La depresión adulta se puede predecir en la juventud


Los trastornos psiconeurológicos surgen de una combinación de causas externas e internas: externas son las circunstancias de la vida, internas son las características innatas del sistema nervioso. Algunas de sus características aparecen poco después del nacimiento del niño. Por ejemplo, dos bebés diferentes a menudo reaccionan de manera diferente al mismo objeto, al mismo juguete: uno se ríe y lo toma con las manos, mientras que el otro de repente se asusta y comienza a llorar. Y el punto aquí no es necesariamente un estado de ánimo fugaz. Es solo que uno tiene retraso mental, y este es el que a menudo tiene miedo; el otro, por el contrario, es desinhibido, suele estar contento con todo lo que le muestras.

Se sabe que aquellos que han mostrado inhibición en la infancia, más tarde (es decir, en la adolescencia) desarrollan ansiedad crónica, especialmente con respecto a la vida social. La ansiedad va de la mano con la depresión: las personas ansiosas tienen entre un 50 y un 60 % más de probabilidades de estar deprimidas a medida que envejecen que las que no. Sin embargo, para evaluar con mayor precisión la probabilidad de depresión, necesita saber algo más sobre la psique, además del letargo y la ansiedad.

Personal de la Universidad de Maryland Universidad de Texas en Dallas y el Instituto Nacional de Salud Mental siguió a 165 personas nacidas entre 1989 y 1993 durante más de veinte años. Comenzaron a observarlos cuando tenían alrededor de cuatro meses: fueron evaluados por retraso mental. Cuando se convirtieron en adolescentes, se les invitó a que les examinaran el cerebro mediante imágenes de resonancia magnética funcional. En la máquina de tomografía, tenían que realizar una determinada tarea, por la que recibían una pequeña cantidad de dinero. La anticipación de una recompensa generalmente activa un complejo de centros nerviosos en el cerebro llamado sistema de recompensa. El sistema de refuerzo incluye algunas áreas del cuerpo estriado, que son bastante lentas en adultos con depresión; se sabe que la depresión está asociada con anomalías en el sistema de refuerzo.

En los adolescentes del experimento, el cuerpo estriado reaccionó de manera diferente al dinero, algunos más fuertes, otros más débiles. A la edad de veintiséis años, algunos participantes en el estudio mostraron síntomas depresivos evidentes: estos eran aquellos que habían mostrado retraso mental desde la infancia y cuyo cuerpo estriado respondía menos a la recompensa inminente durante la adolescencia. Para la ansiedad no se encontró tal relación, es decir, no dependía de la actividad del cuerpo estriado. Es decir, si intenta predecir el futuro mental, junto con la inhibición / no inhibición, debe analizar no la ansiedad, sino las características del sistema de refuerzo, más precisamente, uno de sus centros. Y si todo esto puede analizarse incluso para un adolescente, entonces, habiendo madurado, ya sabrá qué sorpresas de la psique debe esperar y cómo evitarlas.

Resultados de la investigación publicados en JAMA Psiquiatría.


Source: Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru.

*The article has been translated based on the content of Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!