Comenta sobre los 100 días de presidencia: De ninguna manera “Sleepy Joe”


¿Joe el soñoliento? De los muchos errores de juicio que ha cometido Donald Trump, éste resulta ser el más estúpido. Se refuta día tras día: nada ni nadie parece tener sueño en Washington en este momento.

Joe Biden lanza las palancas en filas, a una velocidad asombrosamente alta. Un billón de programas deberían sacar a los EE. UU. De la crisis y entrar en nuevos tiempos: “Reconstruir mejor” podría ser, con toda seriedad, el signo de un cambio de época. En lo que respecta a la protección del clima, Estados Unidos ha querido recientemente tomar la iniciativa y la economía no ve la “Depresión de Biden” predicha por Trump. Y después de su propia campaña de vacunación sensacional, Estados Unidos finalmente está llegando a otros países, como India y los latinoamericanos.

Una luz de esperanza vuelve a brillar en los EE. UU. ¿Ha logrado un presidente tanto en los primeros 100 días? Incluso los fanáticos de Barack Obama están desconcertados.

Los secretos del éxito de Joe Biden

Sí, Joe Biden tiene 78 años. Y sí, el gran espectáculo, el discurso ardiente, lo pueden hacer mejor otros que este presidente, que tartamudeaba cuando era niño. Pero Biden tiene sus propias fortalezas. Y están en ángulo recto con el estereotipo del hombre fuerte. Primero: Biden no quiere satisfacer las necesidades de entretenimiento, sino gobernar un país. Nunca se le ocurriría, como Trump, entrecerrar los ojos ante los índices de audiencia de su aparición televisiva más reciente. Lo que le importa es lo que se escribirá sobre él en el libro de historia.

Segundo: Biden tiene una misión política mundial. Quiere mostrar que la democracia no está a la defensiva, sino que siempre roerá el gobierno de los autócratas en el futuro, ya sea en China, Rusia o Myanmar.

Tercero: para Biden, el liderazgo es un servicio a la sociedad. Para él, esto incluye la disposición a escuchar y la humildad ante la tarea. Esto lo hace menos visible a veces que otros, que siempre vienen en voz alta y con los codos extendidos, pero le impide tomar decisiones en función del momento.

Biden crea claridad

Cuarto, Biden tiene personas excelentes y extremadamente leales a su alrededor, hasta la tercera fila. El hecho de que el presidente confíe en ellos y les permita hacer lo suyo les da fuerza, motivación y una autoridad propia.

Quinto: Biden crea claridad. Fue él, no Obama, quien ahora calificó el genocidio turco de los armenios como genocidio, sin importar lo que diga Recep Tayyip Erdogan. Siempre que Biden dijo algo importante en los últimos cien días, no marcó el comienzo sino el final de los procesos de discusión. Este estilo, que también utilizó Ronald Reagan, aumenta la autoridad de la Casa Blanca, por cierto, incluso sin importar si el presidente toma una siesta por la tarde.


Source: Kölner Stadt-Anzeiger – Kölner Stadt-Anzeiger by www.ksta.de.

*The article has been translated based on the content of Kölner Stadt-Anzeiger – Kölner Stadt-Anzeiger by www.ksta.de. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!