Educación, según Marina Garcés (Ignasi Aragay)


La educación es la práctica (política) más antigua de la humanidad. Lo que nos hace humanos es que tenemos que aprenderlo aunque nunca dejemos de aprender. Lo que educa también aprende: todos somos aprendices. Educar es aprender a convivir y aprender a convivir. Educar es tratar a los desiguales como iguales, aceptar la diferencia, no anularla. El educador es el que invita a pensar y el que interrumpe la tentación de la vergüenza. Quien da tiempo y lo comparte. Educar es querer la libertad del otro, es hacerle perder la pereza y la cobardía de ser, de aprender. Educar es hacer memoria, romper el estigma de la memoria, y es invitar a imaginar. Es el arte de la existencia y el taller de la conciencia. Es entender la inteligencia no como una facultad, sino como un equilibrio. No se trata de buscar desempeño, sino de brindar apoyo.

Todo esto lo dice el filósofo Marina Garcés en su nuevo ensayo, Escuela de aprendices (Gutenberg Galaxy), un libro escrito en tiempos de pandemia y nacido del cruce entre conocimiento y experiencia (como profesor universitario y como estudiante de piano). No propone fórmulas mágicas, no propone una utopía educativa, sino una contramita, una anti-utopía: esta es su alianza de profesores y estudiantes, ambos entendidos como aprendices. No habla tanto de instituciones (escuela, instituto, universidad) o de métodos y teorías (pedagogía, didáctica) como de actitudes y personas, sobre el sentido último del acto de educar, que ve como un oficio, como un conversacion. , como estimación, como una forma de fomentar el pensamiento y la acción, para uno mismo y con los demás.

Evite los debates duales sobre competencias versus materias, aprender a aprender versus conocimiento, calificaciones y exámenes versus evaluación global. Plantea una educación emancipadora. Lo aborda como una cosmovisión, no como una metodología o un procedimiento, sino como una cuestión ética, política y poética. Para educarnos necesitamos saber cómo queremos vivir y por tanto cómo queremos ser educados, en qué medida y por quién.

Sobre todo, cuestiona el marco general, el sistema. Critica el individualismo de la capacidad, viendo a los estudiantes en términos de potencialidad, planteando la educación como una formación extractivista que acaba provocando “desalojos cognitivos”. Ante esto, propone mirar la educación desde el punto de vista de los que están en peligro de ser excluidos, los que más necesitan la mediación humana, los maestros y el afecto, el tiempo, la amabilidad, el sentir y vivir los contenidos, el compartir, el diálogo. No es suficiente que todo esté disponible en la red. La educación planteada como una guerra de cerebros, como una habilidad tecnológica, como una carrera hacia el éxito y la excelencia, conduce fácilmente al oportunismo, el cinismo y el miedo, o la servidumbre adaptativa, la docilidad ante los nuevos mantras sociales: cambio permanente e incertidumbre. Para el conformismo de “las cosas funcionan de esa manera”, “es lo que es”, a menudo un pariente cercano de un analfabetismo ilustrado.

Para Marina Garcés educar tiene que ver con saber que lo que sabes está lleno de ignorancia: prejuicios, secretos, intereses ocultos … Y que lo que no sabes está lleno de conocimiento. Es comprender el desajuste entre nosotros y el mundo: una sabia ignorancia. Todo esto es lo que encontrará en este libro. No encontrarás la receta innovadora que resuelva tus dudas, sino la duda consciente que te ayudará a seguir sin ansias, una música que te acompañará.


Source: Ara.cat – Portada by llegim.ara.cat.

*The article has been translated based on the content of Ara.cat – Portada by llegim.ara.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!