Los incendios invernales queman los bosques del norte


Los incendios forestales suelen aparecer en verano. Con el inicio del otoño, los inviernos, se desvanecen. Pero algunos incendios permanecen ardiendo en la turba durante todo el invierno solo para estallar con renovado vigor. Al mismo tiempo, durante mucho tiempo supieron acerca de tales incendios que se durmieron y despertaron solo por las historias de los bomberos, y los ambientalistas ni siquiera siempre pudieron decir si valía la pena confiar en tal evidencia.

Personal Universidad Libre de Amsterdam notó que en algunas imágenes tomadas de satélites, se puede ver que un nuevo incendio comienza cerca del territorio del incendio anterior. La causa del incendio suele ser un rayo o un “error humano”. Pero tales casos, cuando un nuevo incendio comienza seguido de uno anterior, es difícil de explicar tanto por un rayo como por un incendio accidental (después de todo, es poco probable que una persona juegue con fuego cerca del último incendio). Al comparar las imágenes de satélite con la evidencia de los bomberos, los investigadores concluyeron que esto es lo que son: incendios que se duermen en el invierno y se despiertan en la primavera, mucho antes de la temporada normal de incendios.

Las mismas imágenes ayudaron a evaluar el daño de tales “incendios zombis”. En un artículo en Naturaleza Los investigadores analizan los datos satelitales de los bosques de Alaska y el norte de Canadá, que abarcan desde 2002 hasta 2018. Durante la hibernación, el fuego se mueve lentamente, avanzando solo entre 100 y 500 m durante el invierno. Causa el daño principal cuando se despierta. En general, el daño de los incendios ocurridos durante el invierno es solo el 0,8% del daño total de todos los incendios que han ocurrido durante 16 años. Pero esto es en promedio. A veces, un incendio que ha pasado el invierno es extremadamente dañino. Por ejemplo, en 2008, un incendio despertado quemó alrededor de 13,700 hectáreas en Alaska, que fue aproximadamente el 38% de todas las áreas forestales quemadas en el estado ese año. Por lo general, el fuego invernal resulta ser especialmente fuerte si el último verano fue especialmente cálido y el fuego ardiente podría penetrar lo suficiente en la turba.

En este sentido, inevitablemente hay que pensar en el calentamiento global: si el clima de verano se vuelve más caluroso, el daño de los incendios invernales puede aumentar. Otra pregunta que surge aquí se refiere a los métodos para hacer frente a un fuego dormido: cómo determinar el territorio en el que permaneció y cómo extinguirlo finalmente. Finalmente, sería interesante si hay incendios invernales similares en otros bosques del norte, por ejemplo, en la taiga siberiana.


Source: Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru.

*The article has been translated based on the content of Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!