Los científicos han creado un híbrido humano-mono modificando el cerebro con genes humanos – NeeWS

Un equipo de científicos del Instituto Max Planck alemán y el Instituto Central Japonés de Animales Experimentales realizó experimentos en los que se utilizó el gen ARHGAP11B humano. Su papel en el desarrollo humano es aumentar las capacidades cognitivas en la neocorteza, la parte más joven del cerebro humano.

Representa hasta el 75 por ciento de todo el cerebro y es gracias a él que una persona destaca por sus asombrosas habilidades intelectuales, no solo entre sus parientes más cercanos, es decir, los monos, sino también entre todas las criaturas biológicas que viven en nuestro planeta. La aparición del gen ARHGAP11B en la evolución humana fue pura coincidencia. Según la investigación científica, esta mutación tuvo lugar hace unos 5 millones de años, es decir, a través de la evolución, en algún lugar entre los neandertales y el homo sapiens de hoy.

Los ingenieros querían ver si la función cerebral de los titíes se podía incrementar a través del gen ARHGAP11B. El objetivo era acelerar artificialmente la evolución de estos animales. El gen ARHGAP11B se colocó en un feto de mono y luego se anticiparon avances en el desarrollo del cerebro. Después de 100 días, el experimento fue 100% exitoso. Los científicos admitieron que los efectos superaron sus expectativas más locas.

La corteza del tití se ha agrandado y la superficie del cerebro se ha vuelto más arrugada. Este órgano, después de experimentos, comenzó a parecerse más a los humanos. Los científicos no pudieron juzgar si las habilidades intelectuales de los monos habían aumentado porque no habían nacido.

El año pasado, científicos del Instituto de Zoología de Kunming de la Academia de Ciencias de China realizaron experimentos similares. Durante estas pruebas, implantaron en embriones de mono la versión humana del gen MCPH1, que también es responsable del desarrollo del cerebro. Nacieron 11 monos rhesus transgénicos, 8 en la primera generación y 3 en la segunda.

Los análisis de los escáneres cerebrales de los pequeños monos rhesus mostraron que no tenían estos órganos más grandes que sus hermanos no modificados, pero mostraron una memoria a corto plazo mucho mejor y tiempos de reacción más rápidos. Todo indica que el gen humano MCPH1 aumentó su rendimiento mental, que es exactamente lo que los científicos esperaban observar.

Tales experimentos dividen a la sociedad. Algunos creen que es poco ético e inmoral, y otros que, gracias a esta tecnología, seremos capaces de crear una fuente de órganos para trasplantes en el futuro para las personas que morirán sin ellos. Esta investigación puede contribuir a prolongar la vida de las personas en decenas o incluso cientos de años. Esperemos que tales experimentos no se salgan de control algún día y que el guión de la película El planeta de los simios no se haga realidad.

Fuente: GeekWeek.pl/Ciencias / Foto. Pexels


Source: GeekWeek.pl – Wiadomości by www.geekweek.pl.

*The article has been translated based on the content of GeekWeek.pl – Wiadomości by www.geekweek.pl. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!