La casa de vacaciones que se integra con la naturaleza

Dos techos cubiertos de hierba que se cruzan uno dentro del otro es lo que se enfoca a la primera vista del casa de vacaciones en el suroeste deIslandia, propiedad de un par de artistas muy conocidos localmente, la cantautora danesa Tina Dickow y la multiinstrumentista y compositora islandesa Helgi Jónsson.

El edificio diseñado por estudio Krads fue completamente rodeado de vegetación por minimizar su impacto en el medio ambiente circundante. El revestimiento de madera ennegrecida del exterior ayuda a camuflar mejor la casa, mientras que el techo de césped Constituye uno de los accesos al interior de la casa: cubierto de césped y musgo local, desciende hasta el nivel del suelo, al pie de un cobertizo cubierto.

De hecho, la casa está ubicada cerca del lago Þingvallavatn y su La ubicación también se ha elegido cuidadosamente para proporcionar vistas precisas del paisaje. Hacia el norte, el edificio se eleva sobre el matorral bajo para ofrecer una vista sin obstáculos del lago y el monte Skjald-breið desde la sala principal de la casa. En la dirección opuesta, la sala principal siempre se abre a una terraza orientada al suroeste rodeada de árboles. Desde aquí, se pueden ver los montes Jórutindur y Hátindur.

Cuadro Marine Thorlacius

La base de hormigón descansa sobre tres planos escalonados que siguen el movimiento del suelo. La entrada conduce directamente a la cocina y comedor diáfanos, caracterizados por un techo inclinado de madera que realza la verticalidad del entorno.

Una sala de estar junto al comedor está flanqueada por grandes ventanales que enmarcan la vista panorámica del lago. Se han creado asientos adicionales desde el piso, mientras que una bañera rectangular emerge justo al lado de la sala de estar, diseñada para transformarse en un sofá cama cuando sea necesario. Una escalera que parte de la cocina sube al entrepiso multifuncional, donde se ha organizado una zona de relax y una zona de dormitorio. Desde aquí también hay acceso al exterior, hacia el césped de la azotea.

Para caracterizar los colores de toda la casa es una paleta dominada por materiales y colores naturales, elegido deliberadamente para centrar la atención en el paisaje y crear un fuerte vínculo con el entorno circundante. Una sugerencia bien subrayada también gracias al uso intenso de la madera que, junto con los tejidos y la piel para el mobiliario, calienta todos los ambientes. Un refugio de verano que hace del arte del camuflaje su rasgo distintivo.

VER TAMBIÉN:

La casa de campo es un gran espacio abierto en contacto con la naturaleza.

Wonderland: la casa londinense de la arquitecta Sally Mackereth

Áreas comunes, sala de juegos y torneos de cartas: en Milán el loft de la convivencia

Living © REPRODUCCIÓN RESERVADA


Source: Living by living.corriere.it.

*The article has been translated based on the content of Living by living.corriere.it. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!