La novela tiene una importante conexión con los clásicos de la literatura catalana. El Soledad de Víctor Català y también hay un guiño a JV Foix cuando escribes “Es cuando llueve que bailo solo, vestido de algas, oro y lijas”

Hay algunos guiños en el medio, frases de autores catalanes e italianos, aunque no las cito. En cuanto a Soledad, es que al principio no sabía escribir una novela. Entonces, la tuve como referencia, porque es una novela que me gusta mucho porque tiene una fuerza que te toca mucho por dentro. Tomé el esqueleto y le puse mi carne, una especie de versión libre. Siempre es bueno recoger un poco de las ideas y la literatura que te inspiran e incorporarlas en lo que escribes.

¿Tiene algo autobiográfico?

No, no es autobiográfico, aunque creo que cuando escribes, tomas fragmentos de tu vida, las personas que conoces y las emociones que sientes. Córtalo y pégalo en otros personajes, tramas, situaciones y escenarios. En cambio, la autoficción habla claramente de sí misma, y ​​no es el caso de una Solo. Aún así, hay cosas que son mías, pero creo que cuando escribes no puedes hacer cosas que no son tuyas. Esta idea de inventarlo todo no la entiendo bien. Hay cosas que te preocupan, o con las que tienes algo que ver, no solo un puro invento recreativo.

Hay espacio para subtítulos en el texto, ¿no?

Si. me inspiré en Soledad: en medio de la trama principal hay un personaje que cuenta leyendas. Resuenan en la trama principal, pero son independientes. Me divertía contar una historia, cortarla y contar una historia en el medio. Hay tres leyendas que cuentan un personaje y dos más que se cuentan como recuerdos, aunque el contenido es más bien legendario. Intento actualizar la leyenda, porque a veces nos la pintan con un tono folklórico y no hace falta. Se inventaron, porque los necesitaba para resonar con mi trama y personajes, y los hice basándome en lo que quería buscar, con el efecto deseado.

Hemos leído algunas críticas comentando que un Solo hay un lenguaje impecable y le pones mucha atención a este aspecto…

Quizás porque soy traductora, tengo esa obsesión por las palabras, me gusta trabajar la precisión léxica, que no haya repeticiones, que el texto suene natural. Por ejemplo, en el orden de la oración: Lo miro muchas veces para ver si facilita la lectura y no estorba en caso de que los complementos estén fuera de lugar. Y lo haces mucho cuando escribes y cuando traduces. Tienes este patrón de analizar oraciones para que suenen bien. Lo que me dice la gente es que es un lenguaje muy vivo, muy fresco, pero a la vez muy correcto. Y a veces nos pasa en catalán que cuando vamos al correccional perdemos frescura. Creo que este podría ser uno de los méritos de la obra.

¿Un poco de temperamento filológico, tal vez?

Cierta obsesión por las palabras… cuando las escuchas de alguien, piensas “¡qué lindo usar esa palabra!” o cuando escucho a mis hijos decir ciertas palabras y que de esta forma ya forman parte de su vocabulario. En alemán, el vocabulario se llama Wortschatz, y esta palabra significa “tesoro de palabras”. Pues ese es el tesoro de palabras que llevamos dentro. Y en el libro espero que no me pase, porque si es excesivo también es malo. El punto de equilibrio es necesario.


Source: Web de notícies de l'Ajuntament de Martorell by martorelldigital.cat.

*The article has been translated based on the content of Web de notícies de l'Ajuntament de Martorell by martorelldigital.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!