En Italia muere más de una persona al día en el trabajo. Y feliz Primero de Mayo


El último día siniestro fue el 29 de abril. En el nuevo patio de clasificación de Amazon en Alejandría, una viga cedió, los tramos se derrumbaron. Y seis personas que estaban trabajando en él cayeron al suelo. Un vuelo de seis metros que no dejó escapatoria a Flamur, trabajador de 50 años, e hirió a otros cinco, uno de ellos en estado crítico.

En las mismas horas hubo otras dos víctimas: Natalino, un operador de grúa de 49 años, murió en el puerto de Tarento donde se encontraba trabajando en operaciones de carga en un barco de aerogeneradores. Las causas aún no se conocen con certeza, pero cayó al muelle y murió instantáneamente. Y luego, Mattia, de 23 años, un obrero de la construcción en Montebelluna en la provincia de Treviso, se vio abrumado por un pesado andamio que no le dejaba salida.

Pero la lista es larga, compuesta quizás por historias diferentes, pero unidas por el mismo final triste. Muchos son trabajadores abrumados por las máquinas que estaban usando, como Antonio, de 58 años, que estaba trabajando en la construcción de una carretera en Potenza cuando fue aplastado por la excavadora que maniobraba, o agricultores asesinados por sus propios vehículos que volcaron. como en el caso de Vittorio. de 63 años en la provincia de Ragusa, o por caídas desde una altura como la de Giovanni, un trabajador de 51 años comprometido a realizar trabajos en el techo de la prisión de Secondigliano en Nápoles y caído desde una altura de cinco metros, o el de Giorgia, una joven madre de 27 años que se cayó de la escalera de la que estaba limpiando y murió tras golpearse la cabeza.

Desde el 1 de enero hasta el 1 de mayo en Italia, más de una persona murió en el trabajo al día. Una masacre muchas veces silenciosa que en 2021, hasta hoy, para Anmil, la Asociación Nacional de Trabajadores Mutilados y Discapacitados, ha visto desaparecer a 120 personas mientras realizaban su trabajo o en el camino para ir allí. La asociación recoge los trágicos episodios que día a día involucran a trabajadores de norte a sur de la Península, para intentar devolver la dignidad de la memoria a las víctimas de esta plaga.

Pero la situación, si cabe, es aún peor, dado lo que se desprende de las palabras de Franco Bettoni, presidente del Instituto Nacional del Seguro de Accidentes (Inail), que recibió 185 denuncias de accidentes laborales en los primeros tres meses de 2021 con un fatal desenlace, que precisa que “son 19 más de los registrados en el primer trimestre de 2020. Pero aún son datos provisionales y para cuantificar el fenómeno hay que esperar la consolidación de los datos para el conjunto de 2021”. Desde el inicio de la pandemia, Inail también ha contado los reportes de casos de quienes fallecieron tras contraer el virus en el trabajo, que de marzo de 2020 a marzo de 2021 fueron 551, de los cuales el 82,8% hombres.

Si los datos de Inail están inevitablemente influenciados por el recuento de infecciones de virus, los que nos proporciona Alessandro Genovesi, secretario general de Fillea Cgil, el sindicato de referencia para el sector de la construcción, son indicativos de notar la tendencia creciente: “En el período comprendido entre enero y febrero de 2020 y en el mismo marco temporal de 2021 hubo un aumento de muertes en el trabajo en un 170%. Una tendencia creciente, que va más allá de la pandemia dado que el período de referencia son los primeros meses del año pasado, con Italia todavía “abierta ”». La abrumadora mayoría está formada por hombres, el 43% tiene entre 40 y 60 años y el porcentaje para los mayores de 60 es el mismo. Un promedio muy alto, dictado por el hecho de que en la última década no ha habido un verdadero relevo generacional entre los trabajadores del sector, también debido a la crisis económica.

El mundo de la construcción “es el más afectado por este fenómeno, junto con el de la agricultura. Las principales causas de muerte son caídas de altura, aplastamiento o derrumbe de muros, vuelco de vehículos y electrocución”, dice Genovesi.

El principal problema es el trabajo no declarado, muy presente en Italia, principalmente en las pequeñas y medianas empresas que, para ahorrar y reducir costes, ni siquiera garantizan las condiciones mínimas de seguridad física de las personas.

Datos, cifras, estadísticas que con demasiada frecuencia resultan frías y vacías pero detrás de las cuales hay tantas historias, esperanzas y deseos de hombres y mujeres cuyas vidas se rompieron temprano. Marco Bazzoni, obrero metalúrgico y Representante de Seguridad de los Trabajadores en la provincia de Florencia, se comprometió personalmente a recopilar la noticia de estas muertes que “muchos, demasiados continúan llamando” blancos “, un insulto a familiares y víctimas. Los llaman que para aludir a la ausencia de una mano directamente responsable de lo sucedido, en cambio la mano siempre está ahí, a veces más de una ». Bazzoni en 2011 y 2014 hizo que la Comisión Europea abriera dos procedimientos de infracción contra Italia, precisamente por la no- cumplimiento en materia de seguridad en el trabajo, y desde hace años lucha por “que se trate el tema como es: un boletín de guerra, una emergencia real de la que es importante hablar”.

Y en el próximo período la situación podría empeorar. Según Genovesi, con el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, por ejemplo, “podría haber un crecimiento del 5-6-7% en el sector de la construcción, pero si no se implementan algunas reformas habrá un aumento igual en el número de muertes y accidentes “. La Fillea CGIL viene proponiendo en voz alta, y desde hace algún tiempo, centrarse en el “Durc de congruencia”, que ya se ha utilizado con éxito en el pasado en ocasiones particulares de reconstrucción, y que permite vincular el coste total de una obra a la incidencia del costo de la mano de obra que trabaja allí, con el fin de dar más garantías, en primer lugar a los trabajadores. La otra moción sindical es el sistema de una “licencia por puntos”, en la línea del automóvil, que a lo largo de los años castiga y premia a las empresas que no son culpables ni culpables de accidentes de sus empleados. Una vez más, para Genovesi, se debe instituir la circunstancia agravante de homicidio en el trabajo, como se hizo para la carretera: “Para mí, invertir bajo la influencia del alcohol o las drogas es tan impropio y grave como saber que un trabajador es negro, no el le dieron un casco y lo enviaron a trabajar en el techo del quinto piso de un edificio ».

En los últimos meses, Inail ha destinado aproximadamente 14 millones de euros a financiar intervenciones formativas dirigidas a los Representantes de Seguridad de los Trabajadores, los Jefes de Servicios de Prevención y Protección y los trabajadores. Porque lo que falta es una prevención adecuada, muchas veces sacrificada en aras de ganancias más rápidas y fáciles. Para Bettoni “hay que potenciarlo mediante medidas más intensas de información, formación, investigación y apoyo a las empresas” y se debe fomentar la conciencia de los riesgos, para que no se subestimen.

Un esfuerzo común, que requiere “la voluntad y colaboración de todos los sujetos que, cada uno por su función, tienen la responsabilidad de proteger la salud de los trabajadores”. Y hasta que este compromiso sea una prioridad para todos, la masacre continuará sin ser molestada.


Source: L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it.

*The article has been translated based on the content of L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!