Nunca olvidarás a los que amabas y “se fueron” (dedicado a los padres viudos)

Nunca olvidarás a los que amabas y “se fueron” (dedicado a los padres viudos)

Te dicen que está muerto. ¿Y cuándo volverá, preguntas? Él no volverá. Va. Y este “pasa”, esta finalidad, la negrura de la muerte, no la podéis comprender. No puedes aceptar que murió, no puedes aceptar que no lo volverás a ver, no volverás a escuchar su voz, no compartirás cosas con él. Y entonces, en el momento de mayor ausencia, lo amarás más. Y comprenderás que nunca lo olvidarás, no importa cuántos años pasen… Porque nunca olvidas a los que amabas y “se fueron”

Las lágrimas brotan de tus ojos y te congelas por dentro. Te niegas.

No está aquí, dicen. Y sin embargo mienten. Si no eres tú, ¿cómo escuchas su risa en tus oídos? ¿Cómo escuchas su voz? ¿Cómo sientes su abrazo, cómo hueles su olor? Todo juego de memoria. Todo en la mente, todo en el corazón. Sus recuerdos, tus momentos, tu amor. Ella no murió. El amor no se va. No se olvida por muchos años que pasen.

Compartiste, diste, tomaste. Y ahora todo un cuadro sobre una fría canica. Ella te dice quién está debajo. Sólo que no quieres creer. ¿Adónde va el hombre cuando se va de aquí? ¿Adónde va el alma cuando el cuerpo se encuentra con la oscuridad?

Llamarán a tus preocupaciones metafísicas. Los llamarás humanos. Cierras los ojos y esperas a que la brisa te toque. Está en algún lugar a tu alrededor, de ninguna manera. No aceptas que no existe.

No lo ves, pero tu amor no regresa. Va a alguna parte, aunque no veas adónde. Algunas veces. Las pérdidas son algo difícil. Difícil aceptarlos, difícil llegar a un acuerdo con su idea. Y es este amor que nunca acaba, el que complica las cosas. Amas incluso cuando todo ha terminado.

Ama aunque no veas, no toques, no escuches realmente al otro. Amas el recuerdo, amas el recuerdo.

No, no lo olvides. Ningún ser querido que ha partido se olvida jamás. Y si fue olvidado, no fue amado. Cierras los ojos y lo esperas. En un sueño, en una alucinación, lo esperas. Vendrá, se te aparecerá. Él te recordará lo que es estar cerca de él. Él te pedirá a su manera que no lo olvides. No es que lo hayas hecho, por supuesto, pero ya sabes, son esas dificultades del día y de la vida las que te hacen olvidar de vez en cuando.

Él te hablará, se reirá de ti y te llenará de lágrimas. Nadie más lo escuchará, nadie lo verá. Sólo tu. Y llorarás. Mudo y doloroso, sin parar. Con una denuncia… Porque en ese momento te darás cuenta de cuánto lo extrañas, de cuán insustituible es el vacío que dejó atrás. Y entonces, en el momento de mayor ausencia, lo amarás más. Y comprenderás que nunca lo vas a olvidar, no importa cuántos años pasen… Porque nunca olvidas a los que amabas y “se fueron”.

Por Stevis Tsoutsis

Fuente: monoparental.gr


Source: διαφορετικό by www.diaforetiko.gr.

*The article has been translated based on the content of διαφορετικό by www.diaforetiko.gr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!