¿Para qué se utilizan las sales de Epsom?


La sal de Epsom se obtiene de minerales, que a su vez provienen de depósitos subterráneos. Una vez limpiado de sus impurezas mediante procesos químicos, el sulfato de magnesio se recristaliza. Entonces está listo para comercializarse con el nombre de Epsom Salt, un nombre que deriva del pequeño pueblo del mismo nombre en Inglaterra. Ubicada en Surrey, Epsom fue una ciudad balneario en el siglo XVIII con agua rica en sulfato de magnesio.

En contacto con el agua, se liberan el magnesio y el sulfato presentes en las sales. Se absorberán a través de la piel durante la aplicación local, o a través de las membranas mucosas durante el consumo oral. Relajante, energizante o incluso exfoliante para la piel, este producto tiene muchos beneficios.

Los poderes relajantes de la sal de Epsom

El mineral presente en la sal de Epsom, muy popular en spas e institutos de belleza, se puede utilizar a diario para aliviar el estrés. Favorece la relajación, tanto muscular como mental. Puede utilizarse para aliviar calambres, dolores, tendinitis o lumbago …

La sal de Epsom es adecuada para todos, incluidos los atletas, para quienes mejora la recuperación después del esfuerzo físico.

¿Quiere disfrutar de los beneficios de la sal de Epsom? Agregue, en un baño caliente, una taza de sal de Epsom, así como diez gotas de aceite esencial de lavanda.

Sal de Epsom, un aliado para tu piel

Este cristal blanco, por el tamaño de sus granos, es un perfecto exfoliante y estimulante natural. Regenera y revitaliza la piel eliminando puntos negros y células muertas.

Para hacer tu exfoliante casero, vierte unas cucharadas de sal de Epsom en un frasco, agrega un aceite vegetal (aceite de coco o aguacate por ejemplo). Para un olor agradable, planifique unas gotas de aceite esencial (entre los más populares para un exfoliante casero, pino silvestre, lavanda o pomelo…).

Sales de Epsom, ¿una mano amiga para los jardineros?

Botánica, jardinería, agricultura… La sal de Epsom es un aliado notable en áreas distintas al bienestar. Enriquece el suelo, aporta minerales a las plantaciones y contribuye al desarrollo de las huertas, mejorando el crecimiento de las hortalizas.

Para usarlo en el jardín, agregue de 1 a 2 cucharadas de sal de Epsom al suelo en el momento de la siembra. Y para el mantenimiento, simplemente mezcle una cucharada por litro de agua, luego riegue sus plantas dos veces por semana.

El sulfato de magnesio también es un fertilizante foliar natural perfecto, con suerte, directamente sobre las hojas. Vierta un poco de sal de Epsom en el agua de una regadera, espere unos minutos a que se disuelva el producto y finalmente riegue. A las plantas, frutas y verduras les encanta.


Source: Psychologies : tous les nouveaux sujets by www.psychologies.com.

*The article has been translated based on the content of Psychologies : tous les nouveaux sujets by www.psychologies.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!