Otro gen agregado a la obesidad hereditaria


El sobrepeso no se debe solo a una dieta poco saludable y un estilo de vida sedentario. A veces, la causa de la obesidad radica en los genes: debido a alguna mutación hereditaria, una persona engorda, a pesar de todos los esfuerzos por comer bien. Además, la obesidad hereditaria comienza temprano: una persona aumenta de peso cuando aún es un niño pequeño.

Por lo general, dicha obesidad es fácil de identificar simplemente a partir del historial médico de la familia, siempre que sea hereditaria. Pero ya es mucho más difícil entender qué genes tienen la culpa. Los propios genes de la obesidad comenzaron a ser “capturados” activamente en los últimos veinte años, cuando los métodos de biología molecular finalmente hicieron posible leer con precisión grandes cantidades de ADN y comparar enormes conjuntos de datos genéticos.

Uno de estos genes de obesidad recientemente descubiertos se describe en Medicina de la naturaleza empleados de Bristol y Cambridge universidades. Este es el gen MC4R, o receptor de melanocortina 4. Estrictamente hablando, antes se conocía por sí solo, pero ahora se ha podido demostrar su conexión con la obesidad. Los investigadores analizaron el ADN de aproximadamente 6.000 personas nacidas a principios de la década de 1990 en Bristol; se comparó la información genética con su historial médico. Como resultado, fue posible identificar mutaciones en MC4R, por lo que los jóvenes tienen sobrepeso. Además, la obesidad por rotura MC4R puede ser tan fuerte que a la edad de 18 años una persona ya puede tener 17 libras de más.

La melanocortina es una de las hormonas que gobiernan la conducta alimentaria; la sensación de saciedad depende de ello. Pero, al igual que con otras hormonas, las células deben tener receptores para la melanocortina, de lo contrario, las células no la sentirán. El receptor MC4R se sintetiza en el cerebro y las neuronas que lo sintetizan están asociadas con los centros cerebrales que influyen en el apetito. Si el receptor no funciona, el cerebro piensa que hemos recibido poca comida, que nuestras reservas de nutrientes son demasiado bajas y que necesitamos comer más.

Según los cálculos de los autores del trabajo, las mutaciones en el gen MC4R tiene alrededor de una persona de cada trescientos cuarenta; aunque, por supuesto, en diferentes poblaciones de diferentes países, esta frecuencia puede ser diferente. El análisis genético realizado en la primera infancia puede detectar daños MC4R… El punto es no solo confirmar la obesidad hereditaria, sino también tomar algunas medidas que contengan la acumulación de exceso de peso.

MC4R está lejos de ser el único gen asociado con la obesidad. El gen se discute con mayor frecuencia aquí. INVITACIÓN (masa grasa y proteína asociada a la obesidad), pero en general hay varios cientos de ellos. Debe agregarse que la obesidad hereditaria no siempre está asociada con cambios en los genes mismos, a veces se trata de mecanismos epigenéticos, es decir, en los entornos heredados de la actividad genética.


Source: Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru.

*The article has been translated based on the content of Автономная некоммерческая организация "Редакция журнала «Наука и жизнь»" by www.nkj.ru. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!