DISTANCIA SOCIAL EN PARQUES DE LA CIUDAD

Una pandemia redefine el espacio urbano tal como lo conocemos y lo usamos. La necesidad de facilitar el movimiento, principalmente para peatones y ciclistas, así como para permitir una estadía segura en las áreas públicas, se están convirtiendo en los elementos más importantes de la vida urbana, lo que podría cambiar la apariencia de nuestras ciudades para siempre.

A medida que las ciudades de todo el mundo comenzaron a recuperarse y reabrirse lentamente después de la primera ola de la pandemia de COVID-19, la importancia y el uso de los espacios públicos abiertos se convirtieron en el tema más importante del debate público.

Un rediseño y renovación completos de los espacios públicos requiere una planificación cuidadosa y grandes inversiones, pero ya se ha demostrado que también son posibles varias soluciones a corto plazo que, con menos recursos financieros, permiten que la población de la ciudad se mueva y permanezca segura al aire libre.

Numerosas ciudades europeas y mundiales comenzaron a prepararse para la cuarentena, incluso durante el peor período de la primera ola de infección por coronavirus. En ausencia de conocimiento e investigación, el distanciamiento social ha demostrado ser la herramienta más importante en la lucha contra la propagación de la infección, por lo que un gran número de ciudades han comenzado a implementar medidas para restringir o prohibir el tráfico de automóviles, a fin de obtener más ciclovías y zonas peatonales.

Además, con la disminución gradual de las medidas para restringir el movimiento y la apertura de instalaciones de restauración, en algunas ciudades, los propietarios de restaurantes y bares han recibido permiso para expandir las terrazas en las calles donde el tráfico de automóviles estaba prohibido.

Con el objetivo de facilitar el movimiento y permanecer al aire libre, varias ciudades de todo el mundo han desarrollado soluciones creativas e innovadoras, que han permitido a sus ciudadanos permanecer seguros al aire libre, mientras se adhieren a las medidas de distanciamiento social. A continuación hay algunos ejemplos de este tipo.

El césped del Domino Park de Nueva York, ubicado en Brooklyn, está pintado con grandes círculos blancos para marcar visualmente la distancia requerida entre los visitantes del parque. Alrededor de 30 círculos dispuestos simétricamente están marcados en el césped, cada uno mide 2,4 metros.

Algunos diseñadores han comenzado a diseñar y crear “ayudas” que permiten la creación de un espacio seguro. Por ejemplo, el diseñador londinense Paul Cocksedge ha creado una manta de picnic especial “Here Comes the Sun” que ayuda a marcar su propio espacio a una distancia segura de otros visitantes al parque.

Un ejemplo aún más innovador es la galería de arte Centrum Sztuki Galeria EL en la ciudad polaca de Elbląg, que ha dispuesto su césped en forma de tablero de ajedrez verde. Las partes del césped no se cortan y sirven como elementos de separación entre diferentes grupos de visitantes, que embellecen el espacio y contribuyen a la preservación de la biodiversidad. A saber, las partes no cortadas del césped retienen la humedad y proporcionan un espacio seguro para varios insectos.

En el próximo período, tendremos que cambiar la forma en que nos movemos, nos quedamos y socializamos en los espacios públicos. Hasta entonces, estas y otras soluciones temporales similares pueden permitirnos permanecer seguros al aire libre y disfrutar de la vegetación de la ciudad.

Portal E2 (Ekovjesnik)