La montaña de desechos de la moda desechable

Chile es conocido en todo el mundo por sus increíbles cadenas montañosas, con hasta 22 montañas que superan los 6.000 metros. Pero hay una montaña ubicada en el desierto de Atacama que es diferente a las demás: una montaña de ropa sin usar, que cubre las dunas del desierto. Un mar de Moda rapida.

Cada año terminan en Chile 39.000 toneladas de ropa que no se pueden vender en Estados Unidos ni en Europa y por eso ocupan un enorme espacio del desierto.

La montaña de ropa está formada por prendas creadas en China y Bangladesh para tiendas de Estados Unidos, Europa y Asia. Cuando las prendas no se compran, se transportan al puerto de Iquique en Chile (alrededor de 59.000 toneladas de prendas al año), donde se revenden a otros países latinoamericanos.

Pero ante el crecimiento de la cantidad de ropa de bajo coste producida en Asia para marcas capaces de ofrecer unas cincuenta nuevas colecciones al año, el circuito está congestionado y los residuos textiles se acumulan de forma exponencial.

De esta forma, más de 39 mil toneladas de residuos se almacenan en rellenos sanitarios ilegales en Alto Hospicio, localidad de las afueras de Iquique.

Según un estudio de las Naciones Unidas de 2019, la producción mundial de prendas de vestir, que se duplicó entre 2000 y 2014, es “Responsable del 20% del total de desperdicio de agua en el mundo”. Según el informe, la producción de ropa y calzado produce el 8% de los gases de efecto invernadero y, al final de la cadena de suministro, “Cada segundo se entierra o se quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura”.

En el Alto Hospicio también se entierran una gran cantidad de prendas para prevenir incendios que pueden ser altamente tóxicos debido a la composición sintética de muchos tejidos. Pero si se entierran bajo tierra o se dejan al aire libre, su descomposición química, que puede tardar décadas, contamina el aire y las aguas subterráneas.

Es una locura, si ver el vídeo parece una película distópica.

Para que ocurra un cambio real, cada vez más personas deben comenzar a adoptar un enfoque proactivo y actuar de acuerdo con sus valores morales. Los pequeños cambios en el estilo de vida pueden cambiar el mundo. Comprar ropa usada o buscar soluciones éticas y sostenibles (hay innumerables marcas italianas en la red), no seguir la moda a toda costa, reciclar y no tirar, quizás donando, son pequeños gestos que realmente pueden cambiar el mundo.

Es hora de frenar moda rapida y pon el planeta primero.


Source: Il Blog di Beppe Grillo by beppegrillo.it.

*The article has been translated based on the content of Il Blog di Beppe Grillo by beppegrillo.it. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!