Las vacunas COVID-19 para países en desarrollo costarán $ 9.3 mil millones

Mientras Estados Unidos y otras naciones celebran lo que parece el comienzo del fin de la pandemia COVID-19, con una cuarta parte o la mitad de sus poblaciones vacunadas, muchos países menos acomodados se están quedando atrás. Algunos se han vacunado menos del 1 por ciento de sus poblaciones, dejándolos vulnerables a las variantes emergentes del coronavirus y en riesgo de futuros aumentos repentinos.

Ahora, un nuevo análisis pone un precio a lo que les costaría a esos países ponerse al día. Inyectar a la mitad de la población adulta de los países de ingresos más bajos del mundo en 2021 costará $ 9.3 mil millones, la Fundación Rockefeller, una fundación benéfica mundial con sede en la ciudad de Nueva York, informa el 1 de junio. Esa estimación incluye 92 naciones (que representan alrededor de 3.800 millones de personas) que son elegibles para acceder a las vacunas a través de Gavi, la Alianza de Vacunas, una asociación de salud mundial público-privada con sede en Ginebra. Con ese dinero, la Alianza podría comprar 1.800 millones de dosis de vacunas.

Si las dosis de la vacuna COVID-19 se hubieran distribuido de manera equitativa a todos los países, estas dosis “habrían sido suficientes para cubrir todos los trabajadores de la salud y mayores personas”A estas alturas, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una asamblea de los estados miembros de la organización el 24 de mayo.

Las consecuencias de no vacunar a las personas en países con menos recursos vendrán con un alto costo no solo para la vida humana: hasta ahora ha habido más de 3.5 millones de muertes por COVID-19, sino también para el resultado global (SN: 26/2/21; SN: 9/5/21). La economía de la palabra puede perder más de $ 9 billones si los países de bajos ingresos no pueden acceder a las vacunas, estima la Cámara de Comercio Internacional.

El informe de Rockefeller se centra en las vacunas en 2021 porque las variantes recientes del coronavirus, como P.1, identificado por primera vez en Brasil y B.1.617, descubierto en India, han demostrado la capacidad del virus para evolucionar, potencialmente más allá de las herramientas existentes que el mundo tiene en su disposiciónSN: 14/4/21). Esperar hasta 2022 será demasiado tarde, dice Christy Feig, directora de comunicaciones y promoción de la Fundación Rockefeller. Hasta la fecha, se ha demostrado que muchas vacunas protegen a las personas de enfermedades graves y la muerte (SN: 11/5/21).

“La pandemia en sí ha ido más allá de una crisis de salud, ahora ha entrado en una crisis económica”, dice Feig. “La única forma de desatascar la economía es llevar las vacunas a tantos países como sea posible, para que podamos detener la propagación de la enfermedad antes de que aparezcan más variantes”.


Source: Science News by www.sciencenews.org.

*The article has been translated based on the content of Science News by www.sciencenews.org. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!