las notas calientes Barça-Granada


BarcelonaEl Barça va a empatar in extremis ante el Granada en el Camp Nou y todavía no ofrece una buena imagen esta temporada. Luego, las notas candentes de un partido que vuelve a señalar Ronald Koeman.

‘Decadencia’ es la palabra. Y ni siquiera se salva el Camp Nou, que se fue de casa más enfadado con el árbitro y con el tiempo añadido que con su equipo. Confío en que, en el frío, la afición abandonará el victimismo y exigirá recuperar la grandeza perdida. Y confío en que Laporta, un presidente de discurso valiente, acompañará las palabras con determinación y afrontará una situación que pide un cambio en el banquillo antes de que sea demasiado tarde. Incluso Araujo, el alma del equipo en estos días oscuros, jugará mejor con una dirección técnica renovada.

“El fichaje es Coutinho”. Así que eso. Como ha sido imposible encontrar un destino serio para un jugador devaluado con un sueldo estrella como él, los más optimistas intentaban ilusionarse con su permanencia en la plantilla azulgrana. El brasileño tiene el récord más alto del equipo. Ésa es la única razón por la que ya está obligado a liderar el frente de ataque. Sin embargo, su reaparición a los once acabó en suspensión sin paliativos. No hay excusas ni siquiera para pedir disculpas por su forma física, que obviamente se puede mejorar después de tantos meses detenido por lesión. Es una lástima que ante rivales como el Granada no pueda aportar nada más que cuatro fintas y dos centradas con poca fe. Seguramente, y mientras no vuelva a la enfermería, jugará mucho porque no hay muchas alternativas. Pero con tales actuaciones su carroza de seguidores quedará desierta.

Como el Eibar de Mendilibar. Si contra el Bayern cruyffisme La estrategia de Koeman consistió en usar mayormente los laterales para atacar. Igual que los andaluces avanzaron a la primera jugada del partido. En casa y a falta de 89 minutos para el final, es imposible que el equipo abandone la búsqueda de los pasillos interiores, para escenificar el “es lo que es” que emana del vestuario proponiendo un plan de reacción que habría fichado al Eibar de Mendilibar . Y si esa era la idea, ¿por qué no entró Luuk de Jong inmediatamente después del gol de Duarte? En todo caso, el delantero holandés tiene capacidad para rematar centrado.

Fútbol de piedra. De Jong entró tras el descanso, pero Koeman, ahogado por la urgencia, pensó que podría compensar la falta de cintura mostrada en la primera parte llenando el área de máximos goleadores para intentar materializar el bombardeo central. De nuevo la curiosa interpretación del cruifismo: Piqué como si fuera Alexanko, y Araujo, que termina absolutamente todo, de regalo. El remedio sirvió para salvar un punto, pero no saca al Barça de la pobreza. Al contrario: puede prolongar la agonía de un proyecto deportivo como consecuencia de la última fuga de Bartomeu. Sí, en menos de diez años hemos pasado de falsos nueve y 3-7-0 a ocupar la zona en el balbuceo.


Source: Ara.cat – Portada by www.ara.cat.

*The article has been translated based on the content of Ara.cat – Portada by www.ara.cat. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!