Historias de mortinatos: ‘Mi angustia al dar a luz a un bebé muerto’

  • Marie Claire cuenta con el apoyo de su audiencia. Cuando compra a través de enlaces en nuestro sitio, podemos ganar comisiones por algunos de los artículos que elija comprar.

  • En este mes de concientización sobre la muerte fetal y neonatal, la escritora Alice Olins describe cómo ella y su familia han aprendido a vivir con la pérdida después de que su hijo, Bear, nació muerto.

    Junio ​​marca el mes de la concientización sobre la muerte fetal y neonatal: 30 días completos dedicados a crear conciencia sobre la pérdida de un bebé. Las muertes neonatales y los mortinatos son más comunes de lo que cree, con uno de cada 250 embarazos que terminan en muerte fetal en el Reino Unido. Son 8 bebés todos los días.

    Tal pérdida es casi insondable. Aquí, una escritora, Alice Olins, comparte su historia: de dolor, desamor y esperanza.

    “Hace diez años, mi primer hijo, nuestro hijo Bear, murió dentro de mi útero en su fecha prevista de parto. Si quieres los detalles, era un bebé de buen tamaño, de casi 8 libras, con hombros anchos y cuadrados y una cabellera que lamía su frente en rizos castaños oscuros. El fue perfecto. Tenía los ojos cerrados.

    Antes de ese día, yo era un periodista de moda valiente e intrépido. Viví el cliché del sueño urbano con mi esposo en un apartamento de bisutería en el oeste de Londres: habíamos renovado, disfrutamos de una romántica boda en el campo y teníamos un gran moño en el horno. La vida estaba llena de expectación emocionada.

    Y luego, en un día frío de noviembre de 2010, por una razón que ningún médico ha podido explicar, nuestro pequeño falleció.

    Mi cuerpo, nuestra placenta, nos falló a los dos. Nos falló a todos. Porque eso es lo que pasa con una muerte tan impactante e inesperada: sus sombrías reverberaciones lo nublan todo: amistades, lazos familiares e incluso encuentros con extraños.

    No nos dimos cuenta del alcance de nuestro trauma personal en esos primeros días; simplemente miramos al vacío e hicimos lo que nos dijeron. Los médicos tienen un protocolo cuando una pareja sufre un mortinato tan tardío: una tableta para provocar el parto, una inducción un par de días después, el uso de una de sus salas de parto privadas y luego una rápida expulsión del sistema.

    Después de un parto natural relativamente rápido e increíblemente doloroso, di a luz a nuestro niño cuando grandes copos de nieve cayeron por la ventana.

    Cuando lo abrazamos y exploramos su cuerpecito perfecto, nos sentimos como padres normales. Y luego se lo llevaron: nuestro niño, nuestra carne, nuestro futuro imaginado, lo llevaron a un lugar diferente. Solo.

    ¿Quién sabía que podrías entrar en un lugar de tanto amor y dolor exactamente en el mismo momento? La vida se convirtió en un lugar dañado y alterado después del nacimiento de Bear. Todavía lo es en cierto sentido. ¿Cómo puedes experimentar ese dolor y luego encajar ordenadamente en tu antigua vida? No puedes.

    Tus amigos están ahí para ti, al menos la mayoría de los nuestros realmente lo estaban. Tarjetas, tantas tarjetas llegaron a nuestra casa. En las semanas posteriores a la salida del hospital, el cartero entregó dosis diarias de amabilidad y me obsesioné con esa solapa, solapa del buzón. Mi hermano hizo mejorar digitalmente nuestras fotografías de Bear para que pudiéramos exhibirlas con orgullo en casa: nuestro hijo, el niño que habíamos incinerado tres semanas después de su llegada a este mundo.

    Alice hoy con sus hijas, Pearl (derecha) y Tallulah

    Y luego, como estaba previsto, pasó el tiempo y algunos amigos dejaron de llamar. Peor aún, todas decidieron quedar embarazadas. No podía culparlos, por supuesto, pero los odiaba muchísimo. Odiaba su normalidad y sus estómagos hinchados. Y odiaba odiarlos tanto, a mis queridos amigos con los que me reí en Tailandia y viajé por Bali.

    ¿Cómo estaba viviendo en este infierno paralelo mientras ellos iban a trabajar y hacían la compra semanal de alimentos? Pero los que se quedaron son para siempre nuestros héroes. Porque la vida avanza, por mucho que yo no quisiera. Quería que fuera 2010 para siempre. Pero con cada año nuevo, Bear se alejaba cada vez más.

    Entonces, ¿cómo se siente ahora? Estoy viviendo el futuro que anhelaba: dos niñas sanas corriendo alrededor de mis pies, un negocio en crecimiento, tiempo en casa para escribir y un matrimonio que sobrevivió a tanta oscuridad. Pero todo sigue sin él. Para ser honesto, se siente bastante normal.

    Generalmente soy feliz y, sin embargo, el cambio en mí nunca se ha curado.

    Soy una versión más dura y menos tolerante de mi antiguo yo. Pero estoy feliz. Mis chicas están alegres. ¿Pero estarían aquí si no fuera por Bear? Ellos no lo harian. Entonces, ¿qué dice eso sobre su vida? No creo que nunca tenga las respuestas.

    Lo que puedo hacer es asegurarme de que su memoria brille intensamente.

    Y, inesperadamente, mis hijas Pearl, de cinco años, y Tallulah, de tres, son mejores que yo para mantener vivo su nombre. Firmamos una tarjeta de cumpleaños la semana pasada, y fue Pearl quien también escribió el nombre de Bear allí. Fue Pearl quien, cuando una tía le preguntó quién era su mejor amiga, dijo de inmediato: ‘Oso, mi hermano que vive en las estrellas’.

    No entiendo cómo funcionan sus pequeñas mentes, pero los niños son seres asombrosos, inocentes y bondadosos que se mueven por el amor. Y el amor es lo que mantiene a Bear profundamente dentro del corazón y el alma de nuestra familia. Después de su muerte, mi esposo dijo algo simple y profundo: ‘Bear nos hizo especiales’.

    Y creo que también ha hecho lo mismo por sus hermanas “.


    Source: Marie Claire by www.marieclaire.co.uk.

    *The article has been translated based on the content of Marie Claire by www.marieclaire.co.uk. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

    *We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

    *We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!