Prueba de choque con un asteroide: la NASA eligió el nombre del objeto que golpea

Los científicos esperan que observar los efectos del impacto permita preparar un escenario de acción en caso de una amenaza real. Es posible que el desafío ya esté llegando a este objeto, y desafortunadamente, si la nave no alcanza el objetivo en el primer intento, todo el trabajo se desperdiciará, la sonda no tendrá una segunda oportunidad. Esto muestra qué escala de dificultad, aunque solo sea por el tiempo de preparación y la distancia, tiene este tipo de investigación. Cada falla es un retraso contado en años.

Los científicos ‘personalizan’ el asteroide

El personal de la NASA involucrado en los preparativos reconoció que el asteroide que están a punto de golpear merece su propio nombre. Se decidió por “Dimorphos”, lo que significa tener dos formas. Según ellos, esto se refiere a la naturaleza del objeto después de una prueba exitosa, que se convertirá en el primer objeto grande y natural, cuya órbita será cambiada por la “mano” del hombre.

El sistema Didymos no solo será estudiado por la NASA. Los asteroides son también el objetivo de la misión europea Hera, que es examinar, entre otros, los efectos del impacto de DART. Las sondas que son el elemento principal de esta misión deberían alcanzar el sistema dos años después, con suerte, un evento espectacular y enviarnos resultados detallados de lo que su predecesor logró en su misión suicida.

Trío clave

El sistema Dydomos en estudio, junto con los asteroides Beenu e Itokawa, son ahora la clave para comprender lo que la humanidad puede hacer con este tipo de amenaza. A pesar de la conciencia mucho mayor de los objetos espaciales, que hemos ganado incluso después de los eventos de Chelyabinsk, para la mayoría de las personas esta amenaza es aún en gran medida abstracta. Desafortunadamente, lo único de lo que podemos estar seguros hoy es que tal amenaza ocurrirá tarde o temprano. Es por eso que vale la pena mantener los dedos cruzados para esta difícil investigación y apoyar a los científicos que la llevan a cabo.