El Zoo de Barcelona reabre con la mitad de su capacidad.

El Zoo de Barcelona es uno de los espacios de la ciudad que también ha comenzado a recuperar cierta normalidad y a hacerlo con un público más local que nunca. Este jueves ha reabierto sus puertas a los visitantes después de más de tres meses sin miradas curiosas. Lo hace con nuevas medidas de higiene y reivindicándose como un espacio seguro. El parque, en la entrada, tendrá una capacidad limitada a la mitad y también operará con un horario más corto: las instalaciones cerrarán a las siete de la tarde y desde las cinco de la tarde ya no podrá comprar boletos en la taquilla. De hecho, es recomendable que los boletos se compren siempre que sea posible a través del sitio web para evitar la congestión en las entradas.

La máscara será obligatoria en el parque y también la necesidad de mantener los dos metros de distancia entre las personas. Estas acciones, como la distribución de dispensadores de hielo en diferentes puntos a lo largo de la ruta, son parte del proyecto BCN Safe City, que tiene como objetivo proporcionar confianza en los espacios de la ciudad. “El zoológico será un oasis”, defendió ya en su totalidad el director del parque, Sito Alarcón, en una entrevista con ARA en la que aseguró que todos los elementos de seguridad estarían garantizados y valoraría que fuera un juego propuesta al aire libre.

El primer teniente de alcalde de la ciudad, Jaume Collboni, comentó que sigue “comprometido” a renovar el zoológico y centrarlo en la investigación y la difusión. La etapa que comienza hoy, dijo, estará marcada por la seguridad tanto de los visitantes como de los animales. El primer día hubo 500 visitantes, la mejor cifra de asistencia en un zoológico estatal después de la crisis de salud. La falta de turistas, según Collboni, hace que este año el parque sea “más Barcelona” que nunca y agrega nuevas atracciones para el público repetido como un juego en una nueva aplicación móvil. Es por eso que Collboni ha pedido a los residentes que redescubran el zoológico. Y el tercer teniente de alcalde, Laia Bonet, agregó que se mantienen las inversiones planificadas en el parque para avanzar hacia un cambio de modelo. Las obras en el área del Sahel, de hecho, han avanzado en estos días y están prácticamente completas.


El zoológico, confinado: el coronavirus retrasa la partida de delfines y las reformas

Los cuidadores se organizaron en dos turnos de trabajo de cinco días, porque lo que no se ha detenido es todo lo relacionado con el cuidado de los animales. El comienzo de la primavera en pleno apogeo, por otra parte, ha significado que los cuidadores de estas semanas hayan celebrado nacimientos sobresalientes, como el de dos descendencia de oryx blanco o un antílope sahelo-sahariano, dos especies extintas en la naturaleza; o una gacela de páramo, que se encuentra en una situación de gran vulnerabilidad según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El zoológico es del zoológico

En cuanto a la actividad del zoológico fuera del zoológico, en estos días se han dado pasos importantes en el proyecto de estudio de la nutria en la cuenca del Besòs y se ha lanzado el proyecto TuroCat, coordinado por la Fundación Zoo de Barcelona. con el Departamento de Territorio y Sostenibilidad y la Asociación Trenca, y que busca recuperar la colina europea (Mustela putorius), uno de los carnívoros más desconocidos de Cataluña. Según el estudio, esta especie solo tiene una población viable de unos pocos individuos en el Empordà.

Lo que se está recuperando ahora son las visitas y también los campamentos de verano, que han tenido más de medio millar de registros. Este año, como todo, también se realizarán con cambios, como grupos más pequeños que se solucionarán. En esta nueva etapa postcovid, el parque también está lanzando una aplicación móvil que propondrá rutas personalizadas basadas en el tiempo y los intereses disponibles y que agrega un juego basado en la necesidad de proteger la biodiversidad. “Es una nueva atracción para aquellos que ya visitaron el zoológico muchas veces”, dijo Bonet, consciente de que este verano la mayor parte de los visitantes serán locales.