Piamonte, “ley de la vergüenza”: 7 nuevas especies de caza

Piamonte

Nuevas especies, turismo de caza y ninguna posibilidad de prohibición de caza por parte de los propietarios: eso es lo que está sucediendo en el Piamonte.

Se abre un debate importante en el Piamonte: una discusión cercana sobre una nueva ley que acaba de entrar en vigor. Los cambios derivados de la revisión de la Artículos del 16 al 27 de la DDL 83/2020. Estas son disposiciones relativas a la extensión de la actividad de caza. Se cazarán 7 nuevas especies (alondra, widgeon, pintail, focha, gadwall, marzaiola, perdiz nival).

No solo eso: también se habló de levantar la prohibición de cazar los domingos en septiembre, derogación de los límites de entrada para cazadores de otras regiones y pérdida del enlace cazador-territorio. No hay posibilidad de que los propietarios de fondos obtengan una prohibición de caza.

Aprobó la apertura de la caza nocturna (dos horas antes del amanecer y dos después del atardecer); La reducción de la vestimenta obligatoria de alta visibilidad hace que los cazadores sean menos visibles, poniendo en riesgo a los visitantes zonas boscosas.

Especies Huntable: la respuesta de Legambiente

Giorgio Prino, presidente de Legambiente Piamonte y Valle de Aosta, dijo:

«Estamos frente a la decisión de un Consejo Regional quienes optaron por poner los intereses lúdicos de una minoría muy pequeña de ciudadanos antes que los de la protección del medio ambiente y la vida silvestre. Una elección sin cabeza o cola que no tiene justificación. Todas las especies declaradas ‘cazables’ se clasifican como “en declive” o, peor aún, en condiciones de alto riesgo, como la perdiz nival que ha reducido a la mitad su población desde 2000. Los especímenes de algunas de las especies en cuestión pesan menos que el plomo contenido en un cartucho. Esta ley es un verdadero ataque a la biodiversidad alpina y en particular piamontesa. Los aprobados son reglas absolutamente inaceptables. En contenido y forma. Escriba que los propietarios de los fondos abiertos que deseen solicitar una prohibición de la caza en sus tierras deben presentar una solicitud dentro de los treinta días posteriores a la publicación del plan regional de caza y vida silvestre, un plan planeado desde 1992 y nunca aprobado, es una provocación inaceptable, que casi sabe a broma ».