Expertos en salud condenan el comportamiento estadounidense que impulsa Remdesivir