La mayoría cojea sobre Libia

ZUMAPRESS.com / AGF

22/01/2020 Nápoles, el periodista Sandro Ruotolo es el candidato de centroizquierda para los suplementos al Senado en Campania

No hay paz para la mayoría del gobierno dividido entre sus almas y colgado en la cruz de los números. Cerrado un frente, otro se abre. Alta tensión durante todo el día en el refinanciamiento de misiones internacionales, incluida Libia, que a media tarde, entre reuniones, consejos y reuniones, aterrizó en la sala del Senado. Partido bajo malos auspicios, terminó mejor: luz verde en todas las misiones para 2020, excluyendo el dolor del “entrenamiento y educación” de los militares de la guardia costera libia. En la “carta 22”, la mayoría pierde piezas: se detiene en 142 con 14 deserciones, 12 mayorías y dos oposiciones, lejos de la mayoría absoluta, y pierde a Leu en la calle. Pero respire: no se hunde, no necesita la muleta del centro-derecha. Al final no hay 3 Pd en casa (Verducci, D’Arienzo, Valente), 6 Leu (De Petris, Grasso, Errani, La Forgia más Ruotolo y Nugnes), la parrilla Mantero, luego De Bonis y De Falco, Martelli y Emma Bonino.

El hecho es que el paquete fue parte de la renovación del acuerdo con la guardia costera libia. Un punto doloroso: el de los barcos migrantes interceptados frente a la costa sahariana con pasajeros llevados a los centros de detención, donde el respeto por los derechos humanos es una quimera y se apagan las luces de los observadores internacionales y las ONG. Un punto que amenaza con el fin de provocar un terremoto político. Y para desatar, en el ejecutivo, la tormenta perfecta. O bien, el hombre del saco de la ayuda del centro-derecha: desde FdI, Lega y Fi, el sí a las misiones es claro. Una alternativa peor que la otra.

Unas horas antes, el informe sobre el mismo tema fue aprobado casi por unanimidad en el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de Montecitorio con la abstención de Laura Boldrini y los renzianos. Gennaro Migliore di Italia Viva explica: “Estamos totalmente de acuerdo con las misiones internacionales, incluida la de Libia, pero no podemos dar dinero a su guardia costera. No podemos ignorar las muchas quejas contra ellos. “Todo el día persiguen rumores sobre el” paquete libio “. Leu anuncia la solicitud de votar el texto en partes separadas. Loredana De Petris lo solicitó en el hemiciclo, recordando” tortura y violencia contra las mujeres “y Emma Bonino. Abacus plantea hasta 16 posibles deserciones El texto se divide en dos resoluciones: una en las cinco nuevas misiones y otra en la extensión de las antiguas, incluida Libia, en las que se encienden los focos.

En la sala del tribunal, Francesco Verducci motiva su no: “La financiación de la guardia costera libia perjudica la reputación y autoridad de Italia”. Emma Bonino es una apasionada: “No me obligues a abandonar el aula para no votar todos juntos, hay misiones que apoyo. Pero “mar seguro” es una expresión macabra. No hay guardacostas libia, hay milicias. Necesitamos restablecer nuestras relaciones con Libia “. La ex ministra de Defensa, Roberta Pinotti, Pd, plantea una pregunta retórica:” Todos estamos conmocionados por las historias de lo que está sucediendo en los centros libios, pero estamos seguros de que al no intervenir la situación mejora? “. Casini recuerda la caída de Nassiryia:” La relevancia internacional de Italia se debe a las misiones militares y de mantenimiento de la paz “. El dem Alessandro Alfieri asegura:” Debemos jugar los juegos en el lecho de la UE y la OTAN, nos haremos cargo de derechos humanos como ya en Kosovo y en el mundo árabe “.

La mediación se resume en la forma de una agenda de los renzianos, preparada por Laura Garavini, que compromete al gobierno a modificar el memorando con las autoridades libias de 2017 “en la dirección del respeto a los derechos humanos y la mayor presencia de organizaciones internacionales” También en los centros de recepción de migrantes. En resumen, una posible salida del callejón sin salida. Pase, pero no Leu compacto.

El centro-derecha tiene un juego fácil de encajar en las grietas amarillas y rojas. Adolfo Urso (FdI): “Basta de hipocresía y demagogia”. El italiano Maurizio Gasparri subraya la “falta de homogeneidad de la mayoría”, la política exterior que no existe y en materia de derechos humanos ha vuelto “¿entonces China?”. Conclusión no publicada: “Estamos con las fuerzas armadas”. El jugador de la Liga del Norte, Massimo Candura, invoca la asertividad: “Política de rendición suficiente”. Concluye la Cinquestelle Fabrizio Ortis, con el convencido sí de su partido. Termina en la noche. Después de tambalearse, la mayoría permanece en pie.