Periodista Mikko Kekäläinen: “Hurahti para incluso realizar la recuperación”


– A menudo tenemos cosas que hacer con mi esposa. Kristiina se emociona por algo y se deja chupar por mí. Este fue el caso, por ejemplo, de correr: primero me enfrenté a todo y luego entrené con entusiasmo para el maratón. Hace unos años, Kristiina corrió al triatlón y, por supuesto, yo la seguí, dice Mikko Kekäläinen.

A Mikko siempre le ha gustado entrenar, pero a la hora del entusiasmo por el triatlón solías hacer horas extras.

– Podría ir en bicicleta a la piscina por la mañana, hacer un entrenamiento de natación, ir en bicicleta al trabajo, ir al gimnasio y aún así ir en bicicleta a casa. Pensé que cuanto más y más duro, mejor. No fue hasta más tarde que me di cuenta de que había entrenado demasiado y no me había ocupado en absoluto del descanso y la recuperación. Desde entonces, no he querido un programa de entrenamiento o una meta atlética para mí, pero hago ejercicio cuando y cómo me siento bien.

El contenido continúa después del anuncio

“Empecé a realizar la recuperación”

Mikko se entusiasmó con la dieta cetogénica hace cinco años. Sí, el peso se fue, pero ya no iría igual.

El contenido continúa debajo del anuncio.

– Entonces era la norma desayunar bistec. Ahora parece una idea imposible. Recuerdo cuando agregué carbohidratos a mi dieta y me preguntaba en el gimnasio cómo subía la libra tan fácilmente. Ahora sé que el cuerpo finalmente tuvo acceso a combustible.

Mikko ha susurrado incluso para realizar la recuperación.

– Después de leer con mi esposa Henri Tuomilehdon Durmiendo hasta el éxito libro, dormimos muy regularmente durante un tiempo. Entonces se me ocurrió que a veces por las tardes sería bueno ver incluso alguna serie. Ahora creo que un par de noches mal dormidas no colapsarán nada. Debe haber flexibilidad en todo.

Sastres en la sangre

Coser los medios de relajación de Mikko ha sido menor en los últimos años, pero planea defenderlo. Todo comenzó cuando, de adolescente, encontró chaquetas de disfraces vintage en un mercado de pulgas. Le quedaban grandes y ya iba a cortárselos a la costurera.

– Entonces recordé que mi abuelo Otto Kekäläinen era sastre – ¡tengo sangre! Compré una buena máquina de coser y una costurera y fui a un curso universitario para trabajadores. Yo era, por supuesto, el único participante masculino y estaba por debajo de la edad de jubilación. Las damas habían asistido al mismo curso durante 20 años y se sabían todo de memoria. No me aceptaron en la pandilla. Rápidamente me di cuenta de que no me convertiría en costurera en este curso. Desde entonces, he aprendido a hacer ropa y manteles para niños de forma independiente.

¡Lea más sobre los reconocimientos de salud de Mikko Kekäläinen en el número 11/2021 de la revista Good Health!

Este artículo ha aparecido en la revista Good Health. Como suscriptor, puede leer todos los números de forma gratuita del servicio digilehdet.fi.


Source: Hyvä Terveys by www.hyvaterveys.fi.

*The article has been translated based on the content of Hyvä Terveys by www.hyvaterveys.fi. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!