Dos meses para concertar una cita con el psicólogo


BarcelonaLos psicólogos no dan el alcance. Aunque todavía no hay datos oficiales sobre el boom de la atención de la salud mental, los profesionales estiman que la demanda ha crecido entre un 20% y un 30% debido al coronavirus. Ansiedad, depresión, ansiedad y malestar para realizar las tareas diarias o para relacionarse con el entorno inmediato son algunos de los problemas que llenan las consultas y configuran la pandemia “emocional” que, combinada con el agravamiento de trastornos mentales preexistentes, agobia las agendas de psicólogos y psiquiatras, que tienen que arremangarse para concertar una cita con los pacientes. Y mientras que las primeras visitas a los casos más urgentes, como brotes psicóticos o conductas autolesivas, tardan una media de siete a diez días en hacerse efectivas, conseguir tiempo para los casos que se comparan con los considerados “leves o moderados” puede llevar más tiempo. dos meses en la red de salud pública. Para consultas privadas, el tiempo de espera puede variar de mes a mes y medio.

Ante estos retrasos, los expertos advierten del peligro de posponer la atención al duelo complicado o la imposibilidad de acelerar el ritmo en el trabajo o las relaciones sociales ahora que el covid está en declive, pero también destacan que existen deficiencias estructurales que lo hacen “utópico”. que todo el mundo puede ser tratado. “La situación que deja la pandemia es grave, la más compleja de los últimos años en el ámbito de la salud mental. Muchas personas a la vez han visto cómo diversos aspectos de su vida se han puesto patas arriba y si recurren a un profesional les es porque tienen motivos para hacerlo ”, retrata Òscar Pino, coordinador del Centro de Salud Mental del Adulto (CSMA) Benito Menni y miembro del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña (COPC).

El psicólogo del CSMA Hospitalet de Llobregat y secretario del Colegio de Psicólogos de la Unión Médica de Cataluña, Xelo Casado, está de acuerdo. saturar los servicios de psicología y psiquiatría. “Ahora las listas de espera son aún más largas, aunque varían según el territorio, y es lógico que la gente se queje, exija soluciones y recurra a los privados porque tienen que solucionar problemas que los condicionan en el día a día”. , él dice.

“Apagar incendios”

Esta dinámica no es nueva: siempre ha habido personas que prefieren o pueden permitirse visitar un centro privado para acortar el ritmo de la salud pública. “El sector privado suele estar a cargo de situaciones menos complejas porque para las serias la red pública es más potente”, explica la psicóloga de la Fundació Privada Centre d’Higiene Mental (CHM) Les Corts i Sarrià-Sant Gervasi, Mercè Teixidó . Así, muchos de los casos de la “pandemia emocional” se están abordando en privado, pero las necesidades son tan altas que ni siquiera estas consultas pueden absorber la demanda.

“Hay demasiado trabajo para todos. El público ha flaqueado por falta de recursos y estamos apagando incendios, pero ninguna de las dos redes acaba de ser del todo accesible”, explica Pilar Arbós, psicóloga y miembro del Colegio de Psicólogos. y Psicólogos de Anoia, quien también destaca que los casos son más complejos y requieren más seguimiento y más apoyo profesional. Los precios por acudir a una consulta privada oscilan entre 50 y 100 euros solo la primera visita -aunque la cifra depende de cada profesional- y Pino cree que el paso de la demanda a la privada en medio de una emergencia es “injusto” porque envía la mensaje de que “sólo los que pagan pueden ser atendidos”.

Para Teixidó, es necesario diferenciar entre malestar, sufrimiento y desorden, ya que serán necesarios distintos abordajes en función del problema que presente el paciente. “Es necesario reordenar el aumento de la demanda para decidir cómo debemos cuidar y acompañar a los pacientes, ya sea dentro o fuera del sistema de salud”, dice Teixidó. El psicólogo sostiene que en los equipos de atención de salud mental no solo hay psicólogos, hay psiquiatras, trabajadores sociales y enfermeras especializadas. “No todo el mundo debería ser atendido por psicólogos”, añadió.

Proporción insuficiente de psicólogos

Pero el gran problema de la atención de la salud mental es la falta de una amplia red de psicólogos que puedan hacer frente a la demanda en los momentos adecuados. El COPC informa que en Cataluña hay 9 psicólogos por cada 100.000 habitantes, la mitad de la media europea. “Y si nos comparamos con los países vecinos, la cifra es aún más escandalosa”, dice Pino. Por ejemplo, la proporción en Alemania es de unos cincuenta psicólogos por cada 100.000 habitantes, y en Finlandia la cifra se eleva a 110, según datos de la OMS. Además, y según el COPC, una persona atendida en los servicios de salud mental de Cataluña es visitada unas seis veces al año -una visita cada dos meses- y con esta frecuencia -queja- no se puede garantizar una atención terapéutica eficaz.

Para los profesionales, todas estas carencias no provienen de la pandemia, que solo las ha agravado, sino que las atribuyen a una “total falta de previsión” y problemas estructurales de subfinanciación. “Durante mucho tiempo advertimos que vendría la ola de salud mental y que el sistema podría desbordarse. La pandemia solo ha acelerado todo y aumentado las listas de espera”, explica Casado.

Uno de los puntos destacados por Casado es el número insuficiente de puestos de psicólogo interno residente (PIR) que se abren cada año. Para el conjunto de España se ofertaron 141 plazas en 2019 (26 en Cataluña), y para 2022, a pesar de la pandemia, se ofertarán 204 (45 en Cataluña). “Es ilógico que se necesiten especialistas y tenemos pocas plazas: cada año hay 4.000 profesionales capacitados que no pueden acceder al PIR”, resume.

Covid hace visibles los problemas de salud mental

  • Xelo Casado, CSMA Hospitalet de Llobregat “El covid nos ha demostrado que la prioridad debe ser el cuidado de la salud mental y el bienestar emocional. Los adolescentes y los ancianos son los que más sufren las consecuencias”
  • Mercè Teixidó, CHM Les Corts “Desestigmatizar la salud mental promueve el acceso a la consulta pero también muestra un cierto desamparo colectivo: mostramos emociones pero no las normalizamos”
  • Pilar Arbós, psicóloga en Anoia “Hay mucha gente que dice que viene a la consulta solo para intentarlo y en algunos casos que aparentemente son poco acabamos descubriendo muchísimos más”.

Source: Ara.cat – Portada by www.ara.cat.

*The article has been translated based on the content of Ara.cat – Portada by www.ara.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!