Esta manada es nuestro paraíso [METROTV]

CINCO niños del pueblo de Kuala Besar, Badang, en Kota Bharu, han tenido que hacer vacas para refugiarse después de que sus hogares hayan sido quemados durante los últimos ocho años.

Aún más tristemente, el “paraíso” de las vacas para toda la familia era demasiado pobre y había demasiado espacio, por lo que tenían que inclinar la cabeza cada vez que entraban a la cabaña.

De hecho, el piso de madera que alguna vez se utilizó como basurero para estiércol de vaca ahora es una cama familiar.

Nasarudin Mat Ali, de 39 años, dijo que estaba con su esposa, Nur Syazana Ali, de 30 años, y sus tres hijos, Mohamad Hakimi Nasarudin, de 13; Ni Najwa Balkis, de 8 años; y Naufal Basri, de 4 años, vivía con sus padres antes de quemar su casa en 2012.

“El incendio solo dejó viva la sala de estar y el incidente atrajo la atención de un representante de la gente en ese momento y ayudó a construir un hogar confortable.

“Pero como la casa fue construida con un espacio limitado y para no molestar a la familia, decidí hacer del rancho de mi padre un lugar para criar a cinco hijos”.

“Reparé el establo para que sirviera como refugio para nuestra familia de la lluvia y el sol usando madera extraída del resto de la casa”, dijo cuando se reunió ayer.

NASARUDIN (dos de la derecha) con los miembros de su familia. FOTO Hazira Ahmad Zaidi

Anteriormente, la familia recibió una visita de la Religión Islámica y la costumbre malaya, Kelantan (Maik) representó al Oficial de Comunicaciones Corporativas de MAIK, Mohd Norhisham Abdullah, que entrega ayuda de emergencia por valor de RM1,000 para ayudar a aliviar la carga.

Nasarudin dijo que las cabañas en las que vivían tampoco tenían baños y que cada vez que querían desaguarse o tenían que quedarse en la casa de su madre, a unos 40 metros (m) de la cabaña al mismo tiempo, la electricidad también estaba conectada a su casa.

“Más preocupante para mí y para mi esposa es que la cabaña ha sido infestada tres veces con serpientes venenosas y tiene que soportar el frío si llueve porque nuestra cabaña está inundada de fugas y baches”.

“Anteriormente, había solicitado asistencia para vivienda de e-love, pero no sabía su estado hasta ahora”, dijo.

El padre de tres hijos dijo que trabajaba para su familia para trabajar con su hermano menor, que trabajaba en un piso de mosaico por 50 RM por día, pero no estaba claro.

“Dado que el trabajo de contratar este piso de mosaico no siempre está disponible, también vendo agua de caña para satisfacer las necesidades de nuestra familia”, dijo.

Mientras tanto, Mohd Norhisham dijo que revisaría y revisaría la asistencia disponible para ayudar a aliviar la carga de esta familia.

“Además, también discutiremos la provisión de asistencia escolar para sus dos hijos que estudian en la Escuela Nacional Che Latiff y el estanque Gelang Mas, Pasir Mas”, dijo.

Las personas que deseen donar pueden comunicarse con Nasarudin Mat Ali al 017-9356578.

NASARUDIN (izquierda) con los miembros de su familia.  FOTO Hazira Ahmad Zaidi
NASARUDIN (izquierda) con los miembros de su familia. FOTO Hazira Ahmad Zaidi