Mi peor negocio de autos: “El accidente fue directo a la punta” – Crónicas

¿Recuerdas mi primer Ferrari? ¿El 348 Spider amarillo que luego se descubrió que estaba en el fondo de un canal en Copenhague? He hecho un trato de coche aún peor.

¿Quién no sueña con un deportivo inglés? Para Peter, el sueño duró muy poco…

Esta es una crónica. Esto significa que el contenido es la propia opinión del escritor.


Tenemos que retroceder un poco en el tiempo. Era el año 1994 y yo vivía en el sur de Londres. Tenía 19 años y mi primer trabajo, como vendedor ambulante. Vendí parlantes, amplificadores y cabinas de disc jockey a clubes nocturnos y restaurantes. Este fue un período de diversión absolutamente fantástico en mi vida.

La paga era mínima. Pero éramos cuatro muchachos que compartían una pequeña casa en el extremadamente tranquilo suburbio de Purley.

el sueño era, por supuesto, un pequeño coche deportivo. Encontré una Triumph TR7 negra que realmente quería. También era un taxi. Como la empresa en la que trabajaba tenía un sistema de bonos muy progresivo, era posible regular el salario trabajando más.

Satán en la calle lo que trabajé. Tomaba turnos que nadie más quería tomar, trabajaba hasta tarde los viernes y sábados por la noche. Era increíble la cantidad de bocinas que podías vender a dueños de clubes nocturnos borrachos un sábado por la noche. La entrega fue inmediata: tenía los parlantes conmigo en mi pequeña camioneta.

unos meses después si hubiera juntado todo el precio de compra: 2.800 libras esterlinas. Con el dinero en el bolsillo, conseguí que me llevaran al concesionario de Elephant & Castle, donde estaba aparcado el coche. Un cuarto de hora después el coche era mío. Tomé un taxi y aceleré hacia el sur por la A3 (creo que era) hacia Croydon y luego Purley.

Los problemas comenzaron de inmediato. Después de solo unos minutos me di cuenta de que las cosas no estaban bien. Uno por uno, los medidores dejaron de funcionar. Sin embargo, valientemente continué mi viaje. En un semáforo en rojo noté que hacía mucho calor en el auto. Entonces empezó a oler a quemado. Conduje hasta el borde. Allí se detuvo. El motor se apagó y empezó a echar humo. Correcto. A los pocos minutos el auto estaba en llamas. Vino el departamento de bomberos y lo apagó.

me paré en el pavimento y estaba desesperado. 15 minutos después de haber sido dueño del auto, antes de que todo literalmente se convirtiera en humo.

El naufragio fue directo a la punta. Visité al concesionario de automóviles. Allí me quedó claro que efectivamente había comprado el coche por mi cuenta y riesgo, y que no es raro que los coches ingleses se incendien. Después de discutir tanto con el vendedor de autos como con la compañía de seguros, me rendí. Me di cuenta de que estaba arruinado y traté de no pensar en ello. Aunque fue realmente amargo, y mucho dinero para mí en ese momento.

una buena lección sin embargo, fue un poco caro y brutal para un vendedor junior de 19 años con un salario lamentable en la ciudad más cara del mundo. El próximo auto fue un BMW 318. Lo compré en Manchester. Fue como un reloj.


Source: Senaste nytt från auto motor & sport by www.mestmotor.se.

*The article has been translated based on the content of Senaste nytt från auto motor & sport by www.mestmotor.se. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!