El gas de la risa ha mostrado potencial como tratamiento para la depresión

Paciente con óxido nitroso

El óxido nitroso, o gas de la risa, es un anestésico común.

AMELIE-BENOIST / BSIPl / Alamy

El óxido nitroso, también conocido como gas de la risa, se ha mostrado prometedor como tratamiento para la depresión. Cuando las personas inhalaron una dosis baja como parte de un pequeño estudio, su depresión mejoró durante las siguientes dos semanas.

Se sabe desde hace mucho tiempo que el óxido nitroso puede estimular brevemente el estado de ánimo y aliviar el dolor, de ahí su nombre original de gas de la risa, pero se cree que el efecto desaparece rápidamente. El óxido nitroso es uno de los anestésicos más comunes, utilizado por hospitales, cirugías dentales y paramédicos, además de estar disponible ilegalmente en pequeñas cápsulas para uso recreativo.

El gas parece afectar principalmente al cerebro al bloquear moléculas en las células nerviosas llamadas receptores de N-metil-D-aspartato (NMDA). Esto es lo mismo que ataca el anestésico ketamina más fuerte, que también alivia la depresión; Recientemente se ha aprobado una sustancia química similar a la ketamina como un nuevo tratamiento en aerosol intranasal.

No se sabe cómo los receptores NMDA cambian el estado de ánimo. Pero a medida que comenzaron a surgir los efectos antidepresivos de la ketamina, Peter Nagele, entonces anestesista de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St Louis, Missouri, se preguntó si el óxido nitroso tenía un potencial similar.

En 2014, él y sus colegas descubrieron que la inhalación de óxido nitroso durante una hora síntomas reducidos hasta por un día en personas con depresión que no habían mejorado después de probar medicamentos antidepresivos estándar, pero el estudio no registró si el efecto duró más.

El uso prolongado de óxido nitroso puede provocar náuseas y dolores de cabeza. Entonces, en el último estudio, el equipo de Nagele observó a 24 personas con depresión resistente al tratamiento y les dio media dosis de óxido nitroso, una dosis completa o una mezcla de placebo de aire y oxígeno. Se les dio un tratamiento al mes durante tres meses.

Después de dos semanas, los síntomas de depresión para quienes recibieron el tratamiento de media dosis se redujeron en un promedio de cinco puntos en una escala de calificación de depresión comúnmente utilizada, en comparación con quienes recibieron el placebo, lo cual es un beneficio significativo. Después del tratamiento de dosis completa, los síntomas de depresión se redujeron un poco más, aunque la diferencia fue tan pequeña que podría haber surgido por casualidad. El grupo de media dosis también tuvo una incidencia mucho menor de efectos secundarios, como náuseas, dolores de cabeza y mareos.

Al igual que con la ketamina, el óxido nitroso tiene el beneficio de mejorar rápidamente el estado de ánimo, dice Nagele, quien ahora trabaja en la Universidad de Chicago en Illinois. “Algo sucede en el cerebro, es como accionar un interruptor. Pero nadie sabe cómo funciona esto “.


Source: New Scientist – Home by www.newscientist.com.

*The article has been translated based on the content of New Scientist – Home by www.newscientist.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!