La carne o los sucedáneos de la carne de imitación no son necesariamente más saludables


Ya no es un secreto, la cría y la industria agroalimentaria contribuyen mucho al cambio climático. Durante los últimos 25 años, el equivalente a la superficie de la India ha sido deforestado y reemplazado por ganado.

Reducir su consumo individual de carne se considera cada vez más la solución adecuada para ayudar a mejorar la situación. Según una encuesta de Red de Acción Climática (RAC) El 96% de los franceses encuestados afirma consumir carne, pero no necesariamente todos los días, y el 48% afirma haber reducido su consumo en los últimos tres años, por su salud, bienestar animal y la causa medioambiental.

Esta caída en el consumo de carne se ve facilitada por la oferta cada vez mayor de productos elaborados a partir de proteínas vegetales. Aún así, según el RAC, los franceses están recurriendo abrumadoramente (87%) a proteínas vegetales crudas o muy poco procesadas (lentejas, garbanzos, pasta integral, etc.), muy por delante de alternativas aún poco comunes como carne sintética o insectos.

Sin embargo, estos están ganando cada vez más terreno en los estantes de nuestros supermercados y el marketing se basa en gran medida en el argumento de la salud. Saman Javed entrevistó a un panel de nutricionistas para la revista El independiente para tratar de desenredar lo verdadero de lo falso.

Primero comparó el contenido de nutrientes de un trozo de pollo con tres marcas diferentes de sustitutos. Para la alternativa a base de hongos fermentados, el pollo es más rico en proteínas y la mitad de sal, por lo tanto más saludable; la alternativa de la soja es menos salada y más calórica. En cuanto a la imitación de la carne molida, es un poco más grasosa, más salada y calórica mientras se elabora con agua y guisantes.

Vegetarianos o no, los productos ultraprocesados ​​tienen más probabilidades de contener aditivos y conservantes y perder valor nutricional con el procesamiento industrial.

Para beneficiarse de una buena alternativa vegetal a las proteínas animales, con aportes de hierro, zinc y vitamina B12, es mejor acudir a los frijoles, lentejas, frutos secos y algas. La conclusión es que, si pueden ayudar a reducir el consumo de carne, las alternativas deben consumirse con moderación, como todos los demás productos ultraprocesados ​​en nuestros supermercados.


Source: Slate.fr by www.slate.fr.

*The article has been translated based on the content of Slate.fr by www.slate.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!