Dy Plambeck: El zumbido del motor llegó hasta los huesos. yo estaba tan feliz


I la semana pasada abrí la puerta de mi garaje y saqué el neumático de mi Verde de carreras británico MGB de 1969. El calor del invierno había terminado. Le quité el capó al auto y lo preparé para el resorte, golpeé las alfombrillas, lo aspiré y lo dejé listo para pulir. El sonido del motor cuando encendí el coche de nuevo después del invierno silencioso, el zumbido del motor, me llegó hasta los huesos. Yo estaba tan feliz.

Desde que entré por primera vez al MG, me sentí libre cuando lo encendí y escuché el sonido del motor. Para mí, es el sonido de una pérdida de tiempo y una rebelión contra vivir en una sociedad que alaba la conformidad (el automóvil es irremediablemente impráctico), la eficiencia, la normalidad y la unificación. Y, sobre todo, es el sonido del olvido de uno mismo.


Source: Politiken.dk – Forsiden by politiken.dk.

*The article has been translated based on the content of Politiken.dk – Forsiden by politiken.dk. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!