los dos activistas terminan su huelga de hambre


Migrantes, refugiados … frente al éxododosier
“Cansados ​​y enojados”, Anaïs Vogel y Ludovic Holbein pusieron fin a su huelga de hambre denunciando la inacción del ejecutivo.

No habían comido en cinco semanas y media. El objetivo de Anaïs Vogel y Ludovic Holbein: obtener una moratoria sobre el desmantelamiento de los campamentos de migrantes durante las vacaciones de invierno. Muy cínicamente, la historia recordará que fue el día después de una (nueva) vasta evacuación de migrantes asentados alrededor de Grande-Synthe cuando los dos activistas pusieron fin a su huelga de hambre, que comenzó el 11 de octubre.

“Ya no podemos luchar contra la huelga de hambre. Por eso hoy hemos decidido ponerle fin ”, dijeron Anaïs Vogel y Ludovic Holbein. “Estamos cansados ​​y enojados. No nos escuchan. El diálogo está cerrado “, agregó Ludovic Holbein, suéter de lana, gorra negra y espesa barba canosa. Con lágrimas en los ojos, demacrados, Anaïs Vogel explicó por su parte que había “Vergüenza de los políticos que nos gobiernan”.

Capellán del católico Secours Pas-de-Calais, el sacerdote Philippe Demeestère había participado en la huelga de hambre durante dos semanas, antes de repostar.

En un informe hecho público este martes, el Observatorio de expulsiones colectivas de los espacios de vida informal (chabolas, okupas, campamentos, etc.) observó un aumento de los actos de desalojo, a pesar de la crisis de salud y la prolongación de la tregua invernal.

El Estado había designado un mediador en el caso de Anais Vogel y Ludovic Holbein: Didier Leschi, director general de la Oficina Francesa de Inmigración e Integración (Ofii), quien les había pedido en varias ocasiones que detuvieran su acción para reanudar las discusiones con todas las asociaciones. ayudar a los migrantes en Pas-de-Calais. Lo que rechazaron los dos activistas.

A medida que nos adentramos en el invierno, la situación se vuelve más tensa en Calaisis. Para luchar contra lo que las autoridades llaman “Puntos de fijación” (Entienda una posible nueva “jungla”), el prefecto de Pas-de-Calais sigue ordenando evacuaciones periódicas durante las cuales los exiliados a veces ven sus propiedades confiscadas o sus tiendas de campaña laceradas por la policía, según las autoridades. hallazgos recientes de Human Rights Watch. a “intimidación” casi a diario denunciado por asociaciones en el campo, denunciando también “Electoralistas”.


Source: Libération by www.liberation.fr.

*The article has been translated based on the content of Libération by www.liberation.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!