¿Es el culto a la confianza una trampa para las mujeres?

Desde hace unos años, los eslóganes “ama tu cuerpo” o “aceptate como eres” se han hecho un hueco en las revistas femeninas, que de repente se han pasado a predicar “empoderamiento”. Un término del que se apropiaron las grandes empresas al descubrir un nuevo tipo de feminismo, uno que promueve el amor propio y el cuidado, y la aceptación de nuestras imperfecciones. Las sociólogas Shani Orgad y Rosalind Gill diseccionan este fenómeno al que denominan “cultura de confianza” en su libro del mismo nombre (Cultura de confianza).

“La confianza en uno mismo es el imperativo de nuestro tiempo. A medida que se amplían las desigualdades de género, raza y clase, se pide cada vez más a las mujeres que crean en sí mismas., escriben en la introducción de su libro. Las mujeres deben ser madres seguras de sí mismas y trabajadoras asertivas a tiempo completo. Según Shani Orgad y Rosalind Gill, estos mandatos corporativos individualistas y neoliberales solo reforzarían las creencias que pretenden deconstruir.

Nuevos dictados tomando fuerza

La aparición de este leitmotiv no es insignificante. “El momento no es casual, especialmente con la crisis económica. En el Reino Unido había una cultura muy fuerte de austeridad dirigida específicamente a las mujeres. Correspondía a las mujeres ser ahorrativas, volver a la artesanía tradicional y cultivar aquellas cualidades y disposiciones que necesitaban para sobrevivir en este período. Este movimiento realmente se cruzó con el feminismo y dio lugar a un feminismo muy neoliberal o individualizado: se trataba de empujar a las mujeres a centrarse en sí mismas y dejar de pensar que existen obstáculos estructurales”, explica Rosalind Gill.

El ejemplo más evidente es el de los anuncios que destacan la diversidad de cuerpos, etnias y religiones. Para los dos sociólogos, estas campañas publicitarias apenas se diferencian de las anteriores. Las empresas todavía explotan las inseguridades de las mujeres para vender productos. Además, estas campañas tienen un contenido posracial: hacen desaparecer nuestras diferencias para ponerlas al mismo nivel. Al mismo tiempo, se apropian de un lenguaje de justicia social. Por lo tanto, estar embarazada o tener una discapacidad implicaría los mismos problemas.

Suscríbete al boletín de Slate

Según Shani Orgad y Rosalind Gill, “la cultura de la confianza” se ha convertido en un culto, intocable. Porque de todos modos, ¿quién se rebelaría contra la confianza? Sin embargo, nuevos dictados se están afianzando. “Ser perfectosimplemente se convirtió “se Auténtico”.


Source: Slate.fr by www.slate.fr.

*The article has been translated based on the content of Slate.fr by www.slate.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!