Los arqueólogos recrearon tres tipos comunes de iluminación de cuevas paleolíticas

Agrandar / Los arqueólogos españoles recrearon tres tipos comunes de sistemas de iluminación paleolíticos.

Medina-Alcaide et al, 2021, PLOS ONE

En 1993, un profesor de estudios de medios de la Universidad de Fordham llamado Edward Wachtel visitó varios cuevas famosas en el sur de Francia, incluidas Lascaux, Font-de-Gaume, Les Combarelles y La Mouthe. Su propósito: estudiar el arte rupestre que justamente ha hecho famosas a estas cuevas. Wachtel estaba desconcertado por lo que llamó “líneas espaguetis” en los dibujos, oscureciéndolos parcialmente. También había imágenes de, digamos, un íbice con dos cabezas, un mamífero con tres troncos o un dibujo de un toro superpuesto al dibujo de un ciervo.

Su guía para la gira de La Mouthe era un agricultor local, y como no había luces eléctricas en esta cueva, el agricultor trajo una linterna de gas. Cuando el granjero balanceó la linterna dentro de la cueva, los esquemas de color cambiaron y las líneas grabadas parecieron animarse. “De repente, la cabeza de una criatura se destacó claramente”, recordó Wachtel. “Vivió por un segundo, luego se desvaneció cuando apareció otro”. En cuanto a esas misteriosas líneas de espagueti, “se convirtieron en un bosque o en un parche de zarzas que ocultaba y luego deleitaba a los animales que había dentro”.

Wachtel publicó posteriormente un artículo titulado “El primer espectáculo cinematográfico: aspectos cinematográficos del arte rupestre,” en el cual Él concluyó que los dibujos rupestres estaban destinados a ser percibidos en tres dimensiones, siendo una de ellas el tiempo. Estos podrían haber sido los primeros “protomovios”, pensó.

Es una toma intrigante, aunque hay que decir que las ideas de Wachtel son especulativas. No hay forma de probar definitivamente lo que pretendían esos artistas de las cavernas prehistóricas y, por lo tanto, no es prudente hacer inferencias sólidas sobre su naturaleza cinematográfica, o suponer que esto nos dice algo sobre la concepción del tiempo de los artistas prehistóricos. Pero su punto sobre la importancia de ver las pinturas rupestres en las condiciones de iluminación en las que fueron creadas y vistas en tiempos prehistóricos es acertado.

La Mouthe: (izquierda) Grabado pintado de una choza (o una trampa para animales).  Edward Wachtel descubrió que una fuente de luz en movimiento y parpadeante haría que los colores de la cabaña cambiaran y que los animales a su alrededor aparecieran y desaparecieran.  (derecha) Un boceto muestra
Agrandar / La Mouthe: (izquierda) Grabado pintado de una choza (o una trampa para animales). Edward Wachtel descubrió que una fuente de luz en movimiento y parpadeante haría que los colores de la cabaña cambiaran y que los animales a su alrededor aparecieran y desaparecieran. (derecha) Un boceto muestra “líneas espaguetis” sobre varios animales.

La historia de Wachtel resurgió recientemente en un hilo de Twittery no podría ser más oportuno. De hecho, las fuentes de iluminación podrían contener pistas vitales sobre las diferentes formas en que los pueblos prehistóricos usaban las cuevas, según un nuevo papel por un equipo de científicos españoles, publicado en la revista PLOS ONE. Ellos llevaron a cabo en el lugar Experimenta con tres tipos diferentes de fuentes de iluminación paleolíticas, con la esperanza de arrojar algo de luz (juego de palabras) sobre lo que esos diversos métodos de iluminación podrían decirnos sobre el surgimiento del “comportamiento humano simbólico y artístico” en forma de arte rupestre.

Hay casi 350 cuevas prehistóricas de este tipo solo en Francia y España, incluida la pintura rupestre más antigua que se conoce: una plantilla de mano roja en la cueva de Maltravieso en Cáceres, España, probablemente dibujada por un neandertal hace unos 64.000 años. (La representación más antigua conocida de un animal se descubrió en 2018 en la isla de Borneo en Indonesia, que data de hace 40.000 años). El equipo español decidió realizar sus experimentos en la Cueva Isuntza 1 en el País Vasco de España, y seleccionó dos espacios distintos en especial.

La primera fue una cámara grande y amplia con paredes de lecho de roca, con una humedad relativa del 99,7 por ciento y una temperatura promedio de 17,6 grados C (63,6 grados F). Pensaron que sería ideal como una “cámara de permanencia” para los experimentos. El segundo espacio era una segunda cámara, un poco más pequeña, con una humedad relativa similar (99,9 por ciento) y temperaturas promedio (14,2 grados C o 57,5 ​​grados F) similares a la primera. espacio. Los dos espacios están conectados por un pasaje aproximado de 40 metros de largo (unos 131 pies).

Pinturas rupestres del Paleolítico superior en la Cueva de Altamira, España.
Agrandar / Pinturas rupestres del Paleolítico superior en la Cueva de Altamira, España.

Biblioteca de imágenes de la DEA / De Agostini / Getty Images

Los investigadores españoles eligieron tipos de iluminación para sus ocho experimentos basados ​​en datos arqueológicos conocidos: cinco antorchas probadas tanto en los espacios como en el pasaje, así como dos lámparas de piedra con grasa animal y una pequeña chimenea, ambas probadas solo en el primer espacio. Todas las antorchas estaban hechas de ramas secas de enebro unidas, como los restos de antorchas antiguas encontradas en las cuevas de Aldene y Reseau Clastres. Los investigadores incluyeron un poco de abedul para que actuara como yesca y agregaron resina de pino, grasa animal o una combinación de los mismos para evaluar qué tan bien funcionaban los diferentes tipos de combustible.

Las lámparas eran réplicas de una lámpara de piedra arenisca encontrada en la cueva de La Mouthe en Dordoña, Francia. Utilizaron grasa animal bovina como combustible, con tres mechas de enebro, dispuestas en forma de tipi dentro de la lámpara. También construyeron una pequeña chimenea sobre un sustrato de arcilla en la primera cámara con enebro y roble como combustible de madera.

Para todos los experimentos de iluminación, el equipo midió cuánto duró la fuente de luz (duración); la cantidad total de luz que llega a una superficie o punto específico en relación con el ojo humano (iluminancia o lux); cuánta iluminación se emitió en determinadas direcciones (intensidad luminosa); la distancia mínima entre la fuente de luz y la oscuridad total (radio de acción); y luminancia, que conecta la intensidad de la luz con la superficie de la fuente. También realizaron un seguimiento de la temperatura más alta alcanzada por cada tipo de fuente de iluminación.

Esas mediciones mostraron que las diversas fuentes de iluminación tenían características muy diferentes y, por lo tanto, probablemente se utilizaron en diferentes contextos. Las antorchas de madera, por ejemplo, emitían luz en todas direcciones, hasta casi seis metros (19,6 pies), y duraban un promedio de 41 minutos. Las antorchas exhibían una intensidad de luz desigual y, a menudo, era necesario volver a encenderlas agitándolas de lado a lado, y producían mucho humo. Así que funcionaron mejor para explorar cuevas o cruzar espacios amplios. El equipo también descubrió que la adición de resina intensificaba la llama, mientras que la adición de grasa animal prolongaba su duración.

En contraste, las lámparas de grasa emitían una luz más débil similar a la intensidad de una vela, en un lapso de tres metros (9,8 pies) aproximadamente. Se quemaron constantemente y no fumaron durante más de una hora, pero tenían un efecto deslumbrante si la persona se estaba moviendo y no iluminaba muy bien el piso. Además, “era necesario mantener un control constante sobre la mecha para evitar que se hundiera en el combustible graso, provocando que la llama se apagara”, escribieron los autores. Esto hace que las lámparas sean más adecuadas para iluminar espacios pequeños en cuevas durante un período más largo, complementando las ventajas de las antorchas.

En cuanto a la chimenea, el único sistema verdaderamente estático, su iluminación cubría un rango de 6,6 metros (21,6 pies). Sin embargo, ardió durante solo 30 minutos y emitió una gran cantidad de humo blanco, lo que lo hizo inadecuado para su uso a menos que hubiera corrientes de aire lo suficientemente fuertes como para dispersar ese humo. “La ubicación de la chimenea no se ubicó de manera adecuada con respecto a las corrientes de aire”, señalaron los autores, que son “esenciales para lograr una permanencia prolongada bajo tierra. Sin embargo, en el caso de grandes incendios se producen corrientes de convección, que serían lo suficientemente eficientes para evacuar gases fuera de la cueva “.

El equipo español también construyó un modelo virtual en 3D de una sección de la cueva de Atxurra conocida como la cornisa de los caballos. Es una plataforma formada naturalmente justo encima del piso de un pasillo, con dos paneles de aproximadamente 50 grabados de animales: bisontes, cabras, caballos y ciervas, muchos de ellos superpuestos. La cornisa también estaba llena de carbón, herramientas líticas y cenizas de tres posibles chimeneas. En el modelo virtual, realizaron un análisis espacial de las tres fuentes de iluminación probadas.

El modelado mostró que los paneles decorados serían “apenas perceptibles” para alguien que se encontrara en las partes inferiores de la galería, incluso si esa persona llevaba una lámpara o una antorcha. Necesitaría estar iluminado desde la parte superior de la repisa para ser visto. En contraste, las chimeneas parecían estar ubicadas estratégicamente para iluminar todo el espacio decorado. Sin embargo, las antorchas demostraron ser una buena fuente de iluminación para acceder a ese espacio, con un tiempo de viaje estimado de 38,39 minutos, en línea con la duración medida de las antorchas. “No parece casualidad que las rutas óptimas estimadas para acceder a este espacio estén cubiertas de carbones esparcidos, seguramente caídos de las antorchas utilizadas en el período magdaleniense”, escribieron los autores.

Los hallazgos no tienen relación directa con las especulaciones de Wachtel sobre el arte cinematográfico prehistórico. Pero cuanto más aprendan los arqueólogos sobre las fuentes de iluminación del Paleolítico, más entenderemos sobre cómo esas fuentes de iluminación afectan la percepción humana en el entorno de una cueva, con implicaciones para el surgimiento del arte rupestre. Por eso, el equipo español cree que es fundamental seguir realizando este tipo de experimentos.

“Solo con un gran corpus de restos arqueológicos, que incluya diferentes tipos de sistemas de iluminación (y combustibles), estudiados a través de un enfoque interdisciplinario, será posible reproducir adecuadamente los recursos lumínicos del Paleolítico”, concluyeron en su artículo, “Nuestros experimentos en el Paleolítico La iluminación apunta a la planificación en el uso humano de las cuevas en este período, y la importancia de los estudios de iluminación para recorrer las actividades que realizaban nuestros antepasados ​​en las zonas profundas de las cuevas ”.

DOI: PLOS ONE, 2021. 10.1371 / journal.pone.0250497 (Acerca de los DOI).


Source: Ars Technica by arstechnica.com.

*The article has been translated based on the content of Ars Technica by arstechnica.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!