¿Es hora de aceptar que no tenemos que volver a las oficinas?

La frase más utilizada en los últimos 18 meses es “tiempo sin precedentes”. Y sí, fue cierto, por un tiempo. Pero después de ese tiempo, el precedente no es una expresión adecuada.

Todo es diferente ahora

Por supuesto, todavía estamos pensando si usar una o dos máscaras en el supermercado, y si el apretón de manos está bien cuando saludamos a alguien a quien no hemos visto en vivo en unos meses. Pero en resumen, hicimos nuestro trabajo como de costumbre, solo que el zo solía ser de alguna manera diferente. Hemos alcanzado una nueva normalidad. Somos criaturas extremadamente adaptables y tratar de regresar al mundo como era antes de COVID-19 ahora es imposible, porque todo es diferente ahora. Este no es un regreso ordinario a la oficina después de la licencia por maternidad; estábamos todos juntos. Y juntos cambiamos el mundo.

Como escribió el autor Stephen Johnson, la mejor manera de proponer nuevas ideas es romper la rutina. Una cinta de correr rota nos detiene en el camino; nos da la oportunidad de ver a qué estamos acostumbrados, porque se ha convertido en una rutina, no porque haya algo bueno en lo que hemos estado haciendo. Esta ruptura global nos ha permitido rechazar prácticas inútiles e incluso destructivas en favor de algo que podría ser mejor. Ahora podemos decir que los últimos meses no han tenido precedentes. Tuvimos que aprender de nuevo a usar una fotocopiadora, redescubrimos los “placeres” de viajar al trabajo y, sinceramente, tuvimos que decidir si de verdad queríamos volver a la oficina.

Algunas personas no pueden hacer eso; hay demasiadas personas que quieren hablar sobre cosas que distraen del trabajo. Sin embargo, debido a la nostalgia que nos lleva a ignorar la mala iluminación, el aire reciclado, las miradas de otra persona por encima de nuestros hombros y un entorno que destruye la productividad, muchos de nosotros hemos regresado, o nos hemos visto obligados a regresar. Lo que encontramos allí fue unos momentos de novedades y un rápido regreso a una rutina que erradica la autonomía y nos vuelve a meter en la “jaula”. Después de todo lo que hemos pasado y aprendido, tal vez sea hora de decirnos a nosotros mismos que no tenemos que hacer eso. Ahora podemos hacer algo nuevo. La pandemia nos ha dado la libertad de erradicar nuestras expectativas. Piense por un momento en por qué está volviendo rápidamente a las cosas que hizo antes. ¿Son realmente lo mejor que puedes hacer? ¿O seguimos dando los siguientes pasos que definen nuestro nuevo mundo, sin las restricciones de cosas que fueron antes?

Fuente: Sciencefocus


Source: PC Press by pcpress.rs.

*The article has been translated based on the content of PC Press by pcpress.rs. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!