El aval de la ICF en el Tribunal de Cuentas esquiva la suspensión cautelar en el TC

BarcelonaEl 6 de julio, el consejo ejecutivo dio luz verde al decreto que autoriza al Instituto Catalán de Hacienda (ICF) a garantizar la fianza del caso del Departamento de Asuntos Exteriores en el Tribunal de Cuentas. Tres meses después, ha expirado el plazo para que el Gobierno español lo impugne y, por tanto, lo suspenda automáticamente para su admisión al Tribunal Constitucional. Ayer, jueves 7 de octubre, fue el último día para que Moncloa pidiera opinión al Consejo de Estado y la llevara al TC para intentar invalidar la maniobra de la Generalitat, que pretendía evitar que una treintena de ex altos funcionarios tienen que embargar sus activos para hacer frente a un pago de 5,4 millones de euros. Por ley, el ejecutivo estatal tiene tres meses para impugnar y ahora el plazo para suspender la regla ha expirado: el Boletín Oficial de la Generalitat de Catalunya publicó el decreto el 7 de julio – y evitar que se aplique en el corto plazo.

“Ahora es imposible que se suspenda por precaución”, dijeron fuentes del gobierno, que dijeron que esto era positivo para el gobierno por dos motivos: primero, porque si un decreto está en vigor y la Generalitat actúa bajo él es mucho más difícil en el Tribunal de Cuentas desestimar las garantías para hacer frente a la fianza, y en segundo lugar, porque también es más complicado argumentar que ha habido malversación para “hacer cumplir una ley” que está en vigor – hay una demanda de Ciudadanos en la Fiscalía por este motivo.

“El decreto es una respuesta política y jurídica para restablecer la presunción de inocencia en los despachos de la Generalitat”, ha dicho el consejero de Economía, Jaume Giró, este jueves en el Parlamento para empezar a tramitar el decreto como proyecto de ley, tal y como recomienda la Consejo de Garantías Estatutarias, que avaló por unanimidad la legalidad de la medida. Giró, además de defender esta herramienta, mostró complicidad con los socialistas catalanes, que desde un principio habían descartado la posibilidad de desafiarla. “Quiero agradecer al grupo PSC su predisposición y actitud siempre positiva y favorable para entender las razones de este decreto ley”, dijo este jueves Giró, mostrando el reconocimiento al papel jugado por Salvador Illa para alejarse del desafío de la Moncloa.

También creen que la respuesta de la Fiscalía del Estado ha sido a su favor -a quien el Tribunal de Cuentas pidió consejo sobre si aceptar o no las garantías del Gobierno-, ya que no se mojó en aceptar o no, y advirtió que sólo podía analizar si el decreto permitía a la Generalitat presentar garantías públicas y no si era ilegal, función reservada únicamente al Tribunal Constitucional.

Con el plazo del gobierno español agotado, la Generalitat ahora solo está a la espera de que el Tribunal de Cuentas decida: desde mediados de julio están sobre la mesa las garantías de la ICF presentadas por todos los imputados en el extranjero, que por primera vez no han tenido. para responder con sus activos, y aún no ha decidido si los aceptará. Fuentes legales interpretan que el tribunal estaba esperando, por un lado, el informe de la Fiscalía del Estado y, por otro, si el gobierno español interpuso un recurso de inconstitucionalidad. Pronto, entonces, esperan que él diga algo.

Sin embargo, aunque el decreto haya pasado este filtro, no significa que no sea estudiado por el Tribunal Constitucional. Si bien Moncloa no acudió al Tribunal Constitucional y ha desaparecido la posibilidad de su nulidad provisional -tiene capacidad para solicitar la suspensión automática de las disposiciones autonómicas en el TC-, ha habido un grupo político que ha interpuesto un recurso de inconstitucionalidad: extrema derecha de Vox. Así, el alto tribunal se pronunciará tarde o temprano sobre la legalidad de la medida de la Generalitat, pero desde el Gobierno consideran que no puede ser a corto plazo. “El TC nunca ha suspendido una ley impugnada por un grupo de parlamentarios”, afirman fuentes legales.

Nueva cúpula en el ICF

Aunque el Consejo de Garantías ha avalado el decreto y no ha habido impugnación de Moncloa, la tensión en el Instituto Catalán de Hacienda llegó a su límite cuando tuvo que aprobar las garantías. Se dividió en dos: solo los miembros dominicales (cargos políticos en el gobierno) lo apoyaron, mientras que los independientes se opusieron. Todo ello con un mandato pendiente de renovación por la llegada del nuevo ministro Jaume Giró al frente de Economía: es decir, el último servicio que hicieron como miembros de la ICF fue aprobar garantías con la amenaza. de los juzgados y la Fiscalía.

Esta semana el mandato de la cumbre de la ICF ha llegado a su fin y se ha renovado parcialmente. El martes, el gobierno nombró nuevos miembros independientes a la junta de gobierno -Joan Casas Onteniente, Xavier Puig Pla y Pilar Soldevila García- y los cargos políticos que había en la pasada legislatura fueron relevados y ahora tienen una función que no tiene el ‘ el actual secretario general de Economía, Jordi Cabrafiga, y la secretaria general de Presidencia, Núria Cuenca. En el cuerpo permanecen el ex número dos de Economía y actual secretario de Empresa, Albert Castellanos, y la secretaria de Economía y Fondos Europeos, Matilde Villarroya, además de los independientes Rafael Abella, Albert Vilumara y José Luis. Peydró.

El secretario general de Economía y presidente del Instituto Catalán de Hacienda, Jordi Cabrafiga.

Ayer por la tarde, precisamente, se reunió por primera vez la nueva junta de gobierno del Instituto, que nombró al nuevo presidente: Jordi Cabrafiga sustituirá a Albert Castellanos. Cabrafiga es un ex alto funcionario del gobierno -fue investigado por el referéndum del 1-O- y en la legislatura anterior fue secretario general de Empresa. Es licenciado en ingeniería técnica informática, además de un máster en administración pública por Esade.

El actual consejero delegado, Víctor Guardiola, quien también es independiente, se abstuvo de votar las garantías de los imputados extranjeros, pero fuentes gubernamentales auguran que pronto será reemplazado por un nuevo fichaje. Guardiola es uno de los miembros de la junta que ya han acudido a declarar como testigos ante la Fiscalía Anticorrupción, que ha abierto expediente a raíz de la denuncia de Ciudadanos, junto a otros independientes de la cúpula que participaron en la decisión -como ARA avanzado. Un comunicado en el que, según se publicó este viernes La vanguardia, todos ellos alegaron que el aval se otorgó de manera anormal y causó daño a la institución. Hasta el momento, la fiscalía no lo ha llamado a declarar en el cargo.


Source: Ara.cat – Portada by www.ara.cat.

*The article has been translated based on the content of Ara.cat – Portada by www.ara.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!