Comer picante, símbolo de virilidad (según los hombres)


Para Micrófono, el periodista Joseph Lamour evoca su relación – y la de los hombres en general – con la comida picante. Comienza con un recuerdo que se remonta a sus 12 años, cuando su padre (haitiano y varonil) le hizo tragar una cucharada entera de pikliz, un condimento elaborado con pimientos de Haití. Amor después de haber escupido esta cucharada, inmediatamente fue catalogado como el único miembro de su familia que no toleraba el chile. Sin saberlo, había fallado en su prueba de masculinidad.

Para el periodista, la relación entre la comida picante y la virilidad va mucho más allá de las fronteras haitianas. Muchos estudios también están ayudando a arrojar luz sobre nuestra relación con las especias. A Estudio de 2015 ha demostrado, por ejemplo, que hombres y mujeres no persiguen el mismo objetivo al pedir o cocinar un plato picante. Los hombres anhelan una recompensa (que les proporciona el cerebro en forma de dopamina, la hormona de la felicidad), mientras que las mujeres solo quieren la emoción.

El estudio va más allá. Ella muestra que los hombres comen picante para mostrar a los demás que comen picante, con el objetivo de obtener alguna forma de validación de su resistencia al pimiento picante. Al mismo tiempo, las mujeres que consumen el mismo plato lo hacen solo para su placer personal.

Perros tambien

La conclusión de Joseph Lamour, que se basa en varios estudios así como en encuentros con terapeutas y psicólogos, es que el pimiento constituye una forma de mostrar su fuerza, su resistencia y su independencia. Valores incansablemente considerados masculinos por nuestras sociedades. Además, el artículo cita un estudio que data de 2015 que establece una correlación entre el consumo excesivo de comida picante y los niveles altos de testosterona. No se ha establecido tal vínculo, por ejemplo, con respecto a los alimentos excesivamente salados.

En otro articulo, el periodista estaba interesado en estos atroces desafíos de TikTok en los que los dueños de perros alimentan a sus mascotas con comida picante. Allí también el objetivo era demostrar que tenían los animales más resistentes, los más feroces, y por tanto los más viriles. Una prueba más de que la búsqueda absoluta de la hombría no solo te convierte en una pequeña persona de bajo perfil. Pero también tiene consecuencias para los seres vivos que te rodean.


Source: Slate.fr by www.slate.fr.

*The article has been translated based on the content of Slate.fr by www.slate.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!