La impactante propuesta de los Hermanos de Italia en Abruzzo: “Entierro de fetos incluso sin el consentimiento de los padres”


El escándalo del cementerio de los fetos en Roma no nos ha enseñado nada. Después de un año, la misma historia se repite, esta vez en Abruzzo, con un proyecto de ley que prevé el entierro de los fetos menores de 28 semanas en un área específica del cementerio, independientemente de los deseos de los padres. De hecho, el entierro en un cementerio católico se convertiría en una opción obligatoria independientemente de la fe de la mujer. La propuesta fue elaborada por tres directores, todos hombres, pertenecientes al partido Hermanos de Italia, Mario Quaglieri, Guerino Testa y Umberto D’Annuntiis.

“Pretendemos llenar un vacío regulatorio importante en esta región, para que se afirme el derecho a un entierro digno a todas aquellas criaturas que no han logrado venir al mundo, identificándolas como vida”, explicaron. El objetivo es intervenir en el reglamento policial mortuorio de 1990. Que, si el feto tiene entre 20 y 28 semanas de gestación, la ASL se encargará de enterrarlo. En el caso de presunta edad menor a 20 semanas, en cambio, el entierro es opcional y la solicitud debe ser cumplimentada por los padres dentro de las 24 horas siguientes a la expulsión del feto. Los consejeros quieren intervenir en este punto, evitando que los productos de la concepción se eliminen como residuos. “Creemos que la disposición tiene un valor humano y simbólico inconmensurable”, dijeron.

Por tanto, la propuesta prevé que la solicitud de inhumación también la puedan realizar los familiares hasta el segundo grado (hermanos y abuelos). Según Quaglieri, Testa y D’Annuntiis, otro propósito de la disposición es proteger “a aquellas mujeres que ya han sufrido un trauma mayor con la pérdida de su hijo, evitando que sufran otro con el descubrimiento, a menudo tardío, de que el feto se eliminarse con residuos especiales ».

La reacción de las asociaciones y colectivos feministas fue inmediata. “Esta propuesta surge a raíz de lo que ya ha sucedido en Lombardía primero y luego en Véneto y está claro que esta opción política se inscribe en un diseño fundamentalista católico de derecha más amplio, estrechamente vinculado a los movimientos de no elección”, denuncia el colectivo Abruzzese Fuera de género. La asociación Laiga 194 también se movilizó: “Mantenemos la atención en Abruzzo en vista de la reanudación del proceso del proyecto de ley”, escribió. Tampoco faltaron las críticas desde la política. «Preferimos señalar con el dedo a las mujeres en lugar de ayudarlas y apoyarlas en momentos de extrema fragilidad. Sin embargo, habría una avalancha de iniciativas que la centro-derecha podría tomar para una seria defensa de los derechos civiles y promover la igualdad de género. En cambio, puntualmente, optan por mirar en la dirección opuesta », dice la consejera regional del Movimiento 5 estrellas Sara Marcozzi. Mientras que el Departamento de Políticas de Género de los Jóvenes Demócratas de Abruzzo habla de “un innoble y cobarde ataque al derecho a la autodeterminación de las mujeres”. Posición similar a la de Maria Franca D’Agostino, presidenta de la Comisión Regional de Igualdad de Oportunidades, quien rechazó el texto por considerarlo inconstitucional e ilegítimo: “El avance y la evolución del contexto normativo deben introducir salvaguardas, pero sobre todo respeto a la persona. en su totalidad, tanto en cuerpo como en espíritu, toda mujer que se enfrente a la experiencia traumática del aborto debe ser protegida en su integridad ».

Abruzzo no es nuevo en tales opciones. Hace unos meses, el presidente Marco Marsilio (FdI) había enviado una circular a toda la Asl local oponiéndose a la administración de la píldora abortiva Ru486 y recomendando no interrumpir el embarazo en las clínicas. Por tanto, negarse a seguir las directrices ministeriales, según las cuales el fármaco abortivo puede utilizarse para interrumpir el embarazo hasta la novena semana y sin necesidad de hospitalización. El aborto farmacológico, entre otras cosas, es un procedimiento médico aprobado por el Consejo Superior de Salud y la Agencia Italiana de Medicamentos, a pesar de que algunas Regiones intentan obstaculizarlo cíclicamente. Y nuevamente en Abruzzo, en marzo de 2020 y en medio de la pandemia, se aprobó una moción que preveía la plantación de un árbol por cada interrupción voluntaria o espontánea del embarazo.

Una vez más, la autodeterminación de las mujeres está siendo atacada. Pretendiendo elegir en su lugar, tratando de impedirles el acceso al aborto, partiendo del supuesto – universalizado – de que quienes optan por interrumpir un embarazo viven mal la decisión (solo sigue el colectivo “Ivg, me hago un aborto y estoy bien “pensarlo de nuevo). Y luego, una vez más, vale la pena recordar: «Mi cuerpo, mi elección».


Source: L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it.

*The article has been translated based on the content of L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!