El esperma de ratón prosperó a pesar de seis años de exposición a la radiación espacial


Los espermatozoides parecen no ser perturbados por largas temporadas en el espacio exterior.

En el experimento biológico más largo realizado hasta ahora en la Estación Espacial Internacional, el esperma de ratón liofilizado siguió siendo viable después de casi seis años en el espacio. Exposición a la radiación espacial no pareció dañar el ADN del esperma o la capacidad de las células para producir “cachorros espaciales” sanos, informan los investigadores en línea el 11 de junio en Avances de la ciencia.

Eso puede ser una buena noticia para los futuros viajeros espaciales. A los científicos les preocupa que la exposición crónica a la radiación espacial no solo ponga a los astronautas en riesgo de cáncer y otras enfermedades, sino que también cree mutaciones en su ADN que podrían transmitirse a las generaciones futuras (SN: 25/9/20). Los nuevos resultados insinúan que los viajeros del espacio profundo podrían tener hijos de forma segura.

Estudiar cómo la radiación espacial afecta la reproducción es complicado. Los instrumentos en la Tierra no pueden imitar perfectamente la radiación espacial, y la ISS carece de congeladores para el almacenamiento celular a largo plazo. Así que el biólogo Teruhiko Wakayama de la Universidad de Yamanashi en Kōfu, Japón y sus colegas liofilizaron el esperma, lo que permitió que se almacenara a temperatura ambiente. Luego, el equipo envió esperma de 12 ratones a la estación espacial, mientras mantenía otros espermatozoides de los mismos ratones en el suelo.

Después de devolver los espermatozoides a la Tierra, rehidratarlos e inyectarlos en huevos frescos de ratón, el equipo transfirió esos embriones a ratones hembra. Aproximadamente 240 cachorros espaciales sanos nacieron de espermatozoides guardados en la EEI durante casi tres años; unos 170 más nacieron de espermatozoides conservados en la estación espacial durante casi seis años. Los análisis genéticos no revelaron diferencias entre estos cachorros espaciales y los ratones nacidos de esperma almacenado en el suelo. Los cachorros espaciales que se aparearon cuando eran adultos tenían hijos y nietos sanos.

Aunque estos resultados son prometedores, es posible que no capturen todos los efectos de la radiación espacial, ya que la ISS está parcialmente protegida de la radiación por el campo magnético de la Tierra. Además, la radiación espacial daña el ADN, al menos en parte, al romper las moléculas de agua en las células (SN: 15/7/20). Dado que los espermatozoides liofilizados no contienen agua, es posible que hayan sido especialmente resistentes a la radiación.


Source: Science News by www.sciencenews.org.

*The article has been translated based on the content of Science News by www.sciencenews.org. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!