LAMPING SOWS también tiene un efecto perjudicial en los lechones.

La cojera es un problema importante entre los criadores de cerdos, porque cambia significativamente la fisiología y el comportamiento de las cerdas. Las cerdas que padecen este problema a menudo experimentan dolor y las desviaciones en su comportamiento son notables. En un estudio reciente, los investigadores descubrieron cómo afecta a los lechones.

Prasad – © Pixabay

Así como las lesiones en las pezuñas en las vacas afectan significativamente su producción de leche, la cojera de la cerda puede causar una serie de problemas para las cerdas y los lechones.

La Dra. Monique Pairis García, experta en salud y bienestar porcino, señala el potencial consecuencias a largo plazo falta de atención adecuada a las cerdas. Por lo tanto, la cojera tiene un impacto significativo en la viabilidad económica de la cría porque afecta la salud reproductiva y la longevidad de las cerdas. Y la pérdida de una cerda conduce naturalmente a pérdida económica directa.

Incluso alrededor del 15% de las cerdas sale de la cría por cojera. Los investigadores consideraron lo que esto significa para los lechones y si el estado de salud de la cerda afecta no solo a los lechones al nacer, sino también más adelante en la vida.

Resultados de la investigación: Influencia de la cojera de las cerdas en los lechones

Los resultados del estudio indican que la cojera en las cerdas afecta el peso de los lechones al nacer, sino también su comportamiento, y en la posibilidad de su supervivencia.

Es decir, los lechones nacidos de cerdas cojas mostraron un mayor número de lesiones cutáneas e interacciones agresivas con otros lechones.

Esto indica que los lechones nacidos de cerdos que no sufren de cojera tienen mejores habilidades de supervivencia porque evitan los conflictos de manera más eficiente y nacen con más peso.

Chequeos regulares como mejor prevención

Los investigadores sugieren que medidas sanitarias adecuadas en la prevención y el tratamiento de la cojera puede afectar significativamente el bienestar de las cerdas y lechones y, por tanto, el aspecto económico de la cría.

También señalan que son las cerdas moderadamente cojas son el mayor desafío a tratar, porque los signos clínicos de la cojera a menudo pueden ser sutiles e imperceptibles. Por eso es necesario revise las carpetas con regularidad y cuidado, de modo que algunos síntomas no “se deslicen”.

Se prevé realizar más investigaciones para identificar animales enfermos antes de que la cojera se vuelva incurable, así como para mejorar los criterios genéticos, para garantizar que las pezuñas y patas se adapten al cuerpo de la cerda.

Fuente: Pig Progress


Source: Agromedia by www.agromedia.rs.

*The article has been translated based on the content of Agromedia by www.agromedia.rs. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!