Juozas Jakavonis-Tiger: Después de soportar la tortura, vivió en campamentos difundiendo la luz.

Juramento de los diecinueve

J. Jakavonis, que nació en la aldea de Kasčiūnai, distrito de Varėna, el 10 de julio de 1925, tomó el juramento de guerrilla a la edad de 19 años, cuando comenzaron a formarse organizaciones clandestinas de avivamiento nacional al final de la ocupación alemana en Dzūkija.

El propio Tiger prestó juramento inspirado por un ex oficial de Lituania independiente que enseñó en Merkinė y llamó al general Daukantas.

Foto de Josvydas Elinskas / 15min / Juozas Jakavonis – Tigre

“Era una organización secreta de Kęstutis, juramos que no nos retiraríamos con los alemanes y permanecimos en el movimiento de lucha lituano”, dijo el partisano hace unos años.

La situación empeoró a mediados de julio de 1945, cuatro días después del vigésimo cumpleaños de Tiger.

“El 14 de julio, las primeras NKVD empezaron a atrapar, disparar a los jóvenes y nos dimos cuenta de que, mientras hablaba el general Daukantas, tendríamos que luchar”, dijo.

No se necesitó agitación, vimos lo que estaban haciendo y necesitábamos defendernos.

Comando en el patio de la casa

“Cerca de un centenar de hombres se reunieron en este patio. Ya teníamos armas y yo tenía rifle y municiones. Pasamos por Merkis hacia bosques aún más grandes y comenzó el partidismo ”, J. Jakavonis dijo sobre eventos posteriores.

En ese momento, los partisanos aún no sabían cómo organizar la resistencia, faltaban comandantes y experiencia.

“No había necesidad de agitación alguna, vimos lo que estaban haciendo (los rusos) y tuvimos que defendernos”, enfatizó J. Jakavonis.

Poco después, un residente local presentó al Tigre a Kazimieraitis, un teniente coronel del ejército independiente lituano, el teniente Juozas Vitkus, quien en ese momento era uno de los principales soldados y comandantes de los partisanos Dzūkija, que fundó el equipo Merkys.

Foto de los organizadores de la campaña / Juozas Vitkus-Kazimieraitis

Foto de los organizadores de la campaña / Juozas Vitkus-Kazimieraitis

Juntos, decidieron cavar un búnker e instalar un puesto de mando en la granja de los padres de Tigris en Kasčiūnai, en la ribera alta del río Merkys.

“Desenterramos el refugio, el hijo del capitán ayudó, otro vecino ayudó. Cavamos un escondite y ahí empezó. Comenzó a encontrarse con círculos que, como dije, se habían peleado todos. Apareció Adolfas Ramanauskas-Vanagas incluso más tarde, vio que ya tenemos bunkers para armar y organizar ”, recuerda J. Jakavonis.

Campana de la libertad

Posteriormente, A.Ramanauskas-Vanagas y J.Vitkus-Kazimieraitis comenzaron a publicar el periódico clandestino “Laisvės varpas”, ellos mismos imprimieron la publicación con máquinas de escribir, Tiger y otros ayudantes la reprodujeron con un rotador.

Kazimieraitis, que era el líder de la región partisana en el sur de Lituania en julio de 1946, resultó gravemente herido en la batalla de Žaliamiškis y murió.

Foto de G.Pigagaitė / Gražina Pigagaitė en 1947. fotografiada por Adolfas Ramanauskas-Vanagas con halcones.

Foto de G.Pigagaitė / Gražina Pigagaitė en 1947. fotografiada por Adolfas Ramanauskas-Vanagas con halcones.

A. Ramanauskas-Vanagas, que dirigía el equipo de Merkys y sus camaradas, continuó viviendo en el puesto de mando establecido en la granja de los Tigres, J. Jakavonis desempeñó las funciones de oficial de enlace del estado mayor y distribuyó la prensa clandestina.

J. Jakavonis fue arrestado el 8 de diciembre de 1946, mientras distribuía la prensa, en una granja vecina.

“En la iglesia, pregunté, sonaba una campana. La primera misa, y estuve esparcido como un pájaro toda la noche ”, J. Jakavonis contó sobre la primera noche con las manos entrelazadas.

Según el historiador Algis Kašėta, alcalde del distrito de Varėna, este episodio es uno de los más importantes en la historia de Tiger.

Justificada la confianza

“El destino de los principales comandantes partisanos lituanos estaba en manos de este joven en ese momento. En ese momento, resultó que cuando fue arrestado, Adolfas Ramanauskas-Vanagas y sus compañeros no tuvieron la oportunidad de moverse rápidamente para el nuevo cuartel general, no había opción de respaldo. El ejército de la NKVD estaba furioso y era muy difícil ir a otro lado. Se arriesgaron y esto se refleja en el diario de la sede de la colección Merkys, donde Vanagas escribe muy claramente que él cree que el Tigre no traicionará y perseverará ”, dijo A. Kašėta.

Foto de R.Averkienė / Visita del presidente a la aldea de Kasčiūnai

Foto de R.Averkienė / Visita del presidente a la aldea de Kasčiūnai

Los partisanos ya sabían en ese momento que sus compañeros en manos soviéticas estaban condenados a la brutal tortura que habían roto algunos de los combatientes, oficiales de enlace o oficiales de enlace.

Ese frágil joven de unos veinte años tenía en sus manos el futuro de la capacidad del condado de Dainava para organizar la pelea.

“A pesar de que fue una tortura inhumana, Juozas, aunque mentiroso, aguantó y confirmó esa creencia. Aunque era extremadamente arriesgado confiar en ella, porque la gente no conoce sus características físicas y psicológicas en situaciones como la tortura animal – refinado y perfeccionado por la NKVD ”, dijo A. Kašėta.

“Ese frágil joven de unos veinte años tenía en sus manos el futuro de la capacidad del distrito de Dainava para organizar la lucha. Porque Vanagas, quien más tarde se convirtió en uno de los principales signatarios de la declaración del Movimiento de Lucha por la Libertad de Lituania del 16 de febrero de 1949 y el comandante de las Fuerzas de Defensa Partidistas, tuvieron la oportunidad de organizar con éxito la lucha durante muchos años. Ese episodio es muy importante ”, dijo el historiador.

Después de un mes de tortura en Merkinė y Varėna, J. Jakavonis fue trasladado a Vilnius. Continuó siendo torturado en la prisión KGB de Lukiškės de la capital y en las oficinas de los interrogadores, pero no extraditó a ninguno de sus compañeros.

Enfoque budista

El tribunal militar bolchevique condenó a Jakavonis a prisiones siberianas – campos y exilio, donde pasó el resto de su juventud desde 1946 hasta 1959. Trabajó en Kolyma cobre y otras minas.

“No había una salud muy fuerte, ni pulmones fuertes (…), pero una voluntad muy fuerte. El optimismo, la capacidad de disfrutar la vida y no tener ese resentimiento o enojo por algo, fue probablemente la mejor medicina para él ”, A. Kašėta discutió.

Foto de R.Averkienė / Juozas Jakavonis

Foto de R.Averkienė / Juozas Jakavonis

Estas cualidades innatas, según historiadores y contemporáneos, ayudaron al Tigre a sobrevivir en el exilio y después de regresar a Lituania.

“Miró la visión del Dalai Lama sobre el régimen chino: el régimen totalitario privó al Dalai Lama de su tierra natal, pero los miró con compasión. Creo que Juozukas, aunque puede que no conociera la filosofía del Dalai Lama, siguió uno similar ”, dijo el historiador, que ahora es el alcalde del distrito de Varėna.

Cuando regresé del exilio, no fue fácil volver a vivir en libertad, encontrar trabajo.

“Juozas dijo que era un momento difícil, porque Lituania parecía un país de ensueño. Regresar solo a tu patria es un gran bien. Lo buscó y regresó a la primera oportunidad, pero como muchos ex presos políticos, tuvo que experimentar la actitud de los líderes del gobierno local, la renuencia a comunicarse y ayudar a esas personas. Pero con la ayuda de buenas personas, se estableció y encontró un trabajo, aunque después de eso sintió el aliento de las estructuras represivas en la espalda todo el tiempo ”. dijo A. Kašėta.

Foto de archivo personal / Angela Jakavonytė y hermana Birutė con los padres Juozas y Zosia Jakavonis

Foto de archivo personal / Angela Jakavonytė y hermana Birutė con los padres Juozas y Zosia Jakavonis

Renacido junto con Lituania

A finales de los años ochenta, cuando las primeras plántulas del Renacimiento comenzaron a brotar en Lituania, A. Kašėta, un joven estudiante de historia, comenzó a comunicarse con los partidarios de Dzūkija.

“Juozas y yo nos conocemos desde 1988. Yo estudiaba historia en ese momento, era un miembro activo de los Sąjūdis y comencé a recopilar material sobre partisanos, ya que esto ya era posible con el comienzo del Renacimiento. Juozukas era muy sincero y Inmediatamente sentimos confianza y simpatía el uno por el otro “, recordó.

Desde los primeros días de los Sąjūdis, J. Jakavonis participó activamente en las actividades del Avivamiento, participó en eventos locales, habló con la comunidad y compartió recuerdos con los estudiantes. Se desarrolló aún más después de que Lituania recuperó su independencia.

“Juozukas no solo era un luchador, sino también un creador. Sintió especialmente ese segundo aliento, la oportunidad de realizarse más ampliamente cuando se restauró la sede en su granja en Kasčiūnai. Luego, muchas personas comenzaron a visitar, en grupos, individualmente , y conoció a todos como el invitado más querido. Seguía contando, respondiendo preguntas y tenía una historia viva. Creo que dejó una gran huella en más de cien personas, jóvenes, cadetes “, dijo A. Kašėta.

En 1994, la Unión Lituana de Presos Políticos y Deportados otorgó a J. Jakavonis la Cruz de la Resistencia, y en 1995, la Nation Foundation (EE. UU.) Agradeció los testimonios de la historia viva.

En 1998, por decreto del presidente V.Adamkus, se le concedió la Orden de la Cruz Vytis de 3er grado y ese mismo año se le concedió gracias a Lituania. En 2000, recibió la Medalla del Creador del Ejército de Lituania de manos de V.Adamkus.

En 1999, recibió el título de Miembro de Honor del Gimnasio Alytus A. Ramanauskas-Vanagas. En 2018, fue honrado con la insignia de honor de la Municipalidad del Distrito de Varėna “Por Méritos a la Región de Varėna”.

Foto de archivo personal / Angela Jakavonytė y hermana Birutė con los padres Juozas y Zosia Jakavonis

Foto de archivo personal / Angela Jakavonytė y hermana Birutė con los padres Juozas y Zosia Jakavonis

2005 Juozas Jakavonis publica un libro de memorias “Cerca de la muerte”. Él y su esposa, Zose, criaron a dos hijas, Angela y Biruta.

Hace un par de semanas, Angelė Jakavonytė anunció que J. Jakavonis-Tiger se había enfermado de COVID-19 y había sido ingresado en las clínicas de Vilnius Santara. El pasado martes 23 de noviembre J. Jakavonis falleció en el hospital. Cumplió 96 en julio de este año.

“Juozukas acaba de unirse a sus compañeros de lucha, el honorable ejército lituano, y ahora nos observa desde fuera”, dice A. Kašėta.


Source: 15min.lt – suprasti akimirksniu | RSS by www.15min.lt.

*The article has been translated based on the content of 15min.lt – suprasti akimirksniu | RSS by www.15min.lt. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!