Por qué nunca debería almorzar en su estación de trabajo (especialmente en casa)

VIDA DE LA OFICINA: el gobierno francés ha prohibido durante años a los empleados almorzar en sus escritorios. Pero, recientemente, para controlar la epidemia de Covid-19, el Ministro de Trabajo modificó la legislación vigente, permitiendo a los franceses comer en su puesto. De hecho, los empleados sorprendidos almorzando en su lugar de trabajo ya no corren el riesgo de ser multados.

Esta ley derogada temporalmente siempre ha tenido como objetivo alentar a los trabajadores a romper con su rutina. Según muchos estudios, esta pausa es tan necesaria para la productividad como enfocarse en una pantalla durante mucho tiempo.

Sin embargo, los beneficios de una verdadera pausa para el almuerzo no se limitan a darse un merecido descanso. El contenido de nuestros platos y la forma en que los consumimos tienen un impacto tanto psicológico como nutricional, especialmente en este momento. He aquí por qué es beneficioso dejar su escritorio a la hora de comer, especialmente durante la pandemia.

Si está trabajando desde casa en este momento, tenga cuidado con su proximidad a la comida.

Teniendo en cuenta las condiciones actuales de teletrabajo del francés medio, cualquier espacio de trabajo puede calificarse hoy como “oficina”, ya sea una mesa de comedor, una cama, un sofá o un escritorio real.

“No he recibido comentarios de que la gente [en télétravail] estarían más inclinados a almorzar frente a su pantalla ”, dice el psicólogo clínico estadounidense Sam Von Reiche. “Me he dado cuenta de que los trabajadores a domicilio, por el contrario, se benefician más del hecho de que pueden ir a cocinar una comida de verdad”.

Sin embargo, el psicólogo señala que la proximidad de la cocina tiene un impacto directo en el fenómeno de la alimentación inconsciente, que debe evitarse. Sus sentimientos se hacen eco de los de los profesionales de la salud y los nutricionistas.

“Comer inconscientemente consiste en comer sin prestar atención a las señales fisiológicas a las que podríamos prestar más atención en la mesa”, explica Leanne Redman, codirectora asociada del centro de educación científica en el Centro de Investigación Biomédica de Pennington. “Como no percibimos la sensación de saciedad, corremos el riesgo de comer rápido sin sentirnos llenos”.

Un problema que la pandemia actual está acentuando. En un entorno de trabajo tradicional, los empleados suelen estar limitados en la elección de comidas, dependiendo de lo que tengan disponible. “En la era de COVID-19, salir a comprar alimentos se ha convertido en un desafío, por lo que tendemos a hacer muchas compras y almacenar suministros en casa”, continúa Leanne Redman. “Como resultado, mientras permanecemos sentados, nuestras porciones de comida (especialmente los bocadillos, los favoritos para comer inconscientemente) han aumentado significativamente”.

Según Brooke Scheller, doctora en nutrición clínica y especialista certificada en nutrición, un acceso más fácil a una variedad más amplia de alimentos también se traduce en una mayor ingesta de calorías. “Al permanecer en el mismo lugar, cerca de la cocina, es más probable que comas un bocadillo”, resume.

¿Por qué se recomienda tomarse el tiempo para almorzar conscientemente lejos de su escritorio, especialmente durante la pandemia?

“La idea de sentarse a procesar correos electrónicos durante el almuerzo puede parecer una buena idea”, dice Brooke Scheller, “pero levantarse de su asiento para tomar un descanso conduce a una mayor productividad. Lo ideal sería hacer una pausa de media hora o una hora. Tendemos a suicidarnos cuando no imponemos estos momentos de relajación. “

Sam Von Reiche está de acuerdo con Brooke Scheller en este punto: “Tómese el tiempo para recargar las baterías y [donner à son] cerebro la oportunidad de reiniciar (…) luego te permite estar más atento y potenciar tu creatividad. “

Brooke Scheller menciona específicamente la hormona del estrés llamada cortisol, que probablemente ya esté alta durante un momento tan estresante como la pandemia. Según numerosos estudios, la exposición prolongada a la luz azul emitida por pantallas (ordenadores, tabletas, teléfonos inteligentes, etc.) estimula considerablemente la producción de cortisol en el organismo. Al salir de su puesto de trabajo, se protege de una fuente adicional de estrés.

Tampoco debe pasarse por alto el potencial relacional del almuerzo. Normalmente, la ruptura del meridiano ofrece a los empleados la oportunidad de socializar, un factor psicológico indispensable para todos los seres humanos. Huelga decir que esta necesidad de interacción (a una distancia razonable y con una máscara, por supuesto) se está probando en la actualidad.

“No me parece necesario explicar por qué necesitamos respirar más que nunca”, continúa Sam Von Reiche. “Somos privados [d’interactions sociales] por un largo tiempo. E incluso si algunos consideran Internet o las redes sociales como un modo de socialización, no es en absoluto lo mismo. Las personas aún expresan un sentimiento de aislamiento y depresión al quedarse en casa. “

¿Tiene alguna ventaja disfrutar tranquilamente de una ensalada en su escritorio? “En cuanto al distanciamiento físico, es obvio que almorzar en tu puesto te permite mantener la distancia”, concede. “Sin embargo, sigo convencido de que es posible hacer lo mismo saliendo a sentarse en un banco a almorzar disfrutando del sol y del aire libre”.

Consejos para poner en práctica para mejorar su bienestar

En primer lugar: anote la hora del almuerzo en su calendario. Ya sea que esté sentado durante media hora o una hora, reservar un tiempo para usted fuera de su espacio de trabajo es un gran comienzo. “Le ayudará a tomar decisiones más meditadas a la hora de comer”, dice Leanne Redman.

Si no puede salir de su casa, ¡no se preocupe! Es posible que tenga que abandonar la habitación en la que pasó la mañana. “Cambie el ambiente”, aconseja Brooke Scheller. “Si es posible, muévase a un espacio diferente al que trabaja. Si tienes una mesa o un lugar asociado a la comida, no dudes en utilizarlo. “

Es importante manifestar la intención de tomar un descanso, no solo para usted, sino para que los demás lo abrazen.

Según Sam Von Reiche, es importante “prepararse para el almuerzo”. Ya sea poniendo la mesa o escuchando música, lo importante es comer en un ambiente diferente, aunque te quedes en casa.

También es mejor evacuar la tentación de tomar algo para comer sobre la marcha en el refrigerador frente a la pantalla. “¡No dejes comida en evidencia!” sugiere Leanne Redman. “Es mejor no dejar nada a mano en el mostrador y esconder la comida en el fondo de la bodega. En el frigorífico no guarde los productos más fáciles de picar. “

Leanne Redman incluso llega a aconsejar que se comporte como si fuera a la oficina. “Tienes que preparar el almuerzo como si salieras de casa y, por lo tanto, anticipar las comidas y los refrigerios durante la pausa para el café como lo harías normalmente”.

Si le resulta difícil seguir estas recomendaciones, no se desespere. Según un estudio global de 7.754 personas realizado por el Centro de Investigación Biomédica de Pennington en abril de 2020, Leanne Redman informa que debido a la ansiedad y el pánico causados ​​por la pandemia, el 30% de los participantes informaron experimentar cada vez más dificultades para evitar las distracciones responsables de la trastorno alimentario inconsciente en cuestión aquí. ¡Obviamente, no estás solo!

¿Tenía derecho francés a prohibir comer en el lugar de trabajo?

“Algunos países mediterráneos practican la siesta posprandial”, dice. “Es un concepto interesante”. Al hacer hincapié en las pausas, los europeos optimizan su tiempo de trabajo.

Brooke Scheller también cree que los descansos mejoran la productividad. “Trabajamos de 9 am a 5 pm, de lunes a viernes, a menudo creyendo que la relajación y la diversión están reservadas para los fines de semana o días festivos”, dice. Según ella, una pausa planificada en un día laboral sería tan relajante como una escapada. “Me resulta muy agradable admitir que puede permitirse salir de la oficina durante la semana para divertirse”.

Lo que quizás sea lo más triste es que nuestra concepción de la ruptura del meridiano acaba afectando otros aspectos de nuestra vida. “La cultura laboral en Estados Unidos es criticada por imponer el trabajo a toda costa, con la consecuencia directa de unos niveles de satisfacción con la vida más bajos que en Europa. Realmente tenemos mucho que aprender de los europeos, en términos de la proporción de vacaciones y tiempo de descanso ”, dice Sam Von Reiche. “Vemos todos los días los efectos dañinos de la política estadounidense que aboga por la productividad antes que el bienestar”.

Este artículo, publicado en el HuffPost estadounidense, fue traducida por Mathilde Montier para Fast ForWord.

Ver también en The HuffPost: ¿Los jefes confían en sus empleados que trabajan a distancia?


Source: Le Huffington Post by www.huffingtonpost.fr.

*The article has been translated based on the content of Le Huffington Post by www.huffingtonpost.fr. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!