La gira europea de Biden ha devuelto a Estados Unidos a sus aliados occidentales y ha trazado líneas rojas con Putin.


La visita del presidente Joe Biden a Europa, su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo en enero, incluyó una serie de cumbres que comenzaron con el G7 y una conferencia de la OTAN donde se reunió con los aliados europeos de Estados Unidos y terminó con un encuentro cara a cara. con el presidente ruso Vladimir Putin.

El mensaje que pretendía Biden era distinguirse claramente como la antítesis de su predecesor aislacionista y tremendamente impredecible, Donald Trump, y asegurar a la alianza occidental que Estados Unidos “está de vuelta” y listo para liderar.

La Cumbre de la OTAN del 14 de junio en Bruselas fue la primera de Biden como presidente y le dio la oportunidad de reunirse con los otros 29 líderes de la OTAN. Durante las discusiones con sus homólogos, Biden pudo calmar muchas de las tensiones políticas internas que se habían acumulado como resultado de la constante beligerancia de Trump hacia sus propios socios transatlánticos al asegurar a los aliados de la OTAN que Estados Unidos estaba comprometido con el artículo 5 del tratado de la alianza. – el compromiso de todos los miembros de defender a todos los que pertenecen a la OTAN en caso de que uno de ellos sea atacado.

Biden llamó al artículo 5 “una obligación sagrada” era diametralmente diferente de los comentarios de Trump acerca de que la OTAN es “obsoleta”. Lo más importante es que los líderes de la OTAN acordaron actualizar el antiguo Concepto Estratégico de hace una década para fines del próximo año. Revitalizar las prioridades de la Alianza es crucial, ya que una lista actualizada permitirá a la comunidad transatlántica hacer frente de manera eficaz al entorno de seguridad en constante cambio y a los desafíos a la seguridad euroatlántica.

Nombrar a Rusia y China como los principales adversarios de la OTAN proporcionó una idea clara sobre dónde centrará su atención la Alianza en los próximos años. Además, los líderes de la OTAN también discutieron la inclusión de ataques híbridos y piratería en la lista de motivos que podrían usarse para invocar el Artículo 5.

El presidente Biden también se reunió con los principales líderes de la UE y discutió los valores y desafíos comunes compartidos, incluido el cambio climático, el comercio y COVID-19. Junto con los presidentes del Consejo Europeo y la Comisión, Biden llegó a un acuerdo que puso fin a una disputa comercial de 16 años entre Boeing y Airbus y suspendió los aranceles sobre productos estadounidenses y europeos durante cinco años.

Si bien estas medidas tienen como objetivo ayudar a ambas economías, también están diseñadas para brindar a ambas partes más espacio para centrarse en China y desarrollar una estrategia conjunta para contrarrestar su auge económico y las prácticas malignas del mercado. Biden está tomando el camino correcto en este sentido, ya que la UE tiene un papel que desempeñar con sus profundos lazos comerciales con China.

Si bien el enfoque de Biden en China ha sido evidente desde que asumió el cargo y ahora ha ganado impulso, algunos países del antiguo bloque del este en Europa están preocupados de que la intención de los estadounidenses de solicitar apoyo aliado para contrarrestar el desafío representado por China podría poner en peligro su seguridad, como se sienten más vulnerables a una amenaza rusa.

Después de la cumbre UE-EE. UU. En Bruselas, Biden procedió a una reunión ampliamente discutida con Putin en Ginebra. Después de sus conversaciones, ambos líderes cortésmente “acordaron estar en desacuerdo” sobre varios temas, según sus declaraciones en conferencias de prensa separadas.

Ambos admitieron que las relaciones bilaterales están en su peor momento desde la Guerra Fría, pero que ambos querían mejorar la situación. Biden y Putin dieron un paso pequeño, pero significativo, para enfriar las tensiones al acordar enviar a sus respectivos embajadores de regreso a Washington y Moscú después de que ambos fueran retirados. Este primer paso muestra que cada lado está listo para restablecer algún tipo de diálogo directo.

Biden y Putin también acordaron lanzar un “diálogo de estabilidad estratégica” para discutir el control de armas y enfocarse en la ciberseguridad. Biden dijo que le dio a Putin una “lista de 16 entidades específicas definidas como infraestructura crítica” que están fuera del alcance de cualquier ataque y advirtió que desataría las formidibles capacidades de guerra cibernética de Estados Unidos si fuera necesario.

Esta declaración podría indicar una posible escalada de conflictos cibernéticos en el futuro, ya que Rusia no es el único actor maligno en este campo de batalla en particular. La administración Biden ya ha comenzado a actuar para reducir la vulnerabilidad del país a los ciberataques después de que los ataques de ransomware rastreados hasta Rusia destruyeron el Oleoducto Colonial de EE. UU. En mayo.

Biden también presionó a Putin sobre el tema de los derechos humanos, incluido el encarcelamiento de rivales políticos como Alexei Navalny. Putin, sin embargo, no va a cambiar su comportamiento y, en este sentido, Putin es muy consciente del apoyo que obtiene en casa en un 67% en mayo, mientras que el 54% de la sociedad rusa percibe a Estados Unidos de manera negativa.

Durante su conferencia de prensa, Putin simplemente continuó con su habitual whataboutism, enumerando contraacusaciones en lugar de responder. No se puede esperar nada más de un hombre que ha tenido un férreo control sobre el poder en su país durante 21 años. El hecho es que la Rusia de Putin nunca admite errores pasados, presentes o futuros.

En general, no se hicieron grandes promesas después de la cumbre Biden-Putin, lo cual no es inesperado considerando que no se puede llegar a un acuerdo en los muchos frentes en disputa después de una reunión. Es importante que se haya establecido un diálogo cortés. Sin uno, no se puede encontrar una solución a la escalada de tensiones o conflictos.

Tanto Putin como Biden son conscientes de su responsabilidad por la “estabilidad estratégica” y la necesidad de mantener su relación “estable y predecible” como líderes de los dos países con las mayores reservas de armas nucleares del mundo.

La gira de Biden por Europa dejó en claro que la política exterior estadounidense está haciendo un gran regreso después de los tumultuosos años de Trump y que Estados Unidos ahora está listo para enfrentar los desafíos globales actuales junto con sus aliados.

Se establecieron líneas rojas. Ahora, no depende solo de Estados Unidos, sino de construir una respuesta conjunta y adecuada con sus aliados. Esto será crucial para la seguridad euroatlántica y una asociación transatlántica resistente. Solo juntos pueden obstaculizar las tendencias expansionistas y las políticas agresivas de los actores autoritarios que continúan amenazando el concepto de democracia occidental.

Si bien un reinicio en las relaciones transatlánticas es sin duda un mensaje positivo para los líderes europeos, no deben olvidarse de las lecciones aprendidas de la era Trump. Durante su mandato, comenzó a debatirse ampliamente la necesidad de una mayor autonomía europea. Sería una lástima que estos esfuerzos, fuera de conformidad, volvieran al olvido. Los líderes europeos deben recordar que una elección en los Estados Unidos podría algún día recalibrar por completo las posiciones políticas de Washington.

*El artículo fue escrito en cooperación con la Cumbre Europea de Praga, que tendrá lugar en Praga del 12 al 14 de julio de 2021.


Source: New Europe by www.neweurope.eu.

*The article has been translated based on the content of New Europe by www.neweurope.eu. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!