Enfermeras indignas de la salud abren la puerta para que se vacunen los auxiliares


BarcelonaLas enfermeras de Cataluña se ponen de pie y no quieren que los técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAI) también vacunen contra el coronavirus. “Vacunar no es solo inyectarse una droga por vía intramuscular”, se quejan. El Departamento de Salud ha emitido una nota informativa esta semana autorizando a estos profesionales a pinchar las dosis debido al estado de la pandemia y la necesidad de mantener un ritmo ágil de inoculaciones, pero el grupo – asociaciones, sindicatos e incluso el Colegio Oficial de Enfermeras – desaprueba esta decisión en bloque. De hecho, el ministerio ha dado un paso atrás horas después y dijo que es una “medida preventiva” que capacitaría al TCAI para vacunar “si es necesario” pero no “no tiene planes de activarse en este momento”. . “En caso de que fuera necesario, siempre sería temporal”, dijeron fuentes de Salud a ACN, agregando que sería la misma estrategia que se ha seguido en otras ocasiones de la pandemia. Por ejemplo, cuando los estudiantes de medicina o enfermería apoyan el trabajo de otros profesionales.

Las enfermeras se quejan de que esta categoría profesional se utiliza en pleno verano, cuando la demanda de vacunas está disminuyendo por efecto de las vacaciones, y se oponen a compartir con el TCAI esta responsabilidad que defienden como propia e intransferible. . Las distintas entidades coinciden en calificar este tipo de traslado como “una violación de las competencias de enfermería” y, como “intrusión laboral”, advierten que puede suponer un “riesgo para la salud de la población” y exigen el cambio “de inmediato”.

La Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria (AIFiCC) ha denunciado que los auxiliares pueden administrar vacunas contra la covid y ha dicho que esta concesión es una falta de respeto a su profesión. Como ha defendido en un comunicado, la ralentización en la inoculación de dosis no es responsabilidad de las enfermeras, que están preparadas y dispuestas a asumir todos los turnos necesarios para ello. “Sabemos que muchas enfermeras son blanco de la campaña de vacunación y nunca han sido contactadas”, aseguran desde el sindicato de Enfermeras de Cataluña. Ante esta avalancha de críticas, Salut destacó que si se decidiera activar la medida, el TCAI debería haber realizado previamente un entrenamiento específico, punción bajo la supervisión de enfermeras y que no habría disponibilidad de otros grupos profesionales con la competencia para vacunar. y que los voluntarios ya se han postulado en las convocatorias que se han realizado.

Sin embargo, como si se tratara de una reacción en cadena, las distintas entidades que representan a las enfermeras se han ido posicionando en contra de la decisión y enfatizando que el liderazgo de todas las campañas de vacunación debe recaer en las enfermeras. En este sentido, recuerdan que la vacunación es una “competencia exclusiva” de la profesión y otras especialidades con formación universitaria, con el consenso de organismos colegiados y sociedades científicas y que, por ello, la nota emitida por la Dirección General de Profesionales de la Salud “ha carece de valor legal y por tanto no tiene carácter ejecutivo “.

“Procedimientos legales”

El Colegio Oficial de Enfermeras de Barcelona (COIB) ha advertido al Gobierno que tomará “las acciones necesarias” para evitar que los auxiliares vacunen porque “no hay argumento” que reconozca que los auxiliares pueden pinchar vacunas. “Ninguna institución o profesional puede dar permiso para ejercer las habilidades de una profesión a quienes no están capacitados para ejercerla”, argumentan.

Desde Enfermeras de Cataluña destacan que, además de puncionar la dosis en cuestión, la vacunación pasa por la gestión de las vacunas, como el control de la temperatura, que es clave en las vacunas covid, pero también la valoración individual de la persona y la resolución de dudas en el ante posibles efectos adversos. Necesidades que el TCAI no puede desarrollar, aseguran las enfermeras.

También el sindicato mayoritario de enfermería, Satse, denuncia que esta medida pone “en riesgo” la seguridad del paciente y de los trabajadores que no están calificados y que “se ven obligados a cometer un presunto delito de intrusión”. En un comunicado, la organización ha pedido a Sanidad “que no ceda a las presiones de los distintos colectivos asistenciales dependientes de la Generalitat, cuyo objetivo es abaratar costes, poniendo incluso en peligro la seguridad del paciente”, y advierte quién actuará judicial e individualmente contra cada uno trabajador no calificado sin facultades legales para administrar una vacuna.


Source: Ara.cat – Portada by www.ara.cat.

*The article has been translated based on the content of Ara.cat – Portada by www.ara.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!