El restaurante de Baltimore contraataca con ‘prueba’ de que no es racista