Pandora Papers, aquí están los tesoros en los paraísos fiscales de 35 jefes de estado y de gobierno y miles de VIP

Cinco años después de los Papeles de Panamá, una investigación periodística internacional aún más amplia revela las riquezas ocultas en los paraísos fiscales por miles de personas poderosas en todo el mundo. Hay 35 jefes de estado o de gobierno. Más de 300 políticos de más de noventa naciones: ministros, líderes de partidos, parlamentarios. Junto a generales, jefes de servicios secretos, gerentes públicos y privados, banqueros, industriales. Los nuevos periódicos, llamados Pandora Papers, documentan una miríada de acuerdos muy ricos con los nombres de los beneficiarios, hasta ahora mantenidos en secreto. La lista de accionistas resguardados por el velo de las sociedades offshore incluye al primer ministro de la República Checa, el ministro de economía holandés, el exjefe del gobierno británico Tony Blair, el rey de Jordania y presidentes de países como Ucrania, Kenia, Chile. , Ecuador. Los nombres de muchas celebridades del deporte, la moda y el entretenimiento se destacan en la lista. Pero también hay criminales. Antiguos terroristas. Quebrados. Traficantes de drogas. Y los jefes de la mafia, incluidos los italianos, con sus tesoreros.

NAVEGAR EL DOSSIER EN PAPELES DE PANDORA

Miles de personajes de diferentes orígenes e historias personales, unidos entre sí por un solo hilo rojo: todos son clientes de 14 firmas internacionales altamente confidenciales que fabrican “offshore”. Es decir, empresas ubicadas en jurisdicciones extranjeras donde no existen impuestos. Y los propietarios pueden permanecer en el anonimato. Invisible. Y ocultar su riqueza a las autoridades fiscales, el sistema de justicia, los votantes, todos los demás ciudadanos. Por lo tanto, se ven obligados a pagar los costos de salud, seguridad, escuelas, carreteras, ferrocarriles, acueductos y todos los servicios esenciales financiados por los estados nacionales con ingresos fiscales también para estos privilegiados.. El daño a la sociedad civil causado por la proliferación de estos albergues offshore ha vuelto a aumentar en estos tiempos de la pandemia, lo que ha desencadenado una crisis económica sin precedentes, multiplicando el gasto estatal en salud y ayudando a los más débiles.

La investigación, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), se llama Pandora Papers porque abre un bote mundial de venenos. Más de 11,9 millones de documentos con los nombres de más de 29.000 beneficiarios de sociedades offshore, desconocidos hasta ayer. Detrás de los papeles a nombre de los fideicomisarios, surgen por primera vez inversiones y activos extranjeros de políticos europeos y sudamericanos, dictadores africanos, ministros asiáticos, jeques árabes. Las cajas fuertes secretas de 46 oligarcas rusos. Las compañías extraterritoriales que liquidan impuestos a una súper casta de más de 130 estadounidenses, indios, mexicanos y otros multimillonarios. Los resultados de la investigación, que duró casi dos años, son el resultado del trabajo colectivo de más de 600 periodistas de 150 periódicos internacionales, incluido Espresso, exclusivamente para Italia.. Desde el Washington Post hasta Le Monde, desde la BBC hasta El País, desde los sitios rusos hasta los periódicos sudamericanos, indios, australianos y africanos, desde Espresso hasta la televisión sueca y alemana, periodistas de 117 países diferentes se han comprometido a trabajar juntos, a intercambiar diariamente noticias y documentos, fotografías y contactos, en una plataforma informática desarrollada por el consorcio. Y publicar los resultados de la investigación al mismo tiempo, al unísono, a partir de las 18.30 horas de hoy, domingo 3 de octubre. “Pandora Papers es la investigación colectiva más grande en la historia del periodismo”, escribe Icij en el artículo de presentación.

Los Pandora Papers documentan, entre mil historias nunca antes contadas, que el rey de Jordania, Abdullah II, compró villas y terrenos en Estados Unidos y Londres, por más de 100 millones de euros, a través de personal offshore, mientras su gobierno recibía miles de millones de Estados Unidos para luchar contra el terrorismo y evitar una revolución árabe en un país aliado. Preguntado por el consorcio, el rey de Jordania, a través de un portavoz, respondió que él, como soberano, no paga impuestos. Y sus inversiones extranjeras no han sido declaradas por razones de seguridad y privacidad.

En Europa, el primer ministro checo, Andrej Babis, que encabeza un gobierno populista de derecha, utilizó la compañía de pantallas de las Islas Vírgenes Británicas en 2009 para comprar una mansión de 22 millones de dólares en la Costa Azul. Y nunca declaró esa propiedad extranjera a las autoridades de su país. Donde en 2017 ganó las elecciones prometiendo luchar contra la corrupción y los privilegios de las élites.

En los Países Bajos, el ministro de Economía, Wopke Hoekstra, un demócrata cristiano que a menudo ha atacado a Italia en nombre del rigor financiero, se unió a una empresa extraterritorial controlada por un consorcio de ex directores de un gigante bancario en Ámsterdam en 2009. Abn- Amro. Y así se convirtió en uno de los accionistas anónimos de una conocida empresa de safaris en África. Permaneció en el extranjero incluso después de su elección como senador. Y nunca declaró su inversión extranjera.

En Ucrania, el jefe de Estado, Volodimyr Zelensky, un ex comediante llevado al éxito por un programa de televisión, ha poseído en secreto durante años, a través de una empresa offshore, una empresa de producción y distribución de películas y programas de televisión. En marzo de 2019, un mes antes de la votación, vendió sus acciones a un amigo, Sergiy Shefir, quien tras el éxito electoral fue designado por Zelensky como primer asesor público de la presidencia ucraniana. El 22 de septiembre, Shefir escapó de un misterioso intento de asesinato: un comando armado hirió a su conductor.

En Chipre, la firma Anastasiades & Partners ha ayudado a varios oligarcas de Moscú, como revela la correspondencia interna, a crear nuevos offshore para escapar de las sanciones internacionales. En Rusia, sin embargo, el trato más sorprendente se refiere a Svetlana Krivonogikh, señalada por la prensa independiente como exnovia y madre de una hija no reconocida por Vladimir Putin. Los Pandora Papers revelan que el amigo del presidente es el beneficiario de una empresa offshore establecida en 2003, exactamente un mes después del nacimiento del bebé, que compró una residencia junto al mar en el Principado de Mónaco por $ 3 millones y $ 600.000. Un trato gestionado por los mismos fideicomisarios que aún trabajan para los oligarcas más cercanos al presidente Putin. En el momento del supuesto coqueteo, Svetlana trabajaba como limpiadora en un hotel. Hoy tiene una fortuna personal de más de 100 millones.

Los Papeles de Panamá, la investigación periodística que reveló los secretos del offshore por primera vez en 2016, se basó en los documentos confidenciales de un bufete de abogados, Mossack Fonseca. Los Pandora Papers provienen de 14 empresas internacionales, con bases desde Dubai a Singapur, de Chipre a las Islas Vírgenes Británicas, de Belice a las Seychelles, hasta la misma ciudad de Panamá, donde esta vez la filtración concierne a la firma Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), quien tiene como uno de sus fundadores a un ex embajador de Panamá en Estados Unidos. Los documentos obtenidos por el consorcio Icij cubren 25 años de operaciones offshore, desde 1996 hasta 2020, pero los primeros documentos datan de 1970. Cada uno de los 14 “proveedores offshore” tiene una constelación de oficinas y sucursales en decenas de paraísos fiscales, que funcionan como fábricas de sociedades limitadas, a disposición de bancos, asesores fiscales y bufetes de abogados de renombre internacional, que obtienen clientes adinerados de todo el mundo.

Entre las muchas celebridades seducidas por el offshore se encuentran la supermodelo alemana Claudia Schiffer, inscrita con el apellido de su madre, estrellas de la música como Shakira y Elton John, grandes internacionales del fútbol, ​​el motociclismo y otros deportes como el cricket. El cantante español Julio Iglesias, de 78 años, está registrado como beneficiario de al menos veinte compañías en las Islas Vírgenes Británicas. Tesorería caribeña de cero impuestos, utilizada por Iglesias, en particular, para comprar villas y terrenos en Florida, al norte de Miami, en la exclusiva isla privada de Indian Creek, protegida por búnkers de guardias armados, por un valor declarado de 111 millones de dólares.

Al igual que Mossack Fonseca en Panamá, muchas de las 14 sociedades administradoras de fideicomisos internacionales de la riqueza de VIPs tienen vínculos muy estrechos con el poder político, que decide las leyes tributarias, y con las autoridades supervisoras, que también deben investigar a solicitud de magistrados extranjeros. En Belice, un paraíso offshore que ofrece garantías de anonimato total, y por eso es frecuentado por peligrosos delincuentes y grandes lavadores de dinero, las dos agencias fiduciarias más importantes han sido creadas por el ex fiscal general de la Nación. En Chipre, el primer proveedor offshore es la firma de consultoría legal y fiscal fundada por el actual presidente de la República, Nicos Anastasiades, y hoy dirigida por sus dos hijas.

Pero con el dinero los amigos en el paraíso también están cerca de Italia. Los papeles de Pandora muestran que un jefe de la Camorra, Raffaele Amato, utilizó una empresa fiduciaria con sede en Montecarlo para controlar la propiedad de una empresa de depósito de seguridad británica, que compró terrenos e inmuebles en España. Amato era el líder de las “escisiones”, la alianza de los clanes de la Camorra que estuvo en el centro de la sangrienta guerra mafiosa que inspiró el libro y la serie de televisión Gomorrah. Detenido en 2009 tras años de inacción en España y extraditado a Italia, el capo Amato cumple una condena definitiva de veinte años de prisión. Sus fideicomisarios de Montecarlo, contactados varias veces por el consorcio Icij, no respondieron a nuestras preguntas y solicitudes de aclaración.

Los Pandora Papers también sacan a la luz muchos documentos nuevos sobre sociedades offshore, a nombre de otros ciudadanos italianos, que fueron mencionados, sin todos los detalles que emergen ahora, en diversas investigaciones judiciales o fiscales. P.ej, el ex nazi-fascista Delfo Zorzi, interceptado por la policía italiana en 1997 mientras se encontraba prófugo, utilizó un teléfono móvil registrado en la sucursal suiza de una misteriosa empresa offshore para comunicaciones más confidenciales. Su existencia y sus actividades en Italia, donde Zorzi controlaba en secreto cadenas de tiendas y empresas de ropa, fue revelada por una investigación periodística de Espresso firmada por Alessandro Gilioli. Los Pandora Papers ahora documentan que Zorzi era cliente de Fidinam, una sociedad fiduciaria suiza controlada por prestigiosos abogados y ex magistrados, que había registrado a ese cliente con su nuevo nombre japonés, Hagen Roi, obtenido en Tokio, donde vive desde la década de 1970. Juzgado y condenado en primera instancia por la masacre de Piazza Fontana, Zorzi fue absuelto en apelación y el Tribunal Supremo confirmó definitivamente su inocencia. En su currículum judicial sólo hay una antigua sentencia definitiva tras un arresto en Véneto en 1968 por armas y explosivos.

De los Pandora Papers también surgen empresas extranjeras que han acabado en el centro de las investigaciones de las autoridades fiscales españolas sobre Carlo Ancelotti, el exfutbolista que ahora entrena al Real Madrid, tras años de éxitos en Italia y en el extranjero. Ancelotti no respondió a las preguntas enviadas por Espresso, El País y el consorcio Icij. Silencio total también de Zorzi-Hagen.

En la montaña de documentos de los Pandora Papers hay muchos otros nombres italianos, nunca antes surgidos: celebridades del fútbol, ​​la moda y el entretenimiento, los políticos y sus familias, los evasores de impuestos con sus asesores, la mafia con sus tesoreros. Sus aventuras en el espacio costero será contado en exclusiva por el Espresso a partir del próximo viernes (en la edición digital accesible desde este sitio para suscriptores) y en el número impreso en los quioscos con Repubblica a partir del domingo 10 de octubre.

La noticia publicada en este artículo es fruto del trabajo colectivo de los periodistas y reporteros de investigación de Espresso que forman parte del consorcio y de otros periódicos internacionales, en particular Fergus Shiel, Scilla Alecci, Jelena Cosic, Emilia Diaz-Struck, Will Fitzgibbon y Spencer Woodman (Icij), Roman Anin (Istories), Sylvain Besson (Tamedia), Joachim Dyfvermark (Svt), Daniele Grasso (El País), Kevin Hall (Miami Herald), Luke Harding (Guardian), Karlijn Kuijpers (Platform Investico) , Mauricio Much (Sueddeutsche Zeitung), James Oliver (Bbc), Roman Shleynov (Occrp).


Source: L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it.

*The article has been translated based on the content of L'Espresso – News, inchieste e approfondimenti Espresso by espresso.repubblica.it. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!