Los ojos crecieron en la ciencia del cerebro de laboratorio


Los investigadores del Hospital Universitario de Düsseldorf lograron hacer crecer un pequeño “cerebro”. Ellos, a su vez, aumentaron los precursores oculares que respondían a la luz.

Hacer crecer un cerebro en un laboratorio puede parecer la trama de una película de terror científico.

Sin embargo, las células madre han permitido a los investigadores avanzar en el conocimiento de los órganos, ya que han desarrollado versiones pequeñas tanto del corazón como del cerebro.

El contenido continúa después del anuncio

Estos mini órganos se denominan organoides. El estudio fue publicado Célula madre celular diario.

El contenido continúa debajo del anuncio.

El cerebro de laboratorio desarrolló los precursores del ojo por sí solo después de recibir “instrucciones” de los investigadores para la tarea en forma de vitamina A. La vitamina A es un ingrediente importante en el desarrollo del ojo.

Las llamadas copas ópticas nacieron en el tejido cerebral cultivado. En investigaciones anteriores, sí, se crearon estas copas ópticas y otros organoides precursores oculares, pero en este experimento, las copas se formaron primero como parte del cerebro.

El resultado aún no es sorprendente, ya que los ojos son, en muchos sentidos, una parte sobresaliente del cerebro. Nuestros órganos visuales también se desarrollan a partir de la masa cerebral de un niño que crece normalmente en el útero.

Los “ojos” de los organoides cerebrales se desarrollaron aproximadamente al mismo ritmo que en el feto.

Los primeros signos de los órganos visuales se observaron cuando el cerebro organoide tenía 30 días. Las copas ópticas pudieron detectar la luz a los 50 días.

Se observaron varias células oculares diferentes así como una córnea en desarrollo en las copas ópticas.

Se ha demostrado que la retina que se desarrolla en la copa, la parte sensorial del ojo, ha hecho contacto con el cerebro. Este fue un logro significativo, ya que antes de eso, los investigadores no han observado una conexión desde la retina.

Investigadores de Düsseldorf crearon 16 lotes de organoides cerebrales, un total de 314. De estos, el 72 por ciento comenzó con éxito a crear vasos ópticos.

“Estos organoides nos ayudan a estudiar la interacción del cerebro y los ojos durante el desarrollo fetal”, dijo el líder de la investigación. Jay Gopalakrishnan comentó sobre el descubrimiento en el boletín.

El propósito de los investigadores es utilizar la información obtenida de los organoides para estudiar las lesiones oculares congénitas y desarrollar tratamientos personalizados para los pacientes.


Source: Tiede by www.tiede.fi.

*The article has been translated based on the content of Tiede by www.tiede.fi. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!