Otro encuentro: de vuelta a los inolvidables encuentros entre los líderes de Israel y Estados Unidos

El primer ministro Naftali Bennett, que se reunirá hoy con el presidente Joe Biden, hará un poco de historia cuando, por primera vez, un primer ministro israelí con una kipá aparezca en la Casa Blanca.

Levant tiene un rico pasado estadounidense. Sus padres, Jim y Mirena Bennett, nacieron en los Estados Unidos y emigraron a Israel en 1967. Bennett nació cinco años después. Sus padres regresaron con él a los Estados Unidos dos veces antes de regresar a Israel y finalmente establecerse en Haifa. El propio Bennett se trasladó en 1999, cuando se trasladó a los Estados Unidos con su esposa Gilat y se instaló durante seis años en Manhattan, donde fundó y dirigió la nueva empresa Saiuta.

David Ben-Gurion y Dwight Eisenhower (Foto: Keystone.GettyImages)

El primer primer ministro israelí que visitó Estados Unidos fue David Ben-Gurion, quien también tiene un capítulo estadounidense en su currículum. No mucha gente lo sabe, pero Ben-Gurion vivió en Estados Unidos entre 1915 y 1918, a donde llegó con Yitzhak Ben-Zvi después de ser deportado por los turcos de Israel.

  • Rompecabezas raros en belleza: te hemos encontrado el regalo que también es el pasatiempo perfecto para las vacaciones.

Durante su estadía en Nueva York, Ben-Gurion conoció a una joven judía llamada Pauline Monvez, quien inmigró sola desde Minsk y lo ayudó a escribir un libro. La llamó “Paula” y los dos se casaron en diciembre de 1917 en una ceremonia civil ante el Registrador de Matrimonios de la ciudad de Nueva York. En marzo de 1960, Ben-Gurion visitó los Estados Unidos como primer ministro y se reunió con el presidente Dwight Eisenhower. Un año después, volvió a visitar los Estados Unidos y se reunió para conversar con el presidente John F. Kennedy.

Se espera que el enfoque de las conversaciones de Bennett con el presidente Biden esté en el tema del problema nuclear iraní, mientras que el enfoque de las conversaciones de Ben-Gurion con el presidente Kennedy estuvo en el problema nuclear israelí. El trasfondo de la reunión fueron las tensiones entre Estados Unidos e Israel, luego de una declaración emitida por Ben-Gurion en el pleno de la Knesset el 21 de diciembre de 1960, afirmando que se había instalado un reactor de investigación en el Negev, y negó que fuera un reactor destinado a fines militares.

El 3 de enero de 1961, el Departamento de Estado de Estados Unidos envió a Israel cinco preguntas sobre el reactor, que deben ser respondidas antes de la medianoche. Ben-Gurion se negó a responder hasta la medianoche. Convocó al embajador estadounidense, Ogden Reed, en Sde Boker, respondió a sus preguntas y agregó con firmeza: “No seremos arrastrados por Estados Unidos. Debes hablarnos como un igual a un igual, o no nos hablarás”.

La negativa de Israel a permitir una visita inmediata de científicos estadounidenses al reactor provocó una fuerte confrontación con la administración estadounidense, y la presión sobre Israel aumentó incluso después de que Kennedy fue elegido presidente de los Estados Unidos. En mayo de 1961, Ben-Gurion se reunió con el presidente Kennedy en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York. Antes de la reunión, Israel permitió la visita de dos expertos estadounidenses al reactor.

Más tarde se publicó una entrevista con Ben-Gurion, periodista de Ai Bain, en la que describió el encuentro con Kennedy: “Mientras estábamos hablando, se puso de pie y me llevó a un rincón lejano y me indicó que me mantuviera alejado. de la gente de allí. En Estados Unidos. Me dijo: “Sabes que fui elegido por los judíos. Debo hacer algo por ellos”. Me sorprendió. Soy un extranjero, que representa a un país pequeño. No vine a él como judío, como votante. Haré algo por ti “. Ben-Gurion respondió:” Debes hacer lo que es bueno para el mundo libre “.

En otra entrevista, el presidente Ben-Gurion dijo en otra entrevista que Eisenhower no estaba tan interesado en cuestiones de política. “Una vez tuve una conversación de dos horas con él”, dijo.

“Al día siguiente conocí a uno de los comandantes en Europa, y me contó el contenido de mi conversación con Eisenhower. Le pregunté: ¿Cómo lo sabes? Y me dijo: Anoche jugué a las cartas con Eisenhower y me lo dijo. No me imagino a Kennedy sentado toda la noche jugando a las cartas. Es. Es una buena persona y sí, Eisenhower realmente quiere decir lo que dice, pero no está completamente involucrado “.

Llamada de 96 minutos
A lo largo de los años, varios primeros ministros israelíes se han reunido con presidentes de Estados Unidos. Golda Meir se reunió con Richard Nixon, Yitzhak Rabin con Gerald Ford, Menachem Begin con Jimmy Carter y Ronald Reagan, Shimon Peres con Reagan, Yitzhak Shamir con Reagan y George W. Bush Sr., Rabin con Clinton, Netanyahu con Clinton, Ehud Barak con Clinton, Ariel Sharon con George W. Bush, Ehud Olmert con Bush Jr., Netanyahu con Obama y Trump y hoy Bennett con Biden.

Levy Eshkol fue el primer primer ministro israelí en ser invitado oficialmente a la Casa Blanca, donde se reunió con el presidente Lyndon Johnson. En 1964, un año después de la visita, se firmó el primer memorando de entendimiento secreto, creando seguridad y cooperación económica entre los dos países.

El primer ministro Levy Eshkol se reúne con el presidente Johnson (Foto: Moshe Frieden, GPO)El primer ministro Levy Eshkol se reúne con el presidente Johnson (Foto: Moshe Frieden, GPO)

Golda Meir, quien pasó su juventud en Milwaukee, Estados Unidos, se reunió como Primera Ministra con el presidente estadounidense Richard Nixon en la Casa Blanca el 1 de marzo de 1973, unos meses antes del estallido de la Guerra de Yom Kippur. Shmuel Segev, corresponsal de Maariv, que cubrió la reunión, dijo en ese momento que el presidente Nixon: “Quiero que Israel sepa que tiene un amigo en la Casa Blanca”.

Golda Meir y Richard Nixon (Foto: AFP.GettyImages)Golda Meir y Richard Nixon (Foto: AFP.GettyImages)

La conversación duró 96 minutos y también contó con la presencia del Asesor Presidencial Henry Kissinger, el Embajador de Israel en Washington Yitzhak Rabin y el Embajador designado Simcha Dinitz. Oficialmente, Nixon y Kissinger dejaron claro a Golda Meyer que Estados Unidos está interesado en terminar con el estancamiento político en el Medio Oriente.

Maariv informó en ese momento que Nixon había prometido continuar con la ayuda militar y económica a Israel. Golda Meir dijo a los reporteros israelíes: “Estoy complacido con este anuncio y no me arrepiento de haber venido a Washington. No hubo discusiones entre nosotros. Tuvimos una discusión profunda y sincera y las conversaciones fueron útiles. No tengo ninguna razón para cambiar mi tenga en cuenta que tenemos un gran amigo en la Casa Blanca “.

Más tarde quedó claro que durante la conversación, Golda Meir expresó su voluntad de mostrar cierta flexibilidad con respecto a la posibilidad de un acuerdo con Egipto, una oferta que no maduró y no sanó. También planteó en la reunión el tema de la persecución de los judíos de la Unión Soviética y pidió al presidente que actúe para abrir las puertas del Telón de Acero.

La historia de las visitas de los primeros ministros israelíes a Washington también conmemorará la visita del primer ministro Menachem Begin allí en junio de 1982, pocas semanas después del estallido de la Primera Guerra del Líbano. Begin estaba programado para reunirse con el presidente Reagan en la Casa Blanca. Precedido por una vergonzosa reunión de incidentes diplomáticos.

Al llegar a Nueva York, el primer ministro se enteró por los medios de comunicación que el presidente había cancelado la reunión con él. Más tarde se supo que el mensaje provino de uno de los ayudantes del presidente, aparentemente no en total coordinación con el presidente o con la intención de defender a Begin antes de la reunión planeada a la luz del descontento de la administración con la conducción de la campaña en el Líbano. Begin amenazó en respuesta que regresaría a Israel de inmediato. El secretario de Estado Alexander Haig actuó para calmar los ánimos, llamó a Begin y arregló las cosas.

Durante la reunión con el presidente, surgieron desacuerdos entre las partes. Reagan se opuso a la actividad militar de Israel en el Líbano e insinuó que “si actúa en contra de la posición de Estados Unidos, los intereses de Israel también se verán perjudicados”.

Ronald Reagan y Menachem Begin (Foto: Yaakov Saar, GPO)Ronald Reagan y Menachem Begin (Foto: Yaakov Saar, GPO)

Más tarde escribió en su libro autobiográfico: “Apoyé el derecho de Israel a defenderse contra un ataque. Sin embargo, le pedí que no llevara a cabo un ataque generalizado a menos que fuera víctima de la provocación de sus enemigos en un grado que justificara su ataque en el ojos de la opinión pública mundial “.

En el acta de la conversación entre los presidentes, que se publicó más tarde, Begin fue citado diciendo al presidente: “Tengo entendido que alguien le dijo que lo estaba engañando. Soy un anciano y en todo el curso de mi vida”. No he engañado a nadie conscientemente.

Ciertamente no quiero engañar al presidente del país más poderoso del mundo. En el contexto del problema de las 40 millas, esta fue de hecho la excepción al rango de 40 millas del que estábamos hablando. “Es producto de consideraciones militares tácticas que cualquier militar haría para proteger la seguridad del área de 40 kilómetros en la que nos encontrábamos”.

Expresión gráfica
A lo largo de los años, incluso en días de severo desacuerdo con la administración estadounidense, los primeros ministros israelíes han sabido respetar el honor de los presidentes estadounidenses. Por lo tanto, se consideró que la decisión del primer ministro Benjamin Netanyahu en 2015 de dirigirse al Congreso de los Estados Unidos contra el acuerdo nuclear alcanzado por el presidente Barack Obama con Irán provocó al presidente y a la administración.

Las relaciones entre Netanyahu y Obama fueron muy tensas por la controversia que rodea a Irán. Una toma de esa relación reveló a Obama en una entrevista con el periodista Jeffrey Goldberg, en la que dijo que enfrentó a Netanyahu duramente durante una reunión entre ellos en la Casa Blanca después de que dijo que Netanyahu “lo sermoneó” sobre los peligros que enfrenta Israel. Goldberg escribió que Obama siente que Netanyahu le está hablando condescendientemente y está tratando de desviar la discusión del tema del proceso de paz a otros temas.

Obama relató cómo interrumpió la conferencia del primer ministro israelí y lo atacó duramente: “Bibi, necesitas entender algo. Soy el hijo afroamericano de una madre soltera, y vivo aquí en esta casa. Vivo en la Casa Blanca. . Fui elegido presidente de los Estados Unidos. “Usted cree que no sé de qué está hablando, pero lo entiendo muy bien”.

Obama y Netanyahu en la Casa Blanca (Foto: Reuters)Obama y Netanyahu en la Casa Blanca (Foto: Reuters)

Una expresión gráfica de la relación entre Obama y Netanyahu fue una foto inusual distribuida por la Casa Blanca en junio de 2009, en la que se ve al presidente Obama hablando por teléfono con Netanyahu mientras pone los pies sobre la mesa.

La época dorada de las relaciones entre el presidente de Estados Unidos y un primer ministro israelí se registró durante el reinado del presidente Donald Trump, quien es considerado más que cualquier otro presidente en la historia estadounidense como un claro amigo de Israel, y él y su esposa. Melania incluso lo hizo público cada vez que Netanyahu visitaba la Casa Blanca.

En el apogeo de su romance con Trump, el 6 de diciembre de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Trump, anunció en el “Discurso de Jerusalén” el reconocimiento de los Estados Unidos de Jerusalén como la capital de Israel, así como su intención de comenzar los preparativos para la reubicación de la Embajada de los Estados Unidos en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén.

Donald Trump y Benjamin Netanyahu, 2017 (Foto: Avi Ohayon, GPO)Donald Trump y Benjamin Netanyahu, 2017 (Foto: Avi Ohayon, GPO)

La ceremonia de traslado de la Embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén se llevó a cabo en mayo de 2018. Posteriormente, en marzo de 2019, Trump firmó un decreto presidencial en el que Estados Unidos reconoce oficialmente la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán. Netanyahu lo recompensó nombrando un asentamiento en los Altos del Golán: la meseta de Trump.

Otro demócrata de la Casa Blanca, Joe Biden, está sentado hoy en la Casa Blanca para reunirse con el “chico nuevo”, el primer ministro Naftali Bennett. Los días dirán si hoy marcará un nuevo capítulo en las relaciones de los primeros ministros israelíes con los presidentes de Estados Unidos, y si este es “el comienzo de una maravillosa amistad”.


Source: Maariv.co.il – פוליטי – מדיני by www.maariv.co.il.

*The article has been translated based on the content of Maariv.co.il – פוליטי – מדיני by www.maariv.co.il. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!