El pasado no solo es triste y doloroso: el Museo “Nosotros” celebra la identidad judía

En marzo pasado, el “Nosotros – El Museo del Pueblo Judío” finalmente se abrió al público, después de diez años de planificación curatorial, de diseño y arquitectónico y cuatro años de construcción invertida.

El museo, ubicado en el complejo de la Universidad de Tel Aviv en un lugar antes conocido como Beit Hatfutsot, tiene tres pisos y cuatro alas repartidas en 7,000 metros cuadrados, lo que lo convierte en el centro más grande y completo del mundo en su campo, como lo requiere uno ubicado en Israel. , Docenas de películas especialmente producidas, representaciones interactivas, y todo a una escala tecnológica que no tiene paralelo en Israel y solo hay unas pocas en el mundo.

Pero además de contar la inspiradora historia del pueblo judío, “Nosotros” lleva consigo una nueva línea. Ya no es solo un pasado lúgubre y doloroso. El pueblo judío sin duda ha pasado por dificultades, pero hoy tiene mucho de qué enorgullecerse, y también se le permite tocar y amar. Aquí se encuentran la judería asquenazí y sefardí, el Kegel de Jerusalén y el cuscús marroquí (si lo desea, también recibirá recetas allí), Albert y Arik Einstein, Ofra Haza y Leonard Cohen, Woody Allen y Hannah Rubina, Estee Lauder y Albert Elbaz, Kafka, Maimónides, Jerry Sainf e incluso Miri Pascal de “Ahad Ha’am”, y muchos, muchos otros.

La visión de la nueva marca “Nosotros” es hacer de la identidad judía un objeto de orgullo, enfatizar lo común sin borrar lo diferente, servir como una fuente de fuerza interior entre todas las partes del pueblo judío de todo el mundo y fortalecer nuestro sentido de pertenencia a la gran historia judía durante generaciones.

“Cada nación merece un lugar que cuente su historia y que haga que su gente se sienta orgullosa de quiénes son, de su herencia y de sus raíces”, dice Irina Nevzlin, presidenta de la junta del museo y presidenta de la fundación filantrópica Nadav. Identificarnos con la cultura y la cultura judías y celebrar nuestra historia y nuestro futuro únicos. “

El director del museo, Dan Tadmor, añade que “nunca ha sido más importante destacar lo que nos une como pueblo: nuestra historia, cultura, valores y sentido de pertenencia. El museo representa lo que se puede lograr con paciencia, perseverancia y pasión. “Queremos difundir la buena noticia de que la identidad judía es una celebración espectacular que nos pertenece a todos”.

We Museum (Foto: Roni Canaani)

3er piso – el mosaico

El Museo del Pueblo Judío comienza hoy, hoy, en un piso que eleva milagrosamente la tremenda contribución de los judíos en la era moderna a la cultura humana. A través de una combinación de luces y colores, cientos de exhibiciones, actuaciones interactivas innovadoras, música en varios tonos y películas que expanden la mente, este piso extiende una variedad de artistas de todos los rincones del espectro judío, trayendo consigo el espacio colorido y fascinante de identidades y culturas judías contemporáneas, a través del folclore y las artes, el lenguaje y la literatura. Las corrientes del judaísmo y la contribución de los judíos a la humanidad.

Para los amantes del cine y la televisión, la literatura y el teatro, la música y la moda, esta es una verdadera celebración, porque hasta ahora no ha habido ningún lugar que haya mostrado tanto, lado a lado, los personajes y símbolos culturales que todos amamos.

En el complejo de cines, verás una película que describe la enorme influencia de los judíos en la industria cinematográfica mundial, sin la cual Hollywood no sería lo que es. Revisa las imágenes de estrellas de la televisión internacional y te sorprenderá descubrir muchos nombres que no sabías que formaban parte de la gran familia judía.

Entre las actuaciones se encuentra el guión original de Odisea en el espacio de Stanley Kubrick, así como el muñeco ET original de la película de Steven Spielberg, que todavía ocupa un lugar destacado en la lista de películas exitosas de todos los tiempos.

En otra ala del piso, dedicada al humor judío y sus características, puede sentarse en una réplica exacta de la sala de estar de Jerry de la serie “Seinfeld” y relajarse frente al televisor. En otra sala, diseñada como la sala de estar de cada hogar israelí en los años 70 y 80, también se puede navegar entre los míticos “parientes cercanos” y “esto es” y otros programas que son agradables de recordar. Las muñecas de cera de “Wonderland” también están aquí, pero basta, no te lo revelaremos todo. Solo nos dicen que los niños del grupo volaron.

En el complejo musical, junto al traje tradicional yemenita de Ofra Haza en el rodaje del histórico clip de “Galbi”, y las guitarras de Leonard Cohen y Gene Simmons de la banda Keys (nacida en Tirat Carmel como Haim Weitz), escucha Judíos que cambiaron la música en Israel y en todo el mundo. Mezcla de extractos de todos los géneros. Personalmente, solo aquí me quedé estancado durante casi una hora.

También en este piso, exhibiciones interactivas innovadoras donde los visitantes pueden “cocinar” y descubrir tradiciones e inventos en la cocina judía con chefs famosos. En una pantalla enorme, obtendrá la lista de ingredientes y cómo preparar platos ganadores como sopa de pollo con amasado, cuscús, makuda, kegel, tzimes y más. Puedes conseguir las recetas a la salida del museo.

Detrás de las espectaculares actuaciones interactivas, las pistas musicales y las películas originales son creadores de todos los ámbitos de la vida en Israel. Entre los nombres prominentes que ayudaron en el oficio: David Ofek (“Bat Yam-New York”, “permitiendo agunot”); La Fundación Moore (“Quinteto de cámara”, “Primera taquilla”); Calle Shaanan (pez serpiente); Lena Rubenko (“Pintura fresca”); Jeremy Pincus (“Haaretz”) y Assaf Hanukkah (“Vals con Bashir”).

We Museum (Foto: Roni Canaani)We Museum (Foto: Roni Canaani)

2do piso – el viaje

A mediados del siglo XX, el historiador judío Prof.Shalom (Salo) salió del armario con un llamamiento dramático para reemplazar las lentes de las gafas a través de las cuales miramos la historia judía, lentes que están pintadas de un color: negro. . Nuestra historia, argumentó Barun, no es solo una “historia de aullidos”. También tiene pinceladas intensas que expresan creatividad y espíritu, prosperidad y éxito, genio y espíritu empresarial. ¿Por qué insistimos en ocultar toda esta belleza al mundo?

Desde esa declaración del profesor Baron, han pasado varias décadas en las que, a pesar del Holocausto y otros desastres, el pueblo judío ha acumulado logros inconcebibles, ha ampliado su cosmovisión histórica y no hay duda de que la civilización judía está viva y coleando. Entonces, a partir de la tercera década del siglo XXI, es posible que tengamos que preguntarnos si no es el momento de presentar nuestra asombrosa historia a través de lentes pluralistas que los representen a todos.

En el segundo piso del museo descubriremos la historia única y continua del pueblo judío, desde la antigüedad hasta la actualidad. El camino de visita a esta planta permite conocer los grandes centros judíos de todas las épocas. Desde la antigüedad: Alejandría, la Tierra de Israel y Babilonia, donde conoceremos a los gigantes espirituales que crearon el Talmud de Babilonia, junto con la vida cotidiana y las creencias místicas que llevaron a cabo un diálogo con la cultura helenística y babilónica.

De allí a la Edad Media, con el Siglo de Oro de España protagonizado por figuras como la “Gran Águila” – Maimónides, el poeta Ibn Gvirol y el astrónomo Avraham Ibn Ezra. Que las mujeres rezaran y estudiaran Torá en ellas.

Mediante el desarrollo de la fe y la creatividad judías a lo largo de las generaciones, y mediante un encuentro de diálogo cultural y artístico entre el pasado y el presente, nuestro camino avanza hacia el “Big Bang”, el comienzo de la nueva era. Allí conoceremos la influencia de la invención de la imprenta en la conexión entre judíos de diferentes comunidades alrededor del mundo. Luego continuaremos hacia el período de ilustración, educación y emancipación, después del cual encontraremos las elecciones hechas por varios judíos en la Diáspora, en Oriente y Occidente, frente a la realidad cambiante.

Todos estos conducen al siglo XX, cuando la calle judía fue devastada por muchos y variados movimientos políticos, sobre todo el sionismo y el florecimiento de la cultura judía secular. Un mundo vibrante y colorido que fue repentinamente interrumpido en el Holocausto, que también se presenta aquí con todo el respeto que se merece sin intentar barrer bajo la alfombra períodos oscuros, ya que es imposible.

El final de la palabra expresa los cambios radicales que tuvieron lugar en el pueblo judío después del Holocausto: el establecimiento del Estado de Israel, migraciones masivas en busca de una nueva patria, deportación de países islámicos, la caída del Telón de Acero en la Unión Soviética. Los judíos y la diversidad vibrante y vital de las comunidades judías de hoy.

We Museum (Foto: Yosefa Kimhi)We Museum (Foto: Yosefa Kimhi)

1er piso – los cimientos

El último piso del museo, que en realidad es el primer piso, muestra los pedestales principales sobre los que se construye el judaísmo en sus aspectos únicos y universales. Desde la historia bíblica y sus efectos en las culturas del mundo, pasando por los elementos únicos que incluyen el sábado, el pacto y el calendario hebreo.

“¡Aleluya!”, La galería de sinagogas única del museo, celebra la vida y la cultura que ha crecido y está creciendo en las sinagogas desde entonces, e incluye 21 modelos de sinagogas restauradas de diferentes períodos y lugares. Es imposible no sorprenderse al mirarlos, si mientras visitamos tierras lejanas y admiramos magníficas iglesias y mezquitas también nos jactaríamos en nuestras sinagogas si estas no fueran destruidas. Hoy en día nos quedamos en su mayoría con sinagogas pequeñas y modestas en general, pero están llenas de riqueza cultural y una historia igualmente gloriosa.

Y otra atracción, esta vez para los más pequeños: en la planta de entrada, se invita a los niños a quitarse los zapatos y enloquecer en el enorme y colorido “Complejo de Héroes”, que está dedicado solo a ellos, los pequeños héroes. Tal como a ellos les gusta: con espacios para correr, pantallas táctiles, áreas de asientos y creación, juegos interactivos y mucha información esperando e inspiradora. Porque si ya corres, como Esther Roth Shakharov, y si ya juegas con muñecas, ropa y accesorios, aprenderán algo en el camino de Donna Karen y Albert Elbaz. Y estemos de acuerdo en que no estaría de más jugar juegos de pensamiento, si están “dentro de la cabeza” de Albert Einstein, por ejemplo.

En general, uno puede caminar por el museo durante horas y mirar las muchas exhibiciones originales, detrás de cada una de las cuales hay una gran historia. Piense en la máquina de escribir original en la que Isaac Bashevis Singer compuso “El esclavo”; La primera edición impresa de “Glow Corrections”; El cuello bordado está vestido por la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg; Una copia de la primera edición de “La Encarnación” de Franz Kafka; El grabado original de la rara Crónica de Nuremberg; La túnica “King Lear” que usó Shlomo Michaels en el Teatro Judío de Moscú; El vestido de novia diseñado por Albert Elbaz y donado al museo unos días antes de su muerte en abril de este año, y otros elementos originales y emocionantes.

La inauguración en el año de la Corona, uno de los años más difíciles que conoce el mundo de la cultura, es sin duda el mayor desafío de todos ”, apunta la directora del proyecto Madi Shavid. .

La curadora del museo, Dra. Orit Shaham-Gover, concluye que “llevamos diez años esperando este día. Fue un viaje intelectual y emocional, que abarcó casi todas las disciplinas culturales, artísticas y tecnológicas. Estamos emocionados de presentar el historia del pueblo judío en su conjunto, desde el pasado hasta el presente “.


Source: Maariv.co.il – תיירות by www.maariv.co.il.

*The article has been translated based on the content of Maariv.co.il – תיירות by www.maariv.co.il. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!